El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) en el estado de Puebla, exige la liberación de Carlos López Gómez, Angelina Sántiz López y Enrique Herrera Jiménez

, por  Puebla , popularidad : 2%

Puebla, Puebla. 13 de junio de 2020.

A las organizaciones democráticas e independientes
A los organismos de derechos humanos
A los medios de comunicación
Al pueblo en general

Pronunciamiento del FNLS Puebla ante la detención ilegal, riesgo de tortura, desaparición forzada y ejecución extrajudicial de tres de nuestros compañeros en Chiapas, México

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) en el estado de Puebla, exige la liberación de Carlos López Gómez y Angelina Sántiz López militantes de nuestra organización a quienes el día 8 de junio a las 17:45 horas aproximadamente, paramilitares identificados como “Los Petules” los obligaron a descender de su vehículo en el tramo carretero San Agustín-Cuxulja y se los llevaron al campamento paramilitar llamado “Nacimiento”. Los responsables materiales de estos hechos fueron identificados como Lorenzo Sántiz López, Antonio López Sántiz, Rafael Sántiz López, Armando Rodríguez Gómez, Marcelo López Gómez y Samuel Sántiz López.

El 9 de junio del 2020, a las 12:30 horas, ocho personas del mismo grupo paramilitar, a bordo de una camioneta color blanco, agredieron físicamente a nuestro compañero Enrique Herrera Jiménez, haciéndolo descender de su taxi, llevándoselo en la camioneta y trasladando su taxi rumbo al campamento paramilitar el Nacimiento. De igual forma exigimos su inmediata liberación.

Son tres los compañeros de quienes se desconoce su estado físico y psicológico y se teme que puedan ser víctimas de tortura, tratos crueles inhumanos o degradantes; desaparición forzada o ejecución extrajudicial, es por ello la gravedad de dichos hechos y la urgencia de que el Estado mexicano tome las medidas necesarias para su liberación, investigue y sancione a los responsables materiales e intelectuales.

En fase 3 de la epidemia de coronavirus que se vive en nuestro país, las condiciones de pobreza y desigualdad en la que se encuentra la mayoría de la población se recrudecen; el salir a la calle, no se reduce únicamente a la ignorancia o la necedad del pueblo; sino a la necesidad de cubrir sus necesidades básicas, mismas que no han sido protegidas ni garantizadas por el Estado desde años y generaciones atrás; desde administraciones pasadas hasta la actual; en las que el pueblo trabajador no ha recibido atención oportuna y de calidad pues la demanda supera la oferta de las instituciones de salud; el que no exista una cultura de la prevención deriva en que la gente arribe a las instituciones de salud ya con complicaciones graves de enfermedades que pudieron evitarse, curarse o controlarse.

Pero qué ser humano puede gozar de salud cuando es sometido a jornadas extenuantes de trabajo, mínimas o nulas prestaciones, sin seguridad social, salario mal pagados que se van en renta, servicios, transporte, alimentos con bajo aporte nutricional, o en pagos de compras a crédito de objetos efímeros publicitados asfixiantemente en medios de comunicación y que se traduce en salarios o ingresos únicamente para la sobrevivencia del trabajador y su familia.

El 56.2% de la población económicamente activa de nuestro país se encuentra en el empleo informal; es este porcentaje el que no ha podido cumplir con el quedarse en casa, el que se encuentra en las condiciones mencionadas anteriormente. Carlos, Angelina y Enrique son parte de ese porcentaje, dos de ellos con Diabetes Mellitus tipo 2, enfermedad derivada de esas condiciones de vida, de esos derechos negados de facto desde que nacieron.

Nuestros compañeros ya eran vulnerables, y esta condición fue aprovechada por el grupo paramilitar conocido como “Los Petules”, privándolos ilegalmente de su libertad, quienes permanecen en esta condición hasta el día de hoy. En reiteradas ocasiones se ha denunciado a este grupo, las agresiones y hostigamiento del que han hecho víctimas a nuestros compañeros, los casos más graves son la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Humberto Morales Sántiz, menor de 13 años de edad y la posible participación de “Los Petules” en la desaparición forzada de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz; hechos de los que tienen pleno conocimiento, tanto Rutilio Escandón Cadenas, gobernador del estado de Chiapas; como el gobierno federal en varias audiencias que hemos tenido.

EL 11 de junio del año en curso, como consecuencia de la realización de acciones políticas de masas, porque esa es la única forma en que somos escuchados, el gobierno del estado buscó la comunicación a través de un funcionario menor de nombre Iván Alberto López Cruz, e informó que el 10 de junio asistió al campamento paramilitar El Nacimiento donde pudo ver los compañeros Carlos, Angelina y Enrique y que se encontraban bien; sin embargo, no dio seguridad jurídica, sobre la liberación de nuestros compañeros, ni las acciones penales a seguir contra Lorenzo Santiz López, Antonio López Santiz, Rafael Santiz López, Armando Rodríguez Gómez, Marcelo López Gómez y Samuel Santiz López y los que resulten responsables de estos actos.

Contradictoriamente las víctimas ahora somos los victimarios, el día 13 de junio Jorge Luis Llaven Abarca, fiscal en elestado de Chiapas declaró que se iniciaron carpetas de investigación por los delitos de ataques a las vías de comunicación, robo y daños. Nuevamente se pone en marcha la ofensiva represiva del Estado, desecha la vida de nuestros compañeros y su integridad, para garantizar impunidad a los responsables materiales de los hechos anteriormente descritos a pesar de tener pruebas fehacientes de su culpabilidad; y con nuestros compañeros procederá como lo hicieron con Javier González Díaz, Armando Hernández Sánchez, Venturino Torres Escobar y Asunción Gómez Sánchez, apresando a cualquier compañero solo por pertenecer a nuestra organización, prefabricando delitos en carpetas que se contradicen en modo, lugar y tiempo, pues cuentan con el marco legal y el sistema penal para aplicarlo a modo.

Podemos afirmar contundentemente que en plena contingencia el Estado mexicano no protege, no respeta, ni garantiza los derechos humanos y que este escenario ha permitido que gobiernos autoritarios opriman, repriman y afiancen el Estado policiaco militar e implementen el Terrorismo de Estado en nuestro país con total impunidad.

Como miembros del FNLS nos mantenemos en la exigencia de la inmediata liberación de nuestros compañeros Carlos López Gómez, Angelina Sántiz López y Enrique Herrera Jiménez y responsabilizamos al Estado mexicano de su integridad física y psicológica y de las consecuencias que se deriven por encontrarse retenidos en contra de su voluntad y sin estar bajo su tratamiento médico.

Alertamos de más detenciones arbitrarias e ilegales por parte del estado mexicano contra compañeros de nuestra organización y exigimos el cese a la represión en contra del FNLS.

Así mismo exhortamos al conjunto de organizaciones democráticas e independientes y a organismos de derechos humanos a mantenerse al pendiente y contribuir con la denuncia de los hechos antes mencionados para conseguir la liberación de nuestros compañeros.


¡Libertad inmediata e incondicional de los presos políticos!

¡Alto al terrorismo de Estado y al paramilitarismo!

¡Presentación con vida de los detenidos desaparecidos!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo FNLS

Navigation