Compartimos el Informe sobre la Intervención y Evaluación Psicosocial aplicada a la población de la comunidad 2 de Noviembre, víctima de desalojo forzoso.

, por  Chiapas , popularidad : 1%

Chiapas, México, Febrero de 2020

Compartimos el Informe sobre la Intervención y Evaluación Psicosocial aplicada a la población de la comunidad 2 de Noviembre, víctima de desalojo forzoso.

ver en PDF

CONTENIDO

1 – Introducción
2 – La Intervención del Colectivo Ignacio Martín-Baró
3 – Vulnerabilidad Colectiva
4 – Barreras en el Acceso a la Justicia
5 – Conclusiones y Recomendaciones

Resumen:

El colectivo Ignacio Martín-Baró es una organización independiente con vocación regional que asume el compromiso de brindar acompañamiento psicosocial a víctimas de violencia sociopolítica.

El día 7 de diciembre de 2019 el Colectivo Ignacio Martín-Baró realizó contacto con La Comunidad 2 de Noviembre municipio de Socoltenango, a invitación del Comité Popular de Defensa de los Derechos Humanos (COPODDH) luego de que pobladores de la comunidad fueran desalojados de manera forzada por agentes del Estado, policías, militares y la Guardia Nacional el día 4 de noviembre de 2019, para tal caso, permanecimos hasta el día 10 de diciembre.

El colectivo Ignacio Martín-Baró destaca en todo momento la importancia de evitar sesgos en la comprensión de la problemática contemporánea de la violencia sociopolítica, puesto que su estudio y comprensión, permite su consideración dentro de las determinantes sociales de la salud mental o para determinar la condición de víctimas, sobre todo, brinda la oportunidad de seguir el andamio hacia una praxis para el cambio social apoyado de las ciencias sociales.

Las tareas desarrolladas por el colectivo con los habitantes de la comunidad fueron:

1)-Consultas de salud mental,
2)-Evaluación de indicios de estrés y trauma psicosocial a población infantil y adulta,
3)-Evaluar vulnerabilidad psico-social a la población infantil, y
5)-Monitoreo de las vulnerabilidades actuales a nivel comunitario.

Un evento externo de agresión, rompe la dinámica de vida comunitaria. La rutina de cada habitante se ve desplazada por el temor: “las mujeres sólo duermen unas 4 horas pues se despiertan por el temor de un nuevo desalojo” ; y por el emprendimiento de tareas priorizadas: “Los hombres (jóvenes y viejos) duermen en el monte para cuidar su tierra” . Los desalojos forzados constituyen una forma de agresión a la vida comunitaria y afecta de manera inmediata a la salud mental colectiva. En la población infantil pudo identificarse sintomatología psicosomática, tales como insomnio, cefalea y pesadillas. A continuación, observamos los grupos sintomáticos con mayor incidencia registrados:

La sintomatología psicosomática hace referencia a padecimientos somáticos sin causas orgánicas aparentes. Dichas molestias no se explican mejor por la presencia de padecimientos, infecciones o disfunciones de tipo orgánicas y que pueden ser explicados mejor por la presencia presente o pasada de agentes estresores que afecta o afectó de manera significativa a la estabilidad de la personas. En el caso de los niños, las niñas y adolescentes mostraron como síntomas agudos el insomnio y las pesadillas.

Con la población adulta logra destacar síntomas relacionados con la ansiedad. Es importante mencionar que las evaluaciones (tamizaje) se realizaron después de 1 mes del desalojo y posterior retorno. Seguido de los síntomas relacionados con la ansiedad se logra observar los síntomas

De acuerdo con la Asociación Americana de Psiquiatría, los trastornos de ansiedad son aquellos que “comparten características de miedo y ansiedad excesivos,” –las cursivas son nuestras- Señala también que el miedo “es una respuesta emocional a una amenaza inminente, real o imaginaria, mientras que la ansiedad es una respuesta anticipatoria a una amenaza futura” .

En otros términos, puede señalarse como una respuesta sostenida ante un agente estresor, en este caso la presencia de significativa de síntomas relacionados con la Ansiedad, responde al miedo porque sucedan nuevas incursiones de agentes del Estado en la comunidad, sólo la idea de que se ejecute algunas detenciones o de un posible desalojo activa una respuesta psicofisiológica ante un peligro inminente, peligro que tiene como antecedentes los sobrevuelos de aeronaves y la vigilancia continua de parte de las autoridades.

La comunidad 2 de Noviembre se encuentra actualmente en una situación de vulnerabilidad dado que las amenazas continúan y el Estado no garantiza a plenitud las necesidades de vivienda y tierra.

La población infantil de 2 de Noviembre permanece errante entre el campo abierto, tras el retorno a su comunidad se gestaron nuevas dinámicas, siendo uno de los grupos más vulnerables -reconocido por el Estado mexicano-. Se logró identificar las secuelas de la agresión a su cotidianidad, que se concreta en los comportamientos, en sus actitudes, y se visibiliza en sus cuerpos y en las formas de nombrar aquello tan abrupto y que representan su sentir y en cómo las condiciones actuales de vivienda y abandono -que no fueron elegidas- han afectado su salud emocional.

En este tenor, la población infantil y adolescente es considerada vulnerable puesto que las consecuencias de la destrucción de las viviendas revelan el principio de una serie de omisiones del Estado en la protección de los derechos de las niñas y los niños. Estas situaciones de violencia y dificultad en las etapas de la primera infancia y niñez afectan no solo la calidad de vida sino el posterior desarrollo psicológico, físico, social y cultural en todas las dimensiones de su ser.

Ver informe completo en PDF

Navigation