El trato diferenciado del gobierno chiapaneco e instituciones federales ante las demandas del pueblo  

, por  Ciudad de México , popularidad : 3%

Ciudad de México a de septiembre de 2019

El trato diferenciado que hace el gobierno chiapaneco y las instituciones federales a las demandas del pueblo es un hecho innegable, esta actitud dista sobremanera de su discurso de gobernar para los más pobres cuando hacia algunos hay “disposición al dialogo” mientras que, a otros, responde con dilación, indolencia, hostigamiento y represión.

¿Qué diferencia existe entre una víctima de injusticia y otra? Ninguna, tanto uno como otro padecen de una vejación a sus derechos y libertades políticas, sin embargo, diferentes instituciones federales y el gobierno estatal como el secretario de gobierno ponen límites en la atención a las exigencias del pueblo, ¿a qué intereses o razones obedece una lógica indiferente y discriminatoria como esa?
El “diálogo” de senadores de la República y el Secretario General de Gobierno de Chiapas con algunas organizaciones demuestra la maniobra perversa de los políticos de oficio por atender a unos y a otros los criminaliza y estigmatiza. Al respecto es ilustrativo el maniqueísmo de las “autoridades estatales” y de legisladores en colocar ante la opinión pública a unos como buenos y a otros como malos.

Esa forma nefasta de atender una problemática demuestra el rasgo fascistoide del gobierno chiapaneco, así objetiva su desprecio e intención de aniquilar la lucha popular independiente con carácter combativo. El concepto de diálogo del Ejecutivo estatal y sus subalternos es estrecho, hipócrita, discriminante y responde con hostigamiento.

Mientras el gobierno atiende unas demandas, para el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) la dilación, actos de provocación, hostigamiento. Prueba de ello es el carácter indolente y dilatorio con el cual se dirigen, tanto el gobierno estatal como el federal ante nuestra exigencia de libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero Javier.

Nuestro compañero lleva 54 días recluido ilegal e injustamente, tiempo que el FNLS no desiste en exigir su libertad inmediata e incondicional, pero el estado de derecho burgués se impone por encima de la propia legalidad y la razón, el Ejecutivo estatal, el Secretario de gobierno y el Fiscal general del estado violan descaradamente su propio marco jurídico.

Las múltiples acciones políticas de masas realizadas desde el 18 de julio de 2019 por el FNLS en Chiapas por la exigencia de libertad del compañero Javier, fue en respuesta a la violencia de Estado generada por la terna represiva de Rutilio Escandón Cadenas, Ismael Brito Mazariegos y Jorge Luis Llaven Abarca, pese a esta realidad inocultable el diálogo no es alternativa para su solución; balazos y represión es la respuesta de las autoridades estatales.

Los familiares del compañero Javier y de quienes integramos el FNLS no dejaremos de exigir su liberación, pero políticos de oficio quienes ocupan peldaños en la cámara de diputados y senadores, las “autoridades estatales” y funcionarios el gobierno federal, están imbuidos en un amasijo de intereses cuya intención es solucionarlos, esa es su prioridad más no la atención a las demandas más sentidas del pueblo.

Ese sentido maquiavélico del proceder de los hombres del régimen estriba en su actitud indolente y represora, porque mientras atienden intereses de grupo, el pueblo es quien padece las consecuencias. Brito Mazariegos y Llaven Abarca son entes políticos burgueses cuyo papel es asumirse como ejecutores de la opresión contra el pueblo.

No es fortuito el trato diferenciado que hace el gobierno chiapaneco y el Secretario de gobierno respecto al “diálogo” con unos y otros, obedece a su intención de minar la organización independiente en las masas trabajadoras, recurre a la perversidad de dividir, aislar para evitar todo esfuerzo por lograr la unidad de los sectores populares organizados.

Un gobierno que elige con quienes dialogar refleja las motivaciones eminentemente políticas en atender las demandas del pueblo, lo que reditúe ganancia política para corporativizar, desmovilizar es el objetivo, mientras las exigencias de las organizaciones independientes y combativas son objeto de mutismo, prorroga y varios mecanismos para detener la protesta popular.

El compañero Javier González Díaz está preso ilegalmente, su caso expresa que el estado de derecho al que defienden a diestra y siniestra las “autoridades estatales” en Chiapas es manipulado en función de sus intereses, por ello insistimos al gobierno federal ¿Por qué tolera una actitud represora, violadora de derechos humanos del gobierno de la entidad y sus subalternos contra el pueblo?

Si la política oficial estriba apegarse a la ley y la razón ¿Por qué la terna autoritaria en Chiapas se empecina en hostigar y mantener en reclusión a nuestro compañero? La justeza de nuestras exigencias está sustentada con la sangre derramada de nuestros compañeros, tortura contra Javier, la indiferencia de los funcionarios públicos, este fenómeno expresa el odio contra las organizaciones independientes y combativas, a su vez deriva en el carácter selectivo con la que atienden las demandas de justicia del pueblo.

Nuestras demandas le asisten la razón, no nos detendremos hasta lograr la libertad de nuestro compañero, por cada injusticia que se comentan contra los explotados y oprimidos habrá una razón para luchar, ante cada amenaza hacia la integridad física y psicológica de cualquier integrante del FNLS las acciones políticas de masas serán nuestra garantía para defendernos de la actitud represora del Estado.

Atentamente

¡Libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero Javier González Díaz!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las