La Jornada nacional de lucha cierra su paso por el estado de Veracruz donde tuvo como sede las ciudades de Orizaba y Xalapa

, por  Veracruz , popularidad : 2%

Xalapa de Enríquez Veracruz a 24 de marzo de 2017

A las víctimas del terrorismo de Estado
A los defensores de los derechos humanos nacional e internacional
A las personalidades solidarias, honestas y progresistas.
A las organizaciones populares, democráticas e independientes.
Al pueblo en general

La Jornada nacional de lucha: Las víctimas del terrorismo de Estado son del pueblo, no desistiremos HASTA ENCONTRARLOS, cierra su paso por el estado de Veracruz donde tuvo como sede las ciudades de Orizaba y Xalapa; una entidad lacerada por los cientos de crímenes de lesa humanidad como la desaparición forzada y la ejecución extrajudicial, cuya manifestación expresa la sistematicidad con que se ejecuta esta política de Estado de esencia criminal y naturaleza profascista, cuyos saldos deleznables apenas comienzan a dimensionarse en su exacta magnitud.

Las fosas clandestinas en Veracruz son una muestra más del terrorismo de Estado, política de gobierno de quienes están al frente del ejecutivo estatal y federal, porque en ellas se encuentra el testimonio de dos crímenes de lesa humanidad como la desaparición forzada y la ejecución extrajudicial, los cuales van dirigidos contra todo el pueblo organizado y no organizado, hacia todo aquel que se pronuncie contra la política de represiva, por tanto, es la forma por la cual pretenden acallar y aterrorizar al pueblo, para que no proteste ni se organice ante la escalada de violencia institucional.

Constituyen la expresión macabra del terrorismo de Estado porque tienen origen en la política planeada a través de las estructuras gubernamentales con el objetivo de coartar la voluntad de lucha del pueblo por medio de la violencia exacerbada, para que acepte dócilmente la explotación económica y opresión política. Lo anterior se expresa con mayor vehemencia en aquellas regiones donde se encuentran ubicados importantes recursos naturales y energéticos, o es ruta de circulación de mercancías, independientemente que sean lícitas o ilícitas.

No es casual que precisamente en corredores industriales, zonas de yacimientos de hidrocarburos o minerales, son los lugares donde se acrecientan exponencialmente las desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales, por lo que de esta manera se descubre que ningún crimen se comete por fuerzas desconocidas o circunstanciales, todas sin excepción forman parte de una política sistematizada y recurrente del terrorismo de Estado.

La relación del poder económico con el político se demuestra en el hecho que, para garantizar las necesidades de empresas nacionales y del extranjero, se diseña desde el gobierno, una política represiva con el cometido de violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, es decir, son empresarios, oligarcas y las instituciones quienes se encargan de planear el terrorismo de Estado para despojar a campesinos de su tierra, para imponer sus intereses en detrimento del pueblo trabajador.

Paradójicamente donde la violencia institucional adquiere dimensiones inimaginables entre el supuesto combate de grupos criminales es donde la cifra de víctimas crece día con día, a pesar de existir despliegues policíacos y militares como el llamado “Blindaje Poza Rica” o “Veracruz seguro”, los crímenes siguen su ruta de ascenso, lo que refleja que los cuerpos represivos no son para brindar seguridad a los mexicanos y veracruzanos, sino para garantizar las necesidades oligárquicas.

Sobre la crisis política que vive el régimen, los gobernantes sólo ven la salida represiva, por ejemplo, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares solicitó al gobierno federal el apoyo de la Gendarmería Nacional y técnicamente impuso de facto el control policíaco-militar en regiones enteras del estado, lo cual ocasiona que la violencia institucional se agudice. Actualmente existe la pretensión de traer a la Policía Militar, lo que significa imponer por la vía de los hechos el Estado policíaco-militar.

En cada cuerpo o restos humanos que emergen de las fosas clandestinas se encuentra el testimonio de la relación perversa del Estado y grupos paramilitares en el cometido de la desaparición forzada y la ejecución extrajudicial que lleva implícito la tortura. Cada víctima cuyos restos mortales hoy surgen de los parajes utilizados como cementerios clandestinos, se encuentra una víctima que primero fue detenida desaparecida de manera forzada y ejecutada extrajudicialmente por sus victimarios.

Desde el gobierno federal se llama a la aportación de pruebas para afirmar que los militares son quienes cometen las desapariciones forzadas, parece que no es suficiente la recomendación 7/2009 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la resolución judicial 29/2014 en torno a la desaparición forzada de los luchadores sociales Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya; la resolución judicial por el caso de desaparición forzada de Juan Flores Solorio… las investigaciones de expertos por el caso Iguala, entre otros. ¿A caso no son suficientes para comprobar la responsabilidad castrense en el cometido de crímenes de lesa humanidad?

Los dichos por el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y el director general de Derechos Humanos de la SEDENA José Carlos Beltrán Benítez son una verdadera irresponsabilidad y lo absurdo del cinismo, “solicitar” que se aporten pruebas que involucren a militares en el cometido de crímenes, cuando la actitud debería centrarse en investigar lo concerniente a la participación de elementos de estas instituciones en el cometido de la desaparición forzada y ejecución extrajudicial en nuestro país.

Esta misma actitud asume el gobernador del estado Miguel Ángel Yunes Linares, quien se pliega a defender y acuerpar al Fiscal General del Estado Jorge Winckler, al señalar que se le “juzga” deliberadamente de hacer mal su trabajo. Con estas actitudes se pretende ocultar lo inocultable, que las desapariciones forzadas cuentan con el aval de todas las estructuras del Estado, ya sea por comisión u omisión.

A través del hostigamiento el Estado mexicano pretende hacer callar nuestra voz que lo desenmascara como el único responsable de los crímenes de lesa humanidad, porque en lo que va del desarrollo de esta jornada de lucha se continúa con el cometido de más crímenes, como lo atestigua lo acontecido en el estado de Chiapas con nuestros compañeros que forman parte del FNLS.

El accionar del grupo paramilitar “Los Petules” se mantiene y amenaza con cobrar más víctimas, de ese tamaño es la impunidad con la que actúan sin que haya autoridad que les marque un alto, esto lo único que nos comprueba es la coordinación que existe entre éstos y las estructuras gubernamentales, tal como quedó expresado en los documentos que se descubrieron en el teléfono celular de un agente policíaco que se presentaba a hostigar en todas las actividades del FNLS en la región de Ocosingo-Altamirano en el estado de Chiapas .

Así lo atestiguan las amenazas lanzadas contra nuestras compañeras del ejido El Carrizal por parte de los paramilitares Jesús Sántiz López y Jorge Sántiz López, quienes en completa impunidad se ponen las casacas policíacas y se incorporan a los retenes que realizan policías estatales en el crucero Cuxul´ja para señalar a nuestros compañeros y cometer más crímenes de lesa humanidad .

En su paso por Veracruz en las ciudades de Orizaba, Córdoba, Amatlán de los Reyes, Tlilapan, Rafael Delgado y Xalapa, se pudo constatar que las víctimas del terrorismo de Estado son reales, no son sólo cifras, tienen un nombre, una vida y son parte del pueblo, por lo tanto, independientemente que se encuentren sus restos mortales la esencia del crimen no se diluye hasta saber quién fue el responsable inmediato y se le juzgue de acuerdo con los estándares internacionales en materia de derechos humanos.

El terrorismo de Estado es real, es objetivo, pero también es real la solidaridad que se brinda entre hermanos de clase, a quienes nos identifica nuestra pertenencia a las masas trabajadoras, por lo que la jornada nacional continúa en su marcha para sumar esfuerzos en la lucha por evidenciar la esencia represiva del régimen y abonar en la unidad de todo el pueblo, sin desistir ni retroceder, ¡HASTA ENCONTRARLOS!

Atentamente

¡Presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos de ayer y hoy!
¡Vivos se los llevaron! ¡Vivos los queremos!
¡Presentación con vida de Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya!
¡Presentación con vida de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz!
¡Juicio y castigo a los responsables de la ejecución extrajudicial del compañero Humberto Morales Sántiz!

Por la unidad obrero, campesino y popular
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las