A defender la educación pública, científica y popular: solidaridad con la lucha del magisterio democrático

, popularidad : 11%

A los medios de comunicación

A los organismos defensores de los derechos humanos

A las organizaciones democráticas e independientes

Al pueblo en general

EL Frente Nacional de Lucha por el Socialismo expresa su solidaridad a la jornada de lucha que ha iniciado el magisterio democrático en todo el país, por la defensa de la educación pública, gratuita, científica y popular, así como por las mejoras laborales. En esencia se está exigiendo los derechos constitucionales y humanos consagrados en nuestra carta magna, por tanto nos sumamos a esta demanda justa y por demás necesaria.

Como padres de familia de algunos de sus alumnos en nuestras comunidades, emitimos también nuestro apoyo, pues es claro que gracias al movimiento que año con año emprenden se han logrado concretar, en algunas mínimas partes el artículo tercero, el derecho a la educación. A nosotros nos queda claro que es gracias a su lucha y no a la buena voluntad de los gobiernos, que se logra arrancar lo que como pueblo nos pertenece.

La información que algunos medios de comunicación, fieles cancerberos a los intereses del capital monopolista, donde se ponen a los maestros como revoltosos y que de esa manera es imposible educar a un alumno, decimos que es por demás tendenciosa, pues lo que busca es criminalizar la lucha y justificar en un momento dado un golpe con el brazo represivo del Estado.

Queda claro que las reformas neoliberales que se impulsan desde las instituciones gubernamentales, tienen el franco objetivo de privatizar todos aquellos derechos sociales que aun tenga una minúscula parte de público, entre ellos la educación, de esta manera ofertan al mejor postor la educación. Así, la ACE es un mecanismo más que justifica lograr este objetivo, lo mismo que las pruebas ENLACE y el examen UNIVERSAL.

Es evidente que detrás de estas reformas para “mejorar la calidad de la educación”, se ocultan los más mezquinos intereses de oligarcas, entre ellos Claudio X Gonzáles, así como los de la organización Ramírez, estos últimos del estado de Michoacán, donde se han apropiado de más de la mitad del territorio michoacano y sus recursos naturales, por la vía de la violencia y el despojo de comunidades, asesinando y desapareciendo a comuneros y luchadores sociales.

La intención de confrontar a los padres de familia con los maestros, desde luego es una artimaña más del Estado, queriendo culpar a los docentes de que en el estado y en pleno siglo XXI, donde se hace alarde de un avance exacerbado de la tecnología, esta no llegue a nuestras comunidades, y sigamos teniendo escuelas de palitos.
La razón es muy sencilla y no requiere de un desgaste cerebral para arribar a una buena conclusión. Se pretende recortar al máximo el presupuesto a las escuelas públicas, para luego afirmar que resulta una carga económica excesiva para el Estado mantener la educación de nuestros hijos y posteriormente, permitir que sea las empresas privadas las que estén a cargo de la educación.

Una fuerza de resistencia a este maquiavélico plan, sin duda es el magisterio democrático, por esa razón, con una serie de artilugios se prende justificar el despido masivo de profesores, con el argumento pueril de que no están actualizados y no saben enseñar, y quien les dará la razón, es un examen que pretenden aplicar y luego evaluar. Quien es juez y parte es el gobierno con su Secretaria de Educación Pública, lo cual desde un inicio ya deja lugar a la sospecha.

A unos meses de que termine el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, continua intensificándose y aumentando la desaparición forzada dejando saldo de más de 30 mil detenidos desaparecidos por motivos políticos y sociales, los responsables intelectuales y materiales de estos crímenes siguen en total impunidad. Hoy como ayer se continúa reprimiendo al pueblo y sus organizaciones de forma institucionalizada y sistematizada, se criminaliza la pobreza, la protesta y todo el descontento popular, cometiendo ejecuciones extrajudiciales. Asesinando a luchadores sociales, defensores de derechos humanos, periodistas críticos y honestos, estudiantes, obreros, campesinos, médicos, jornaleros y todo aquel que critique al régimen.

Ante el aumento del descontento popular, el gobierno federal recurre a medidas autoritarias y represivas como política de Estado, imponiendo por la vía de los hechos un Estado policiaco-militar, anulando de facto los derechos constitucionales en todo el país al darle a los militares más libertad de reprimir, desaparecer a luchadores sociales y asesinar a todo oponente al régimen ilegitimo escudándose en la LEY DE SEGURIDAD NACIONAL, imponiendo con esto el terrorismo de Estado con el pretexto de su “guerra contra la delincuencia organizada” mediante la militarización y el despliegue en las calles de la policía Federal.

No hay razón para dar un paso atrás, y si hay muchas razones para impulsar desde nuestras regiones, desde nuestras escuelas la denuncia permanente de las medidas represivas del Estado. Es momento de caminar hombro con hombro del jornalero, campesino, estudiante, ama de casa, mestros, en sí con todo el pueblo explotado y oprimido.

Adelante compañeros maestros y maestras, ¡Adelante, Adelante, que la lucha es constante!

¡Por la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos por motivos políticos y sociales!

¡Alto a la militarización y paramilitarización en el país!

¡Alto a la criminalización de la pobreza y protesta popular!

Por la unidad obrero, campesino, indígena y Popular

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

http://ocip-rfm.acervo.org

Navegar por las