CRÓNICA POLÍTICA. DIFUSIÓN POLÍTICA EN LA BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA

, por  Puebla , popularidad : 2%

CRÓNICA POLÍTICA. DIFUSIÓN POLÍTICA EN LA BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA

La denuncia política y la difusión son elementos fundamentales para dar a conocer al pueblo en general el acontecer de nuestro país, sobre todo de aquellos elementos que no ocupan las primeras planas de los medios masivos de comunicación. El recorrido de esta jornada nacional de lucha se da también con la tarea de informar a todos los sectores populares, en este sentido, este día se visitaron varias facultades de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Los volantes y botes están listos para acompañar la labor del propagandista, en relación a que, mediante la realización de esta tarea metodológica, se resuelve no sólo la necesidad de llevar la información de primera mano al pueblo, en este caso, al sector estudiantil, sino que además forja en el activista la convicción de ser parte de todo un conjunto de elementos del pueblo que nos resistimos a aceptar pasivamente la política de terrorismo de Estado, ante ello coadyuvamos a desenmascarar la esencia represiva del régimen.

En el primer salón al que se entra, previo permiso del docente, los estudiantes escuchan muy receptivos la información que se les vierte al tiempo que un compañero pasa a cada uno de sus lugares y hace entrega del volante, se exponen de forma muy apretada los objetivos de la jornada de lucha en el marco del cumplimiento de casi una década de la desaparición forzada de los luchadores sociales Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya y la exigencia de su presentación con vida de ellos, así como las miles de víctimas de este crimen de lesa humanidad.

Es necesario que la compañera Sebastiana dirija unas palabras a los estudiantes de esta universidad, al principio su voz apenas es audible, pero bastan unos segundos para que su voz y discurso en su lengua materna sea más elocuente, sobre todo cuando observa muchos pares de ojos juveniles que la observan con singular escrutinio y siguen con puntual pericia el movimiento de sus manos que juegan con una parte de su blusa, un poco sometida por los nervios, otro por que quisiera darse a entender con mayor precisión y a su voz de exigencia de presentación con vida se sumaran miles más, como la de estos enérgicos jóvenes estudiantes.

El compromiso con el académico es que seremos breves, sin embargo, en cuando el profesor advierte el motivo de nuestra visita inmediatamente nos conmina a que podemos utilizar el tiempo que deseemos, que él de esta manera se puede sumar a esta justa causa. Ni tardos ni perezosos, continuamos con nuestra exposición, tomamos como referencia un el fenómeno de las fosas clandestinas para contextualizar que, tanto la desaparición forzada y la ejecución extrajudicial son dos flagelos represivos que cada vez más laceran considerablemente al pueblo trabajador.

Son muchos rostros que siguen puntualmente la información, a decir verdad, son la mayoría que asiste con un ligero movimiento de la cabeza de forma afirmativa, dejan por un momento de hacer sus anotaciones para buscar entre sus pertenencias la manera de solidarizarse con esta causa, que, dicho sea de paso, resulta evidente que este tópico en particular, no es de su total desconocimiento.

Dado el sector estudiantil al cual dirigimos nuestras palabras, les resulta mucho más fácil traer a la memoria el acontecimiento represivo de la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014, en la cual fueron detenidos desaparecidos 43 normalistas estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, crimen de Estado que condenamos en su momento y que aún nos mantenemos en la exigencia de presentación con vida, a pesar de la pretensión del Estado de imponer la mentira de la cremación masiva.

Conforme pasamos a los salones la compañera Sebastiana elabora de forma más precisa el orden de sus ideas para facilitar a su traductor la necesidad de hacer saber con exactitud sus palabras, “mi esposo es Fidencio, fue detenido desaparecido porque salió a México a denunciar el asesinato político del compañero Héctor y el intento de ejecución extrajudicial de 5 compañeros en DF” es la manera como sistematizó su presentación en cada salón.

Un hecho que pareciera insustancial, como si fuera necesario precisar con tanta pulcritud esta situación, sin embargo, esta necesidad se desprende de una serie de cuestionamientos que distintos periodistas le hacen en cada una de sus intervenciones ¿Por qué Fidencio? ¿A qué debe que fuera precisamente él víctima de este crimen de lesa humanidad?

Al compañero Fidencio lo detiene y desaparece de manera forzada el Estado mexicano porque él forma parte del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo, un esfuerzo organizativo en el pueblo que denuncia la existencia de crímenes de lesa humanidad, concretamente la desaparición forzada de los luchadores sociales Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, ambos reivindicados por el Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario (PDPR-EPR).

Con el cometido de crímenes de esta naturaleza se pretende coartar la solidaridad que nos identifica como pueblo y como organizaciones populares, por lo tanto, estos hechos represivos demuestran la perversidad del Estado mexicano, su carácter antipopular y represivo que lo devela como el único responsable del terrorismo de Estado.

Un hecho aparentemente trivial que significa ir a difundir a una universidad, representa metodológicamente un gran logro, si eso se conjuga con el hecho particular de nuestra compañera Sebastiana que domina muy limitadamente la lengua española y los prejuicios que se forman por el atraso político-cultural al que nos somete el sistema capitalista, porque no solo se rompen trabas culturales, sino que se rompe con el efecto paralizador que pretende el Estado mexicano con el cometido de estos crímenes.

El terrorismo de Estado no es infalible, se le puede hacer frente con el apoyo solidario de todo el pueblo y con el respaldo de toda una colectividad. Jamás dejaremos de denunciar y exigir la presentación con vida de ninguno de nuestros compañeros, así como las demás víctimas del pueblo trabajador, ni aún en las más adversas condiciones de represión institucional, siempre habrá de florecer la creatividad e iniciativa popular.

Nuestra compañera nos da muestra de una gran fortaleza y confianza en la organización popular, porque en cada participación recuerda a sus hijos, los trae a su mente con un amor que sólo una madre puede sentir, pero también se dice segura de que está en manos de la organización y se siente bien porque sabe que también cumple con la recomendación que le hiciera Fidencio antes que el Estado mexicano se cebara contra él, “nunca dudes de la organización, por ellos tenemos tierra y por ellos podemos seguir adelante”.

Es importante destacar que muestras realizábamos esta actividad, en dos ocasiones las autoridades de la universidad a través de dos trabajadores de intendencia, se hostigó para impedir que continuáramos con la difusión, lo que refleja la insensibilidad de quienes están al frente de estas instituciones. Cada vez más nos niegan el derecho a la educación, ahora tratan de impedir que los centros universitarios sean también tribuna popular de denuncia.

Esta actitud contrasta con la de muchos académicos y estudiantes, quienes de forma muy solidaria aceptaron escucharnos, inclusive cuando no tenían clase, bastó con invitarles a pasar a un salón para darles una información e inmediatamente estaba montada la tribuna para hacer la difusión. Es hacia ellos a quienes nos dirigimos y no nos equivocamos, es un pueblo muy receptivo y lastimado por el terrorismo de Estado.

El cambio de turno es inminente, muchos de los estudiantes se apresuran a la salida para retornar a sus hogares o continuar con sus labores académicas; nosotros por nuestro lado, también es momento de regresar y planificar la presentación de libro Intento de ejecución extrajudicial, FNLS víctima del terrorismo de Estado. Todos estamos concentrados para organizar el regreso.

La enseñanza que sale a flote es precisa, no existe crimen de Estado ni violencia institucional que logre eliminar la solidaridad popular, ésta existe sin importar el dolor o el daño, el cual se traduce en voluntad y decisión de luchar. Porque las víctimas son del pueblo, somos el pueblo que exigimos un cese a esta política represiva, sin desmayar, sin retroceder HASTA ENCONTRALOS.

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS)

Navigation