Denuncia pública: Militares hostigan e intentan detener el avance de nuestros compañeros

, por  Chiapas , popularidad : 14%

Veracruz, México a 16 de noviembre de 2018

A los medios de comunicación
A las organizaciones populares e independientes
A los organismos defensores de los derechos humanos
Al pueblo en general

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) condena la actitud de los militares, quienes a través de la intimidación y el hostigamiento intentaron detener el avance de compañeros integrantes del FNLS que se trasladaban en un autobús hacia el municipio de Poza Rica, Veracruz.

HECHOS:

Alrededor de las 7:30 am, el autobús donde se trasladaban nuestros compañeros pasó por una de las cacetas de cobro ubicada sobre el tramo carretero hacía Poza Rica, en el lugar había una decena de militares con armas largas quienes detuvieron el autobús, de inmediato comienzan a tomar fotografías y a cuestionar a nuestros compañeros con una actitud amenazante, entre los cuestionamientos, insistieron en saber quién era el “líder” de la organización.

Aunque se les explicó que en el FNLS no hay líderes, insistieron una y otra vez para que se les diera un nombre, a la vez que tomaban fotografías a los rostros de nuestros compañeros, fue entonces que nuestros compañeros exigieron una explicación del por qué los detenían y no dejaban pasar el autobús, los militares no respondieron nada y finalmente se retiraron.

Cabe mencionar que en la parte frontal del autobús llevábamos la bandera de la organización, los militares cuando la identifican proceden a detener la unidad. Esta actitud es un claro ejemplo de la criminalización al derecho del pueblo a organizarse, se atenta contra el derecho constitucional al libre tránsito.

El silencio de los militares ante el cuestionamiento de los compañeros expresa el dolo con el que detuvieron el tránsito de los compañeros, la intención de atemorizarlos es para detener su avance y desistir de la lucha por la exigencia de justicia.

Conocer el nombre del “líder” es una vieja práctica del Estado y sus fuerzas represivas, porque de ese modo se crea registro de luchadores sociales, activistas políticos, defensores de los derechos humanos para luego ser víctimas de crímenes de lesa humanidad o bien objeto de represión selectiva.

Debemos destacar que los elementos del ejército estaban situados a un costado de la caseta. El sentido común nos indicaría que fungen para “proteger a los automovilistas y a la ciudadanía” sin embargo, ese proceder es una falacia, porque la actitud de los militares hacia los compañeros no corresponde con ese discurso del Estado, por el contrario, su presencia en ese lugar obedece a proteger los intereses de los empresarios más no al pueblo, quienes son organizados, o vacuamente a quienes consideran “sospechosos” son blanco del hostigamiento, este proceder deber ser denunciado, porque se pone en riesgo nuestra integridad física y psicológica.

Las fotografías y videos a los rostros de nuestros compañeros son utilizados para crear expedientes incriminatorios y crear las condiciones para la represión selectiva. ¿Por qué el pueblo debe soportar semejantes tratos? Porque así lo indican los empresarios y el Estado, contra el pueblo represión, hostigamiento, para el empresario protección, así se expresa la lucha de clases en el país.

De cualquier atentado contra la integridad física psicológica de nuestros compañeros será responsables Enrique Peña Nieto representante del Ejecutivo Federal y los altos mandos del ejército mexicano.

¡Alto a la militarización y paramilitarización del país!
¡Alto al terrorismo de Estado!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las