Es responsabilidad del gobierno michoacano y del federal las consecuencias nefastas provocadas por la represión hacia la humanidad de los trabajadores de la educación.

, por  Chiapas , popularidad : 8%

Chiapas, México a 28 de enero de 2018

A las víctimas del terrorismo de Estado

A los medios de comunicación

A las organizaciones populares, democráticas e independientes

Al pueblo en general

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) manifestamos nuestro repudio por la brutalidad de las fuerzas represivas ejercida contra los trabajadores de la educación en el estado de Michoacán, acontecimiento tristemente célebre donde se expresa la condición antipopular del ejecutivo estatal el cual dejó como saldo heridos y detenidos injustamente.

Es responsabilidad del gobierno michoacano y del federal las consecuencias nefastas provocadas por la represión hacia la humanidad de los trabajadores de la educación, porque de semejante modo se manifiesta el servilismo hacia la cúpula empresarial y oligárquica como manifestación de la clase que detenta el poder, por ello, no escatiman recursos para pretender imponer a través de la represión sistemática el interés mezquino del capital.

La política gubernamental de reprimir en vez de dialogar, coloca al gobierno de Silvano Aureoles Conejo ante la mirada del pueblo trabajador como un gobierno represor y antipopular donde priva la violencia institucional mas no el interés por atender las demandas más sentidas del sector magisterial y de las masas trabajadoras.

A la lucha del magisterio democrático michoacano sin duda alguna le asiste la razón, la exigencia de la abrogación de la reforma educativa neoliberal, demandas laborales y salariales que son la expresión concreta de las necesidades generales del pueblo para vivir en mejores condiciones materiales de vida.

La lucha del sector magisterial se desarrolla en medio del panorama adverso, condición que identifica a millones de trabajadores en el país quienes en carne propia vivimos una existencia precaria, como consecuencia del alza del precio de los artículos de primera necesidad, la pérdida del poder adquisitivo del salario, el elevado precio de los combustibles, etc. son fenómenos no ajenos a los trabajadores de la educación en Michoacán cuyos responsables son el Estado y la burguesía.

La nefasta actitud represora del gobernador michoacano de ordenar a sus chacales para silenciar las exigencias del magisterio democrático mediante toletes, gas lacrimógeno y la bota policíaco-militar habla del carácter prooligarca de su gobierno porque atenta contra el derecho a la protesta y el derecho al trabajo.

Mientras Silvano Aureoles y su séquito de políticos de oficio perciben cínicamente salarios exorbitantes sin importarles la condición de pauperización del pobre del campo y la ciudad o a los trabajadores del magisterio democrático, en este hecho incuestionable se materializa la doble moral de un gobernante nefasto y proempresarial, mientras el pueblo es hundido cada vez más en la pobreza y miseria.

Los diferentes momentos represivos vividos recientemente por el sector magisterial y popular en la entidad, son un ejemplo ilustrativo de la pretensión del Estado mexicano de imponer a cualquier precio las leyes neoliberales, en particular, de la ley educativa neoliberal; mediante esto actos intenta eliminar del camino toda expresión de protesta popular, así como el avance de la organización independiente del pueblo por la defensa de la educación pública y los intereses del pueblo.

Cuando Aureoles Conejo recurre a la detención de luchadores sociales con el fin de mantenerlos en una condición de rehenes políticos, no sólo expresa el rostro de la represión como política de gobierno, sino el desprecio hacia los explotados y oprimidos, de su fétida moral, además, así se hacen destacar como fieles títeres de la oligarquía nacional y extranjera.

A los compañeros del magisterio democrático refrendamos nuestra solidaridad incondicional y la muestra de resistencia combativa ante la saña represiva del gobierno en Michoacán y el federal, enseña la necesidad imperiosa de la unidad del pueblo para hacer frente a la oleada de violencia institucional apuntalada por el Estado mexicano.

¡Alto al terrorismo Estado!

¡Alto a la militarización y paramilitarización del país!

¡Por la unidad obrero, campesino, indigena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las