El “sueño acariciado” para Chiapas promovido desde las instituciones consiste en objetivar los planes oligarcas

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

Ciudad de México a 27 de diciembre de 2019

A la opinión pública

El gobierno chiapaneco manifestó que el resultado de un año de su administración en Chiapas objetiva el “sueño acariciado”, esto significa la realización de los planes oligarcas que de ninguna manera manifiestan saldos positivos para las masas trabajadoras, es un plan expoliador y reaccionario de la clase dominante en correspondencia a los tiempos adversos de la economía de mercado capitalista.

El modo de producción capitalista como parte de su naturaleza reaccionaria enfrenta una contradicción de enorme envergadura, éste se encuentra al borde de una recesión económica, derivada de la crisis estructural prolongada, así que los dueños del capital están en la búsqueda de garantizar sus intereses y recrudecer la imposición del capital en los países dependientes al imperialismo, no como un hecho nuevo, sino como expresión del desarrollo de la lógica burguesa en las actuales condiciones socioeconómicas.

Cada administración finca los planes de desarrollo de su sexenio en determinada región geográfica, esta situación no es fortuita, tiene punto de partida en la existencia de fuentes de materias primas, por ello, cada proyecto económico tiene un vínculo irrestricto con la necesidad de las grandes empresas del país y del extranjero.

En el sureste mexicano en general y Chiapas en particular se encuentra el epicentro de ciertos proyectos considerados a desarrollarse en lo que resta del sexenio, para ello es notable la presencia de la “inversión extranjera directa”, este fenómeno económico político revela la sistematicidad con la que los intereses oligarcas son ejecutados en el país, en consecuencia, las declaraciones de políticos de oficio no son fortuitas o casuales.

La afirmación de Rutilio Escandón Cadenas en su calidad de representante del Ejecutivo estatal, “(...) Vamos a sumar al crecimiento económico de México, desde Chiapas en donde tenemos un sueño acariciado durante muchos años de progresar”, es un sustento pueril que pretende ofertar al mejor postor toda la riqueza natural y energética que existe en esta región de la geografía mexicana, por tanto, sostener tales aforismos significa que en el sur sureste inicia un nuevo ciclo de desarrollo capitalista como un componente de los planes de antaño de la oligarquía en el país.

Esa declaración demuestra que la clase dominante de una u otra manera perpetuará la explotación del hombre por el hombre, su objetivo es centralizar y acumular mayor riqueza social paralelamente a su necesidad de resolver los efectos que genera la crisis estructural capitalista, donde la salida que perfilan es agudizar la explotación económica para someter a la fuerza de trabajo a condiciones cada vez más oprobiosas en el proceso productivo.

La evidencia de los planes económicos de la oligarquía para Chiapas es la presencia del capital financiero proveniente “(…) de Estados Unidos, España, Alemania y Holanda”. Tan sólo por analizar el caso estadounidense y el alemán nos expresa la facilidad con la cual se exportan capitales para expoliar y taladrar los recursos naturales y la intensificación de la explotación de la fuerza de trabajo.

Los pasos agigantados del capital monopolista trasnacional para afianzar su predominio en el sureste mexicano no son hechos fortuitos, tiene estricta relación con el fenómeno de crisis económica a nivel internacional, ello se prueba por medio del flujo estratosférico durante los primeros nueve meses del año de “(...) 26 mil 55.6 millones de dólares por concepto de IED, lo que representó un incremento del 7.8 por ciento respecto a la cifra preliminar del mismo periodo de 2018, de 24 mil 174.3 millones de dólares". El sueño burgués es perverso, porque implica mayor cuota de plusvalía con ello mayor explotación y opresión contra las masas trabajadoras.

Como se observa, la presencia de capital en México nada tiene que ver con el "fin del neoliberalismo", mucho menos con el "combate a la corrupción" como "causa" de los problemas socioeconómicos del país, por el contrario, la política económica imperialista persiste, y por las palabras del gobernador es un plan orquestado desde el Estado y la burguesía.

La cifra millonaria de dólares invertidos en Chiapas, fue "(...) reportada por tres mil 759 sociedades con participación de capital extranjero, dos mil 814 contratos de fideicomiso y 19 personas morales extranjeras", empero, el representante del Ejecutivo estatal refiere que con esa inversión se dará paso al "progreso humano", por esto Rutilio Escandón Cadenas constituye un fiel servidor y garante de los intereses oligarcas.

Nada hay de sorprendente en la actitud del gobernador y la voracidad empresarial, los planes de la clase dominante están en función de perpetuar las relaciones de explotación económica que tiene como resultado cifras escalofriantes de miseria, pobreza, hambre e inanición, así que por muy alentador que nos pinten el panorama, nada favorable augura para los trabajadores del campo y la ciudad.

Las masas trabajadoras no verán de los dueños del capital la superación de su condición de miseria, pobreza y tratos denigrantes, en todo caso, parches o paliativos para corporativizar, crear base clientelar para desmovilizar el descontento popular, de ahí que el presente régimen rebose la demagogia para hacer creer a las mentes ingenuas en el capitalismo con rostro humano.

Si revisamos las cifras respecto a la distribución del capital financiero tendremos que el "(...) flujo registrado por IED en el país, el 44.6 por ciento se canalizó a la industria manufacturera; el 13.9 por ciento a servicios financieros y de seguros; 11.3 por ciento al comercio; 5.8 a la generación de energía eléctrica, agua y gas; 5.3 a la información en medios masivos; 5.2 a la minería, y los sectores restantes captaron el 13.9 por ciento." Esto revela que la entidad no está fuera de la lógica de capital.

De las declaraciones del "mandatario" chiapaneco que refuerzan la lógica capitalista, fueron retomados algunos de éstos por algunos medios de comunicación, "(...) Indicó que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está generando la confianza entre los inversionistas y (...) en Chiapas se pueden hacer grandes negocios”. Aquí se revela la abierta intención del Estado mexicano por mantener las relaciones los intereses de la clase dominante.

Es claro que el desarrollo de las fuerzas productivas mantiene la ruta de agudizar la contradicción existente entre capital y trabajo, es decir, todo ese progreso que existe como promesa gubernamental traerá consigo mayores índices de miseria dado que será aún mayor la explotación económica, de ninguna manera será para desterrar la desigualdad entre poseedores y desposeídos.

El gobierno chiapaneco "(...) Dejó en claro que Chiapas tiene una aspiración de vivir en paz y garantizó la seguridad para las inversiones”, en esta afirmación es clara la intención de que, con los diversos megaproyectos para el sureste, las ganancias serán para la oligarquía, así como para el Estado, para tal empresa, pareciera que la violencia de clase persistirá contra los pobres del campo y la ciudad.

Otra prueba palpable de que el sueño anhelado es obra de lo reaccionario de la clase dominante es la expresión que indicó el gobernador chiapaneco, “(…) Señaló que el trabajo realizado (…) Alfonso Romo, ha permitido la articulación de diversas secretarías como Relaciones Exteriores, Marina-Armada de México, Defensa Nacional, entre otras y apoyar iniciativas del sector privado para garantizar las inversiones.” En esta afirmación no sólo es notable el descaro de la oligarquía nacional, sino la voracidad con la que pretenden garantizar las ganancias de la clase en el poder.

En mucha la elocuencia con la que los funcionarios de la actual administración presentan su proyecto de gobierno, sin embargo, bajo el disfraz del cumplimiento de un “sueño anhelado” se esconde la intensión de perpetuar el dominio de una minoría explotadora manifiesta en una cúpula empresarial. Por ello, nadie debe depositar la falsa esperanza, la solución a los problemas sociales que padecen las masas trabajadoras radica en la superación del régimen que genera iniquidad y desigualdad social.

Atentamente

¡Libertad inmediata a los presos políticos y de conciencia!
¡Alto a la criminalización de la protesta popular!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation