10 de mayo, día de lucha y de protesta

, por  Ciudad de México , popularidad : 3%

Ciudad de México a 10 de mayo de 2020

A la opinión pública

El 10 de mayo es una fecha que para unas familias es un día de festejo, pero para otras es un día de lucha y de protesta, una fecha que producto de la violencia institucional su hogar fue abruptamente trastocado por esta política descomunal; fecha que madres de familia retomaron para salir a las calles a exigir al gobierno mexicano la presentación con vida de sus hijos, esposos, hijas, sobrinos, hombres y mujeres, todos víctimas directas del terrorismo de Estado en los sexenio de Felipe Calderón Hinojosa (FCH) y Enrique Peña Nieto (EPÑ).

Este día las consignas ¡Hijo escucha, tu madre está en la lucha!, ¡dónde están, dónde están, nuestros hijos dónde están!, ¡10 de mayo no se olvida, es de lucha combativa! Son gritos que brotan de las gargantas indignadas de cientos de madres, que ante la ausencia de su ser queridos salieron a las calles para no olvidar, no perdonar a cada una de las víctimas directas que dejó esta política descomunal.

Las administraciones de pasadas de FCH y EPN sacaron los militares a las calles para combatir a un supuesto enemigo “la delincuencia organizada”, cortina de humo para cometer cientos de miles de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y desplazamientos forzados; crímenes de Estado y de lesa humanidad perpetrados por militares, marinos, elementos de la policía federal estatal, municipal y grupo paramilitares.

En cada crimen cometido está la mano de un elemento del ejército, la marina o sujeto policíaco, un indicativo de que las graves violaciones a los derechos humanos tienen el sello y la patente del Estado mexicano; aspectos que no se pueden olvidar, porque son vidas humanas las que fueron arrebatadas abruptamente de sus hogares.

Una madre no olvida que su ser querido fue arrebatado violentamente en retenes militares, cateos domiciliarios o por el simple hecho de que fueron vistos, según la lógica gubernamental como “sospechosos”, motivo por el cual fueron detenidos, trasladados a cuarteles policíacos o militares y de ahí no supieron más de ellos; hechos que dejan en la incertidumbre a los familiares por no saber nada de su hijo, padre o hermano.

Hoy en medio de la pandemia viral, el gobierno federal hace llamados a la población para abstenerse de “no visitar a sus mamás y abuelas este 10 de mayo; son momentos de máximo riesgo”, aspecto que algunas televisoras a través de sus medios de comunicación llaman a festejar desde casa, hipócritamente invitan esperar hasta el mes de julio para festejarles. Todo el tiempo buscan la manera de incrementar sus cuotas de ganancia.

Mientras invitan a festejarle a unas madres, otras persisten con la ausencia de su ser querido, no tienen a un hijo esposo, sobrino o hija para esperar una flor o un llamado de felicitación porque están en calidad de detenidos desaparecidos o fueron asesinados o ejecutados extrajudicialmente.

Día que con furor lo transformaron en un día de lucha para no callar, no olvidar y exigir al gobierno mexicano que el crimen persiste, mientras no se dé con el paradero de las víctimas, se conozca la verdad de los hechos, se enjuicie y castigue a los responsables y no se vuelvan a repetir tan abominables crímenes.

En esa condición están Margarita Cruz Sánchez, Nadin Reyes Maldonado y Lucinda Maldonado; la primera hermana de Gabriel Alberto Cruz Sánchez; y, las segundas, hija y esposa de Edmundo Reyes Amaya. Dos revolucionarios detenidos desaparecidos por el Estado mexicano el 25 de mayo de 2007 en la ciudad de Oaxaca, Oaxaca.

Desde esa fecha han emprendido en coordinación con organismos defensores de los derechos humanos, organizaciones solidarias con el caso, personalidades y asesores jurídicos la lucha por la presentación con vida de sus seres queridos; lucha que, en el aspecto de derechos humanos, política y jurídicamente ha evidenciado la responsabilidad del Estado mexicano en el cometido de este crimen tan deleznable.

En nuestro caso, el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) por solidarizarnos con los familiares de los dos revolucionarios somos víctimas del cometido de más crímenes de lesa humanidad. Nuestras compañeras madres de familia o hijas luchan con dignidad para exigir justicia por sus seres queridos, quienes fueron arrebatados por la violencia institucional ejecutada por grupos paramilitares, los encargados de objetivar crímenes de Estado y de lesa humanidad en las comunidades donde tenemos presencia y arraigo en el estado de Chiapas.

La compañera Sebastiana Pérez Hernández, indígena Tzeltal, exige al Estado mexicano la presentación con vida de su esposo y compañero de nuestra organización Fidencio Gómez Sántiz, detenido desaparecido el 5 de marzo de 2016 en el municipio de Ocosingo, Chiapas. Madre de familia de dos hijos, ha recorrido varios estados del país para denunciar ante el pueblo que su compañero de lucha es víctima de crímenes tan aberrantes como lo es la desaparición forzada.

Las compañeras María Sántiz López, madre de Humberto Morales, niño ejecutado extrajudicialmente por paramilitares el 28 de febrero de 2017; Rosa Hernández López, esposa del compañero Héctor Sántiz López, asesinado el 29 de septiembre de 2015; y Claudia Guadalupe González Pérez, esposa de Víctor Alfonso Pérez López, asesinado en el municipio de Carranza en el año 2017, exigen JUSTICIA, no callan, no perdonan, mantienen en alto la dignidad porque sus seres queridos permanecen en la memoria colectiva del pueblo.

En la administración actual, las graves violaciones a los derechos humanos continúan contra las organizaciones populares, en específico contra integrantes de nuestra organización, ejemplo de ello es la detención arbitraria de la compañera Asunción Gómez Sánchez el 21 de octubre de 2019 por defender el legítimo derecho a la posesión de la tierra. Madre de siete hijos, tres de ellos menores de edad. Hoy está en esa condición aberrante, presa política por pertenecer al FNLS.

Las esposas de los compañeros Javier González Díaz y Armando Hernández Sánchez, presos políticos por el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas en Chiapas, exigen al gobierno mexicano su libertad inmediata. Madres de familia que no tienen nada que festejar, al contrario, con mayor ahínco consignan, ¡presos políticos libertad!

En similares condiciones están miles de madres, quienes exigen al gobierno mexicano JUSTICIA, por eso cada 10 de mayo salen a las calles a mantener en alto esta bandera de lucha, aún en estas condiciones sanitarias, las víctimas del terrorismo de Estado no se olvidan, mucho menos se perdona a los responsables materiales e intelectuales de cometer tan deleznables crímenes.

Saludamos a todas las madres que esta fecha la convierten en un día de protesta y no van a descansar hasta que la MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA entre a los cientos de miles de hogares que fueron lacerados por la violencia institucional y el terrorismo de Estado.

Atentamente
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation