Portada del sitio > Distrito Federal > El desalojo de dos personas de la tercera edad en la CDXM es (...)

El desalojo de dos personas de la tercera edad en la CDXM es represión

Domingo 13 de noviembre de 2022, por Ciudad de México

Ciudad de México a 13 de noviembre de 2022

El desalojo de dos personas de la tercera edad, el pasado 29 de octubre del presente año afuera de Palacio Nacional en la Ciudad de México (CDMX) a través de un operativo de elementos de la policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) es represión; política de gobierno expresada por el uso excesivo de la fuerza, abuso de autoridad, prepotencia, amenazas, insultos y daño a la integridad física y psicológica de las personas.

Brutalidad policíaca que el gobierno morenista de Claudia Sheinbaum Pardo comete contra el pueblo que protesta o exige el cumplimiento de sus derechos; los cuerpos policíacos son los perpetradores, los que actúan con prepotencia y salvoconducto de las autoridades en turno.

El pasado 29 de octubre, a la 01:20 horas, aproximadamente mil elementos de la SSC desalojaron el plantón que tenían dos personas de la tercera edad frente a Palacio Nacional desde hace 14 días. De origen campesino, uno de ellos con 66 años de edad, en compañía de su esposa decidieron realizar la actividad en la capital del país para exigir el respeto al legítimo derecho a la posesión de la tierra.

La esposa del señor se acercó al plantón que mantenemos afuera de a Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para pedir ayuda ante la brutalidad con la que actuó la SSC, nos comentó que había solicitado una ambulancia porque su esposo no reaccionaba, estaba inconsciente en el suelo.

Fuimos al lugar, el señor estaba inmóvil sin conocimiento, un elemento de la Secretaría de Gobernación argumentó, “no hubo voluntad por parte del señor para llegar a un acuerdo y no tener que desalojarlos”, inmediatamente después pusieron una valla con el cuerpo femenil Atenea para no acercarnos. Ahí nos enteramos que el motivo del desalojo fue porque al día siguiente se iba a realizar el desfile por el día de muertos.

El hecho expresa la indolencia de los funcionarios y agentes policíacos a las demandas del pueblo; no respetan sexo ni edad, es evidente que responden a una política de gobierno bien definida, la cual no consiste en proteger los intereses del pueblo trabajador sino de los grupos de poder político y económico.

Aunque desde la oficialidad quieran limpiar la imagen de los cuerpos policíacos, estos se identificar por lo que son, hombres y mujeres desclasados que conforman el aparato represivo del Estado; cada uno de sus elementos recibe un salario de la institución que representan, por tanto, son sujetos al servicio del gobierno mexicano, no les importa reprimir a los de su misma clase, mucho menos a personas de la tercera edad.

El gobierno mexicano les paga para reprimir al pueblo que protesta, por contener el descontento popular, por espiar a los que realizan actividades políticas de masas para armar expedientes incriminatorios y judicializar la protesta del pueblo. Lo hemos constatado con los agentes que nos han espiado en el plantón que mantenemos frente a la SCJN, mismos que al identificarse nos damos cuenta que están en la nómina del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la cual depende de la SSC.

El desalojo de dos personas de la tercera edad es responsabilidad del gobierno de al CDMX y del gobierno federal; el primero, por ser el ejecutor de la represión; y el segundo, por no atender las demandas populares, las cuales no son para cumplir caprichos personales o de grupo, sino demandas que tienen sustento en las condiciones de pobreza en las que vive el pueblo trabajador, en este caso demandas relacionadas con la tenencia de la tierra.

Es indignante que el gobierno de la CDMX envíe a mil efectivos policíacos para desalojar a dos personas de la tercera edad, sobre todo que utilicen picanas para inmovilizar a los que protestan, en este caso las usaron contra dos personas indefensas. Al señor de 66 años de edad le pegaron con la picana por la espalda y lo dejaron inconsciente por una hora aproximadamente.

La respuesta del gobierno federal y de la CDMX es la represión, la amenaza de no volver a manifestarse, con ello transgreden los derechos del pueblo, se convierten en lo que tanto critican: un gobierno que viola los derechos humanos, les preocupa más un desfile o un acto protocolario que la vida y bienestar de las personas.

La brutalidad con la que actúan los cuerpos policíacos no es nueva, es constante el cometido de este tipo de actos, los desalojos en la capital del país son frecuentas, aunque desde la oficialidad digan que respetan el derecho a la protesta o a la libre manifestación de ideas, en los hechos los violentan e intentan condicionar, quieren sujetar al pueblo que protesta a su política de gobierno: si haces lo que te digo te apoyo, si no lo haces ni te escucho ni te veo.

En nuestro caso intentaron desalojarnos el pasado 9 de agosto de 2022 del plantón que tenemos instalado afuera de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la CDMX, los elementos policíacos actuaron con la misma política represiva, cerca de la media noche nos rodearon aproximadamente mil elementos de la SSC para concretar el acto, no obstante, por las acciones que hicieron organizaciones defensoras de los derechos humanos y la denuncia política no lograron su objetivo.

El horario que utilizan los elementos policiacos para desalojar es propositivo, hacerlo de madrugada tiene la intención de evitar hacer la denuncia y que la voz de protesta no sea escuchada, así no se dejan testigos ni pruebas de los hechos. Acontecimiento que no se diferencia mucho de lo que hacían gobiernos priistas de antaño.

El desalojo que realizaron los elementos policíacos en compañía de funcionarios públicos es del pleno conocimiento de la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, lo mismo que del titular de la SSC, Omar García Harfuch, por tanto, no los exime de su responsabilidad en el cometido de violaciones a los derechos del pueblo.

El gobierno de la CDMX en todo momento argumenta respetar los derechos humanos, con estos ejemplos evidenciamos que no es así, se violentan a través de los cuerpos policíacos y de los funcionarios que se acercan supuestamente a dialogar para llegar un acuerdo, aunque en los hechos intentan imponer sus propias condiciones a través de la amenaza o señalamientos dolosos para que desistamos de la protesta.

El tiempo evidencia la política represiva que utilizan los gobiernos morenistas contra las organizaciones de carácter popular e independiente, así como del pueblo que protesta; éste expresa su carácter represivo y antipopular.

La realidad que vive el pueblo trabajador habla por sí sola, aunque la represión sea política de gobierno no vamos a callar, mientras la injusticia exista siempre habrá una razón para luchar y denunciar.

Atentamente

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.