RESOLUTIVO DEL PRIMER ENCUENTRO REGIONAL DE PERSONALIDADES Y ORGANIZACIONES QUE LUCHAN CONTRA EL NEOLIBERALISMO Y EL CAPITALISMO Huasteca y Sierra Oriental 18 de octubre de 2012.

, popularidad : 3%

Convocamos a las organizaciones populares y personalidades progresistas del país a asistir al segundo encuentro de personalidades y organizaciones en resistencia-lucha contra el neoliberalismo y el capitalismo, a llevarse a cabo en Río Florido, Mpio. de Ocosingo, Chiapas los días 17-18 de noviembre, en el marco de la conmemoración del día nacional del héroe popular, convocado por el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo. Estancia y alimentación están asegurada, no tendrá ningún costo, sólo hay que llevar utensilios personales (vaso, plato, cuchara, cobija).
Ante los últimos embates represivos del gobierno policíaco-militar de Calderón y el inicio de lo que espera al pueblo con el retorno del PRI a los Pinos, para las organizaciones populares, los luchadores sociales, defensores de derechos humanos, personalidades progresistas y pueblo en general no podemos postergar más la unidad, iniciemos con acciones de coordinación y transmisión de experiencias, que el punto de unión sea la resistencia y la lucha contra el régimen neoliberal y el capitalismo.

El 15 de septiembre, del año en curso, integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo acompañados por hermanos de otras organizaciones estuvimos reunidos transmitiendo experiencias y análisis de la realidad nacional, con el propósito de plantearnos en conjunto una ruta de coordinación para enfrentar la política neoliberal y represiva del régimen neoliberal mexicano, que se fortalece con el cambio de administración panista-priista.

Acordamos impulsar una serie de reuniones de coordinación convocados por las diferentes organizaciones populares que están en resistencia y en lucha.
A partir de esta actividad como FNLS acordamos: Impulsar el segundo encuentro de personalidades y organizaciones que resisten y luchan contra el neoliberalismo y el capitalismo, a celebrase los días 17 y 18 de noviembre del presente año en Río Florido Chiapas.

Así como también, hacemos extensiva la invitación a la tercera edición del Encuentro de Comunidades y Organizaciones Sociales de los Pueblos, organizados por ECOS de los Pueblos y su comité organizador, en colaboración con la Coordinadora de Grupos Culturales, Indígenas y Populares (CGCIP) del 7 al 11de noviembre Tepozotlán, Morelos.

A continuación el documento expuesto por el FNLS en el primer encuentro:
IMPOSICIÓN OLIGARQUICA DE ENRIQUE PEÑA NIETO ES IGUAL A LA CONTINUIDAD DEL REGIMEN NEOLIBERAL Y UN GOBIERNO ANTIPOPULAR Y REPRESIVO.

El asalto de Peña Nieto al poder, fue resultado de una designación oligárquica y de los poderes fácticos que se valieron de todos los medios y recursos como el dinero de procedencia ilegal; cientos de miles de millones de pesos con el cual todo lo compraron, al sistema electoral: IFE, TRIFE, FEPADE y TEPJF, ya no se diga a los electores de las regiones marginadas y pobres del país. La corrupción la coacción y la violencia fueron la característica principal de la elección pasada para el regreso al ejecutivo federal del PRI como el nuevo administrador en turno de la oligarquía.

Regreso arbitrario del PRI al poder en complicidad con la ultraderecha (PAN), que en lo económico representa la permanencia del sistema capitalista y la continuidad del régimen neoliberal. Que es la defensa de los intereses oligárquicos en perjuicio de la mayoría de los trabajadores de la ciudad y el campo.

La alianza PRI-PAN intentará, desde este cambio de estafeta entre neoliberales, imponer las llamadas reformas estructurales en materia de exploración, explotación y transformación de las riquezas estratégicas del suelo y subsuelo como el petróleo, minería y la generación de energía eléctrica, para que pasen hacer del dominio completo de la iniciativa privada nacional y extranjera. Gobiernos y empresarios rapaces que no se detendrán en la privatización y sobreexplotación de la biodiversidad de bosques, selvas, ríos, mares, manglares, lagunas, etc.

Partidos de derecha y ultraderecha que se seden en complicidad y complacencia el poder, en plena coincidencia de interés, para seguir la privatización de la seguridad social, los topes salariales, el recorte al gasto público en su rubro social, desviando miles de millones de pesos a la macroeconomía y al aparato de represión, mientras que a la educación pública se elitiza y privatiza, en contraparte, se impulsa la educación privada con grades facilidades para que el clero y demás corrientes religiosas aumenten sus fueros en este sector.

Es decir, la oligarquía y poderes fácticos a la cabeza de los cuales están la triada de los medios masivos de comunicación y el monopolio de la telefonía fija y móvil (duopolio Televisa-Tv azteca y Telmex-Telcel) impuso al administrador que le garantizará la preservación y defensa de sus intereses, a quién funcionará como el impulsor principal de desviar la mayoría de recursos económicos del PIB nacional y las partidas económicas vía deuda interna y externa para el incremento de sus capitales. Privilegiará en destinar millonarios recursos económicos a los megaproyectos que al mismo tiempo junto con el despojo legalizado a través del Procede-FANAR, quitará las tierras a núcleos de población ejidal y bienes comunales.

Las pasadas elecciones no fue un fraude en el que rellenaron las urnas, alteraran boletas, destruyeran o robaran casillas. La maquinaria priista-como partido de Estado que nunca dejó de ser-que en acuerdo con oligarcas y el gobierno estadounidense, determinaron que seria su partido la siguiente administración federal; entonces, lo vivido por electores, votantes y abstencioncitas en general, fue la designación autoritaria desde el poder del capital nacional y extranjero de un personaje a su servicio por encima de el libre ejerció del voto, la voluntad popular y sus propias leyes e instituciones de Estado.

La pasada coyuntura político electoral sólo enmascara la pugna interburguesa entre los monopolios de oligarquía en la disputa del control absoluto del poder político y económico. Ellos son: Telmex-telcel, Tv azteca y Televisa, siendo esta última la cabeza visible y hegemónica de los poderes fácticos en México. Grupos empresariales que en complicidad con gobernantes en turno y políticos de oficio cuyos objetivos son el poder y el dinero para sus familias y grupos.

En ese sentido el recuento de los daños de la jornada electoral los poderes fácticos exigen: remuneración al 100 por ciento y con interés por el supuesto desgaste económico que representó la mal llamada guerra contra la delincuencia organizada y el narcotráfico de Calderón, por su rotundo fracaso militar y político, que mantiene hasta ahora a más de 50 mil elementos activos del ejercito federal y la marina que anticonstitucionalmente avasallan lugares públicos del país, ese gasto de manutención reclaman como daños a sus negocios y capital las familias de poderosos burgueses, a sabiendas que soldados, marinos y las diferentes policías se mantiene con el dinero producido por el pueblo en la ciudad y el campo.

En el aspecto social la tendencia del constante incremento de la generalización de la pobreza no parará; la miseria seguirá con su crecimiento paulatino, pero la existente se enconará en los cinturones periféricos de las grandes ciudades y zonas serranas del país; los males naturales del capitalismo como el desempleo y subempleo seguirán su curso ascendente que impacta en millones de hogares provocando una gran inestabilidad económica y social de la mayoría de las familias mexicanas; la tragedia social de la migración a las grandes ciudades ya sea por situaciones socioeconómicas y por la violencia institucionalizada, se ha convertido en asunto de vida o muerte para habitantes de comunidades marginadas.

Mención a parte, amerita la descomposición del Estado mexicano, porque fue a partir de este fenómeno sociopolítico inter-burgués que se riega entre todo el tejido social del país causando los peores daños en los segmentos sociales más vulnerables, los sectores populares, para convulsionar en la descomposición social casi generalizada en la que se encuentran amplias regiones del país, que se observa en los altos índices de violencia social y violencia organizada ambas paridas por el Estado.

Ante el ensanchamiento de la polarización económica, social y política que se vive, el descontento y lucha popular se vuelven una constante a lo largo y ancho del territorio nacional, aunque se encuentre parcializado y disperso, pero por el predominio de las deplorables condiciones de vida y trabajo de la mayoría de la población, por la constante violencia institucionalizada que aterroriza y reprimen a los diferentes sectores del pueblo, inevitablemente, las posibilidades de estallidos sociales parciales se encuentran latentes, por lo cual el Estado y sus voceros se aprestan criminalizar y reprimir el movimiento popular de diversas maneras.

El alto grado de descomposición del Estado mexicano, es permanente y de carácter irreversible, todas sus instituciones son pro-oligárquicas, por lo tanto, entes facciosos; las políticas públicas son impuestas y discriminatorias para beneficio de la clase en el poder; la corrupción desde hace mucho tiempo es el motor y los cordones que mueven al sistema político mexicano; la complicidad de altos personajes del Estado, de los tres poderes y del aparato de represión nos muestra la complicidad entre la delincuencia organizada y quienes dicen combatirla; la implementación del terrorismo de Estado como forma de gobernar, nos hablan de un gobierno de facto, por lo tanto autoritario y represivo, que ejercen una dictadura atenuada con el rostro de civiles pero ejercida desde el fuero ilimitado de policías, militares y marinos.

El cambio del administrador de los oligarcas, en esta ocasión PRI por PAN, se debió principalmente al desgate político de la administración ultraderechista, la falta de credibilidad de la mayoría del pueblo hacia Calderón, que por cierto, nunca fue representativo y además que este nunca logro quitarse lo ilegítimo ante amplios sectores populares, por el contrario se agudizó y generalizó el descontento popular con la tendencia a una radicalización multisectorial por tantos agravios cometidos por dicho gobierno panista.

En base a lo anterior el relevo del poder inter-burgués no fue por convicciones democráticas sino que partió del análisis de las altas esferas de la oligarquía y del imperialismo estadounidense que percibían una respuesta más fuerte y organizada del descontento y movimiento popular. Protesta y lucha popular que se incremento por el baño de sangre y la represión institucionalizada en que la administración calderonista ahoga al país mediante una política contrainsurgente y crímenes de lesa humanidad que a unos meses de dejar su fatídico mandato son más de 100 mil asesinados extrajudicialmente entre los cuales 5 mil son mujeres y 5 mil son menores de edad; más de 30 mil detenidos desaparecidos por motivos políticos y sociales.

Ya está impuesto Peña Nieto, el gobierno que encabezara es de origen caciquil-empresarial donde predominan los cacicazgos políticos del Edomex e Hidalgo, de funcionamiento tecnócrata y al servicio de los poderes fácticos, sobre todo, hacia el duopolio de los medios masivos de comunicación. El régimen neoliberal continuara su depredador andar pero matizado con un discurso demagógico que no variará en nada sus contenidos y objetivo.
En el aspecto de la seguridad, que el sexenio de Calderón fue la principal y la más nefastas de sus acciones a la cual se dedicó toda la atención y recursos bajo el supuesto combate a la delincuencia organizada y al narcotráfico, que en realidad eran cubrir una política contrainsurgente contra los sectores populares organizados y no organizados e instaurar un Estado policiaco-militar para desde ese autoritarismo seguir gobernando.

Con Peña Nieto, continuara esa misma dinámica en esencia y objetivos pero con unos cambios cosméticos pero el monopolio de la violencia se aplicara de manera selectiva y masiva como represalia política hacia críticos, detractores, disidentes y luchadores sociales que abollaron su candidatura; la represión continuará, pero ahora se especializaran en la incriminación mediante expedientes jurídicos fabricados donde se involucre a activistas y miembros de organizaciones de izquierda principalmente con delitos del fueron común, pero en la tipificación de delincuencia organizada (criminalización).

La militarización, paramilitarización continuaran bajo otras mascaradas y pretextos, fieles a la política contrainsurgentes seguirán inventando enemigos internos a los cuales sólo se les puede combatir con la barbarie represiva del Estado, por medio de un mando único llámese policía nacional, gendarmería única nacional, que emulara a las dictaduras centro y sur americanas, como en Guatemala, Nicaragua, Argentina, Chile, con las crueles y sádicas policías nacionales, carabineros, guardia presidencial, etc. Antecedentes policíacos y represivos le sobran a Peña Nieto.

Con respecto a la delincuencia organizada, eso ya esta pactado de origen. Porque de acuerdo a las publicaciones periodísticas y ediciones de libros de circulación nacional, este flagelo social no infiltró al Estado mexicano forma parte de él, y sus supuestas rivalidades ya están zanjadas desde las mismas administraciones panistas, no hay contradicción con respecto al tono de crudeza y expansión de la violencia institucionalizada, tiene que ver con la disputa del poder político y el dinero que no es ajena a las cabezas de los poderes fácticos gobernantes en turno, grandes empresarios, políticos de oficio y la cúpula policiaco-militar que ya habían decido el relevo del PRI por el PAN.

Por la hegemonía de la coyuntura burguesa del proceso electoral impuesta por medio de la fuerza al conjunto de la sociedad y por lo tanto esa dinámica llega a trastocar la vida de organizaciones del movimiento popular, que de una manera u otra debemos tratar de incidir en la medida de las posibilidades para no quedar aislado de las bases de los partidos políticos electorales y difundir nuestra alternativa de organización y lucha; planteando que esta forma de lucha debe formar parte de la lucha popular, sin caer en el error de sustituir nuestras formas de organización y lucha, es decir, objetivos estrategia, táctica y metodología por la limitada y corporativizarte lucha electoral.

Ante un agravio más de la camarilla de burgueses en el poder tenemos que:

· Impulsar una política de alianzas encaminadas a la UNIDAD de los distintos sectores organizados y en lucha. Que debe partir desde el intercambio de experiencia; la discusión política ideológica sobre la base de una práctica concreta; el análisis y discusión de la realidad local, nacional e internacional concluyendo en un documento de análisis político de etapa;

· impulsar acciones conjuntas entre los sectores en que nos encontremos organizado;

· reivindicar con movilizaciones y acciones políticos de masas fechas históricas de la lucha del pueblo;

· impulsar un pliego general de demandas económicas, sociales y políticas de todos los sectores representados en colectivos, frentes, organizaciones, personalidades en lucha.

· Repudio a la imposición de Enrique Peña Nieto.

· Libertad inmediata a todos los presos políticos y de consciencia del país.
· Por la presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos por motivos políticos y sociales del país.

· Por el respeto a la soberanía nacional y popular.

Es parte de nuestra tradición de lucha reivindicar a nuestros héroes y la historia de lucha de nuestro pueblo mediante la movilización y acciones políticas de masas, por ello no dejemos manos libres al Estado mexicano y la burguesía para que apropien y tergiversen de la historia de lucha de nuestro pueblo. La transformación que requiere el país necesita de la unidad popular y el concurso de todas formas de lucha que impulsan los diferentes sectores del pueblo.

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE

¡ZAPATISMO Y SOCIALISMO! ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

¡POR LA LIBERACION PROLETARIA DEL CAMPESINO! ¡VENCEREMOS!

¡POR LA UNIDAD, OBRERO, CAMPESINO, INDIGENA POPULAR!

FDOMEZ-FNLS

Navegar por las