Portada del sitio > Hidalgo > Denunciamos la maniobra legal que se pretende fraguar en la injusta causa (...)

Denunciamos la maniobra legal que se pretende fraguar en la injusta causa penal impuesta a nuestro compañero Higinio Bustos Navarro

Martes 25 de junio de 2024, por Huasteca

Huasteca y Sierra Oriental, a 25 de junio de 2024

A la opinión pública

Denunciamos la maniobra legal que se pretende fraguar en la injusta causa penal impuesta a nuestro compañero Higinio Bustos Navarro en la segunda instancia, por parte de la licenciada Leticia Jiménez Tejada “asesora jurídica”, al asumir ella, una grotesca defensa a ultranza, ya que sostiene la inexistente condición de víctima a Quirino Martínez Ausencio, colaborador del finado agente de inteligencia militar, Honorio Martínez Lara, su hijo, y a este militar en activo, le otorga sin fundamento tangible alguno “ser un sujeto pacífico e inofensivo”.

Representación y defensa que revela a la asesora jurídica Jiménez Tejeda, como coadyuvante de la consigna de Estado, al mantener las falsas imputaciones e incriminar a nuestro compañero Higinio; seguir la inercia de los juzgadores que la antecedieron, supeditación al poder económico-político, por lo consiguiente, utiliza todas las argucias legales que domina, no sólo para que nuestro compañero continúe purgando prisión siendo inocente, sino una vez se le revictimiza, al exigir aumento de la inmerecida sentencia de 20 años de prisión, lo que constituye un ataque más del poder judicial contra nuestro FNLS, para continuar la persecución ofensiva judicial.

Alineada a la orden de Estado, y desde su posición personal-profesional, actúa con discriminación y de manera inquisitoria al afirmar, con vehemencia judicial que, solo suelen hacer las mujeres que son engranes del régimen que, nuestro compañero es criminal peligroso.

¿A quién defiende y representa? A un equipo, Honorio y Quirino, de contrainsurgencia injertado políticamente en una comunidad organizada por nuestro FDOMEZ-FNLS, para causar daño social, político y humano la interior de ésta, y por extensión al resto de la organización.

¿A quién pretende aumentar la inmerecida sentencia de 20 años de prisión? A un indígena campesino militante de la organización indígena campesina y popular FDOMEZ-FNLS. Defensor de la propiedad social de la tierra, de bienes comunales y Ejidal, de tenencia colectiva, es decir, del único patrimonio comunitario familiar de indígenas campesinos pobres. Defensor y promotor de los derechos humanos y constitucionales fundamentales. Consecuente y activo luchar por el socialismo.

Puntualizado lo anterior exponemos a la opinión pública, a las magistradas de quinta sala lo siguiente:

Los militares infiltrados, así como también, otros agentes del aparato represivo de Estado, en las organizaciones populares e independientes no son personas pacificas e indefensas, una de sus nefastas tareas es proporcionar información general de la organización y específica de la militancia de ésta, en este caso al departamento de inteligencia de la Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA).

La información obtenida de manera extrajudicial es para los expedientes ilegales de la SEDENA que, a partir, de datos elementales ya sea del conjunto de la organización y de algunos miembros de la militancia, inicia la infiltración y el seguimiento, respectivamente, dos modalidades que tienen un mismo fin causar el mayor daño posible a la organización o al militante que definen como objetivo, son los pasos para el intento de destrucción total en esos dos niveles.

La infiltración física de efectivos militares de la SEDENA en movimientos y organizaciones populares es una práctica contrainsurgente permanente de la institución castrense que dura desde su fundación a la fecha, aunque públicamente jure lo contrario el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas en turno.

Es el caso del agente encubierto Honorio, perteneciente al 84º Batallón de Infantería, ubicado en Huejutla de Reyes, Hidalgo (84º BI). De su desclasado y traidor proceder lo confesó su padre Quirino, quién no sólo solapó su ofensiva actividad de su hijo al recabar información sobre la vida interna y militantes de nuestra organización FDOMEZ-FNLS; padre e hijo formaron equipo al servicio de la comandancia del 84º BI.

En México al igual que otros países del mundo donde existe lucha política de masas de carácter popular e independiente; y, movimiento armado revolucionario, la infiltración de agentes encubiertos es práctica sistemática que emplea el departamento de inteligencia civil y militar, encargados de recabar Información.

Una vez concentrada la información, obtenida de forma ilegal, es analizada y clasificada, para de ahí, pasar a los planes de ejecución de crímenes de lesa humanidad, que es el cometido de desplazamiento forzado, asesinatos; violaciones tumultuarias; tortura y tratos crueles; mutilaciones físicas; ejecuciones extrajudiciales; masacres y desapariciones forzadas.

Los agentes de Estado encubiertos, en este caso un soldado en activo de la SEDENA, van en cumplimiento de una misión ofensiva militar, éstos son infiltrados o cooptados para ser plantados en el seno o entorno o un pueblo que sea integrante de la organización independiente, desde esa posición inician su ilegal y contrainsurgente tarea, dar información para golpear mediante una acción militar al conjunto del núcleo de población organizado o aún militante en específico.

Por lo consiguiente, desde que Honorio es cooptado por el ejército mexicano, por medio del 84º BI para desarrollar una tarea contrainsurgente deja de ser un sujeto inofensivo e indefenso, porque actúa como efectivo militar por causas políticas en cumplimiento de una misión militar contra nuestra organización FDOMEZ-FNLS desde “una cubierta de campesino” en la comunidad de Felipe Ángeles.

Honorio junto con su padre Quirino eran parte de un equipo de contrainsurgencia de la SEDENA-84º BI, actuando desde su comunidad en acción ofensiva de inteligencia militar. No se trata de una persona pacifica e indefensa, ni su progenitor es una víctima como lo han impuesto las instituciones judiciales y juzgadores en turno.

De acuerdo a las declaraciones Quirino, padre de Honorio, él tenía como cinco años que se integró al ejército mexicano, como a los dos años regresó a su comunidad para trabajar como campesino, pero tenía un trabajo aparte, trabajaba con los militares y su cubierta era ser campesino. Esa información fue ratificada por la SEDENA por medio del 84 Batallón de Infantería, asentado en la Ciudad de Huejutla, Hidalgo, mediante un escrito manifestó que la persona muerta en el día y año señalado…era un soldado en armas…

El regreso de Honorio a la comunidad de Felipe Ángeles, como agente de inteligencia de la SEDENA-84º BI, es en el contexto político de la conformación del FNLS 2006. Año en el que comunidades y pueblos organizados de la Huasteca fueron sede de varios eventos relacionados con este importante acontecimiento político, reagrupar a nivel nacional organizaciones populares independientes.

Infiltrar agentes de inteligencia es una práctica permanente del ejército mexicano basada en la estrategia imperialista de Guerra de Baja Intensidad, es el apartado de contrainsurgencia, reconocida ésta como política de gobierno por el priista Ernesto Zedillo Ponce de León.

Tarea contrainsurgente en la que son empleados sujetos desclasados, descompuestos, improductivos y resentidos, condición psicosocial que los hace ideológicamente moldeables, por lo tanto, elementos idóneos para los fines militares contrainsurgentes; y obtienen mayor resultado si el agente es originario de la clase o sector popular que se pretende ofender y dañar desde adentro.

De acuerdo a declaraciones del padre Quirino, su hijo Honorio fue cooptado, posteriormente injertado en la familia y comunidad para que desde esa posición realizara su misión contrainsurgente ¡qué mejor para realizarla que, un hijo de la comunidad! es así que pasó inadvertido como agente de inteligencia militar hasta el día que su padre “declarara” inducido por agentes federales en la PRG que era soldado activo del ejército mexicano.

Estando como injerto político, el agente de inteligencia militar, soldado en armas adscrito al 84º BI, en la comunidad organizada del FNLS Felipe Ángeles, de acuerdo a las versiones de habitantes de pueblos y comunidades circundantes a ésta, de Hidalgo y Veracruz, comentaban que Honorio estaba ligados con narco menudistas, abigeos y ladrones.

Era común verle merodear a altas horas de la noche y por la madrugada que, subía y descendía de camionetas, motos y coches, vehículos ajenos a la zona, esta es otra de las tareas que realizan los agentes encubiertos de inteligencia, ya sea de militar o civil, generar descomposición social, división interna; y, “calentar la zona” por medio del cometido de delitos del fuero común y federal; en el hecho es objetivar con premeditación delitos y crímenes para que sean utilizadas como el justificante para la militarización, patrullajes, retenes y asentamiento del ejército en la región donde existen comunidades y pueblos integrantes de nuestro FNLS.

Son esos los antecedentes del militar asesinado, Honorio, en el año 2008 en la comunidad de Felipe Ángeles, municipio de Chalma, Veracruz, por lo consiguiente, es una actuación parcial y dolosa por parte del poder judicial y juzgadores en turno al pretender imponer en la causa penal y opinión pública, la versión de que el agente de inteligencia militar, Honorio, era un sujeto pacífico e inofensivo, y a su, padre, Quirino, como víctima.

En contraste, sin razón jurídica, de hecho y derecho, en la segunda instancia, continua la consigna de Estado, sostener la imputación falsa e inquisitoria contra nuestro compañero Higinio, al catalogarlo como un peligroso criminal, buscando que no sólo continúe purgando cárcel siendo inocente, sino aumentar el castigo de la condena inmerecida de 20 de prisión.

Trama jurídica con causa política y objetivo contrainsurgente contra nuestro FNLS y el compañero Higinio que, inicia con la fabricación por parte de PGR-UEITA-SIEDO y AFI del expediente doloso e incriminatorio del cual se impone con base a mentiras como averiguación previa y la causa penal; para perpetrar la detención arbitraria e inmediato encarcelamiento injusto de nuestro compañero.

Acciones represivas por motivos políticos y objetivo contrainsurgente en las que han participado administraciones panistas, priistas hasta la actual morenista; indiscutiblemente es un rehén de Estado y preso político del culminante sexenio estatal del gobierno morenista de Cuitláhuac García Jiménez.

El agente de inteligencia militar Honorio tuvo el fin que tiene todos los instrumentos desechables del Estado mexicano, por lo cual, nunca hubo las líneas de investigación sobre la posibilidad de que el homicidio viniera del 84º BI y/o con los delincuentes con que compartía su tiempo libre.

En esas dos posibilidades de los autores de la eliminación de Honorio, en la que también, sólo hay dos causas: porque dejó de ser útil o no cumplió con sus compromisos contraídos. Se deshacen de él, al tiempo que, borra huella, ya sea militares o delincuentes, de la ilícita actividad que los asociaba con el agente de inteligencia militar encubierto, Honorio.

Aun estando muerto, desde el Estado, lo siguen utilizando en la tarea contrainsurgente para lo cual fue cooptado, lo vuelven político al imputar falsamente y criminalizar a nuestro FNLS, en específico hacer responsable de su muerte, sin prueba consistente, a nuestro compañero, con la pretensión de sembrar cizaña y duda al interior de las comunidades, pueblos organizados y la opinión pública, en condición actual de prisionero político y rehén de Estado.

Ese modo de operar de eliminar a piezas desechables es común entre quienes son participes de la contrainsurgencia, hay varios casos donde testigos y participes de crímenes de lesa humanidad son ejecutados para no dejar cabos sueltos, Honorio nadie sabía que era agente de inteligencia militar hasta su muerte y por declaración de su padre ¿De quién era el interés de terminar con su vida? El ejército.

Otro caso que ejemplifica la forma de cometer crímenes de Estado, imputar falsamente y criminalizar a inocentes; desviar la investigación; dar impunidad inmunidad a los perpetradores, es el caso de la desaparición forzada de los revolucionarios Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, donde dos testigos importantes del caso, uno se encuentra detenido desaparecido y otro fue ejecutado.

Demandamos que se realice un análisis imparcial, profundo y exhaustivo, de la injusta causa penal impuesta a nuestro compañero; a la inmerecida sentencia de 20 años de prisión.

Como también, un juicio de valor honesto a la solicitud de incremento a la sentencia de 20 años de prisión, esto último es un ariete judicial que lanza la asesora jurídica Leticia Jiménez Tejada, para que abra paso a su planteamiento maniqueo Quirino y su hijo Honorio, “víctima” y “sujeto pacífico e inofensivo”, respectivamente y nuestro compañero Higinio “criminal peligroso”.

Exigimos a las magistradas de la quinta sala que termine en este espacio y término judicial, la orden de Estado que ha mantenido en todo el proceso hasta ahora, la supeditación de instancias de procuración de justicia y juzgadores en turno al poder económico-político, para mantener como rehén a nuestro compañero Higinio y preso político de la administración estatal morenista de Cuitláhuac García Jiménez.

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE
¡POR LA UNIDA OBRERA, CAMPESINA, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO
FNLS

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.