Las calumnias, estigmatizan la lucha del pueblo

, por  Chiapas , popularidad : 2%

Chiapas a 27 de febrero de 2019

A los medios de comunicación

Al pueblo en general

Las calumnias, estigmatizan la lucha del pueblo

El Movimiento de Resistencia Popular del Sureste (MRPS) e integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), ante las declaraciones del gobierno actual y otros políticos de oficio que intentan deslegitimar la organización del pueblo y en particular la necesidad de la organización popular de carácter independiente y combativa, expresa lo siguiente:

Organizarse, luchar, defender y exigir derechos como pueblo no tiene nada que ver con un acto contestatario, es ante todo una acción consciente, tiene profundas bases económico-filosóficas y la dirigimos al régimen que mantiene a los trabajadores en la explotación y opresión, éstas se manifiestan nítidamente en las condiciones precarias en las que vive el pueblo.

El pueblo tiene el legítimo derecho de organizarse bajo la forma de lucha que así considere necesario para resolver sus demandas más sentidas. La organización popular es la antítesis de un régimen que no responde en su justa dimensión a los intereses de los explotados, porque éste obedece a los intereses empresariales, para garantizarlos recurre a la violencia institucional.

La violencia de clase prevalece, es continuidad de la política de los gobiernos declarados abiertamente neoliberales en sexenios pasados; el gobierno actual que se dice del pueblo, en esencia no dista mucho de la forma de hacer política al estilo del PRI o el PAN sobre todo cuando se trata de estigmatizar y criminalizar la lucha de las masas trabajadoras.

Cuando se señala al pueblo organizado de “intransigente”, “conservador”, “extrema izquierda” es un acto irresponsable porque es un medio para estigmatizar, coartar el derecho a la protesta, a la crítica política y allanar el camino a la represión selectiva, como al parecer indican los casos recientes de ejecuciones extrajudiciales y hechos represivos contra el conjunto del movimiento popular.

Usar esos motes hacia el pueblo que organizadamente lucha por demandas justas es evadir la responsabilidad del gobierno actual en la solución puntual de las exigencias populares, se hacen estos señalamientos con la finalidad de desprestigiar los métodos de lucha que los sectores populares recurren en la defensa de sus intereses ante la cerrazón de los gobiernos en turno tanto estatales como el federal.

Tildar de conservador a determinadas expresiones de lucha y en particular a las organizaciones independientes, es un sofisma, porque es un concepto que entre sus acepciones hace alusión a oponerse al cambio, pero preguntamos ¿a cuál cambio se refiere? Porque en las relaciones sociales de explotación y opresión no hay cambio alguno, vivimos en una sociedad capitalista, por tanto, los intereses empresariales son los que privan y son los primeros en ser atendidos por el ejecutivo federal, como constatamos en los hechos recientes en el estado de Michoacán.

La crítica política de las masas cuestiona al régimen imperante, al mismo tiempo que constituye en ofrecer una alternativa para el pueblo y no expectativas falsas de una mejora irrealizable bajo las leyes capitalistas. Eso significa que como pueblo no podemos fiarnos de los políticos de oficio, lo que implica organizarnos bajo las banderas de la lucha independiente.

¿Por qué el gobierno actual arremete contra las organizaciones del pueblo y no elimina la contradicción entre trabajo y capital que es una de las causales que provoca el adeudo a los trabajadores de la educación? La respuesta es simple, vivimos en una sociedad capitalista y la riqueza social se sustenta en la propiedad privada mas no en los intereses de las amplias masas populares, mientras tanto, la violencia institucional persiste.

Un ejemplo palpable ocurrió con las movilizaciones pasadas del magisterio democrático en Michoacán, el gobierno federal despotricó contra el magisterio democrático, como si este sector movilizado en lucha fuese responsable del adeudo hacia el sector mismo, es un absurdo, en esta lógica el gobierno estatal de Michoacán arremetió contra nuestra organización al hacer una serie de señalamientos que únicamente allanan el camino a la represión.

Cada esfuerzo organizativo de los trabajadores es legítimo, renunciar a ello es desistir a nuestra emancipación del yugo capitalista, es aceptar que las balas de las fuerzas represivas del Estado sigan asesinando a los trabajadores del campo y la ciudad, es aceptar que la explotación siga como algo natural imposible de eliminar.
Criminalizar, desprestigiar y deslegitimar la lucha y organización de los trabajadores es un acto de inmadurez política por parte del gobierno en turno que expresa su autoritarismo, su lealtad de defender la propiedad e interés privado de la oligarquía sobre las necesidades y exigencias del pueblo.

Exigimos alto a la criminalización y estigmatización de la protesta popular, porque hacer señalamientos de manera irresponsable solamente crea condiciones para reprimir, confunde al pueblo para evitar la unidad y coordinación de los explotados. La práctica es el criterio de verdad y el proceder de la nueva administración no corresponde con su retórica, por lo tanto, es necesario tener una mirada crítica a cada fenómeno económico y político del país para que de ésta emanen conclusiones que se objetiven en tareas políticas que nos permitan resolver en mejores condiciones las demandas más sentidas del pueblo.

¡Vivos los llevaron, vivos los queremos!

¡Presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos!

¡Juicio y castigo a los autores materiales e intelectuales de las ejecuciones extrajudiciales!

Movimiento de Resistencia Popular del Sureste (MRPS)
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las