El Estado mediante la represión intentó detener la exigencia de justicia para las víctimas del terrorismo de Estado

, por  Chiapas , popularidad : 8%

San Cristóbal de Las Casas a 04 de junio de 2018

A los medios de comunicación
A las organizaciones populares, democráticas e independientes
A las víctimas del terrorismo de Estado
Al pueblo en general

En el mes de mayo el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo realizó diversas acciones políticas de masas como parte de la Jornada nacional de lucha: Todos somos víctimas del terrorismo de Estado, éstas a su vez, desarrolladas en el marco de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido.

Durante el desarrollo de las actividades políticas el gobierno mexicano implemento una campaña de hostigamiento y represión para intentar frenar los múltiples esfuerzos en la exigencia de justicia para las víctimas del terrorismo de Estado y la denuncia de los efectos del terrorismo de Estado como política de gobierno cuyas consecuencias recaen en el pueblo.

Uno de esos esfuerzos fue un plantón realizado durante 23 días en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, durante este tiempo de parte de las “autoridades” solo existió un mutismo cómplice por la exigencia de justicia para las víctimas, en particular por los casos de nuestros compañeros Héctor Sántiz López, Humberto Morales Sántiz, Víctor Alfonso Pérez López y Fidencio Gómez Sántiz, pretenden con ello mantener los casos en la impunidad y proteger a los responsables materiales e intelectuales.

La solidaridad a los familiares y la exigencia de presentación con vida de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya fueron parte de esta jornada de lucha, quienes a once años de su desaparición forzada indica que es un crimen de Estado y fue perpetrado por las fuerzas policíaco-militares; el Estado demuestra claramente cómo viola su propio marco jurídico al no acatar la resolución jurídica 29/2014.

La lucha por la exigencia de presentación con vida se realizó por igual para los casos de las niñas triquis Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, el luchador social Francisco Paredes Ruíz, el activista político Teodulfo Torres Soriano y las miles de víctimas detenidas desaparecidas en el país.

El Estado y sus instituciones son responsables de los distintos escenarios represivos y obstáculos provocados hacia los familiares, organizaciones populares, organismos defensores de los derechos humanos, personalidades progresistas en exigencia de justicia, no hay acto represivo y expresión de violencia dirigido a callar toda voz de protesta que no provenga de este instrumento represivo de la clase en el poder, por tanto, los diferentes actos represivos, hostigamiento, espionaje, calumnias y señalamientos dirigidos contra el FNLS tienen patente en el Estado.

Tan sólo en el desarrollo de la reciente Jornada nacional de lucha los ejemplos son palpables, de cómo el Estado mediante la violencia institucional en sus diversas modalidades intentó cerrar el paso al clamor de justicia de los familiares de nuestros compañeros víctimas, más los esfuerzos de nuestra organización por desenmascarar la nefasta continuidad de la práctica de las desapariciones forzadas, las incontables víctimas provocadas por el terrorismo de Estado y de cómo esta política gubernamental la ejecutan mediante sus fuerzas policíaco-militares.

La intensificación del hostigamiento y espionaje policíaco militar contra los compañeros del ejido Río Florido, del municipio de Ocosingo fue evidente, estos acontecimientos son el indicativo de una amenaza de incursión militar, porque a la fecha no desiste la presencia de drones, vehículos sin placas que rondan en las cercanías del lugar y el sobrevuelo de un helicóptero realizado el pasado 23 de mayo sobre el ejido propiedad de la MARINA.

Los desalojos violentos ocurridos el 1° y 15 de mayo en el kilómetro 46 de la autopista San Cristóbal – Tuxtla son dos acontecimientos que nos develan cómo escala la violencia de las fuerzas policíacas en su intento por silenciar nuestras exigencias de justicia y el desenmascaramiento del gobierno federal y estatal, porque queda al descubierto su esencia antipopular, su servilismo a los grandes empresarios. No hablan de las víctimas del terrorismo de Estado pero sí de defender los intereses empresariales.

Esa es una de las causales explicativas de la brutalidad represiva de las fuerzas policíacas ejecutada el pasado 30 de mayo contra nosotros, mientras realizamos acciones políticas de denuncia en la última fecha de la semana internacional de detenido desaparecido; lo sucedido ese día en el crucero conocido como San Pablo coloca con mayor nitidez al Estado como el responsable de los múltiples crímenes de lesa humanidad, porque intenta callar toda voz crítica que desenmascare su nefasta actitud.

En el cierre de esa semana emblemática el compañero Pedro Bautista Calvo fue detenido-desaparecido temporalmente por elementos de la policía estatal preventiva, por el testimonio del compañero en ningún momento fue presentado a la fiscalía, estuvo cautivo en un cuarto obscuro, bajo tortura le cuestionaron quién es el líder de la organización, previo a su liberación fue amenazado de muerte o bien con desaparecerlo.

Este caso es otra prueba contundente de quiénes son los perpetradores de los crímenes de lesa humanidad; es una nítida evidencia de la sistematicidad con la cual se ceba la represión contra nosotros, por tanto, es falso que hayan presentado al compañero a la Fiscalía del Ministerio Público como se difundió en algunos medios de comunicación.

Reprimir al pueblo que lucha por justicia para hijos, hermanos, esposos, padres, etc. desaparecidos o ejecutados extrajudicialmente es un acto propio de un gobierno represor, profascista, a quien no le importa el derecho a la vida de sus “gobernados”, así manifiestan su odio cuando el pueblo se defiende y protesta.

En este contexto, debido a la movilización y acciones políticas de masas el pasado 31 de mayo, logramos la libertad de tres compañeros presos políticos Erasto Méndez Gómez, Pedro Méndez Gómez, Guadalupe Wilfrido Gómez López quienes estaban recluidos injusta e ilegalmente en el CERESO 10 en Comitán de Domínguez; del mismo modo se logró la atención médica para los compañeros heridos quienes hasta este momento, tres permanecen hospitalizados.

Los hechos represivos del 30 de mayo prueba la esencia represora del gobierno chiapaneco y el candidato de la ultraderecha Ricardo Anaya, porque fue éste quien exigió la represión contra nosotros, por la vía de los hechos, prueba que no le interesa las miles de víctimas de desaparición forzada mucho menos la exigencia de justicia de los familiares y la erradicación de esta práctica deleznable.

El candidato de la coalición Por México al Frente demostró su esencia represora, tal como antaño lo hizo Felipe Calderón Hinojosa, entonces ¿qué podemos esperar de los presidenciables cuando todos están sujetos a los designios de la voluntad oligárquica? Demagogia, una actitud servil a las exigencias neoliberales, ésta implica más represión y terrorismo de Estado para el pueblo.

A este contexto represivo no escapa Pedro Gómez Bámaca y su grupo, porque también tienen responsabilidad en los actos deleznables ocurridos contra el FNLS el pasado 30 de mayo, dado que mediante su labor policíaca al emprender una campaña de señalamientos dolosos y calumnias contra nosotros, sus dichos se materializaron en la represión masiva contra nuestros compañeros.

Cuando los agentes de Estado como Bámaca y compañía nos señala como “grupo paramilitar”, “grupo de choque” o “policía política” sólo allana el camino a la represión masiva y selectiva, los resultados están a la vista, así se concreta la labor nefasta del oportunismo contra una organización independiente, solidaria con familiares que exigen justicia para sus seres queridos, por los detenidos desaparecidos del país. Es cómplice del gobierno y promotor del terrorismo de Estado.

Por todo lo anterior:

  • En el desarrollo de la Jornada nacional fue notable la actitud represora del Estado contra el FNLS, quiso detener y obstaculizar la denuncia de la realidad de crímenes de lesa humanidad que prevalece en el país; con represión trata de someter la indignación de nuestros compañeros familiares de las víctimas del terrorismo de Estado.
  • Silenciarnos es otra de sus pretensiones para dejar de solidarizarnos con los familiares de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, no quiere escuchar del pueblo consignas que exigen su presentación con vida y que condenan la responsabilidad del Estado por este y los miles de crímenes cometidos contra los hijos del pueblo.
  • Mediante los casos de represión y las víctimas arrojadas por el terrorismo de Estado podemos constatar cómo el gobierno y sus instituciones ejercen el monopolio de la violencia contra el pueblo, por tanto, el Estado es el violento, no el pueblo, los desposeídos recurrimos a nuestra creatividad para forjar los medios para nuestra protección colectiva, entonces, estamos en nuestro legítimo derecho a defendernos.
  • Lo que el pueblo atestiguó en pleno cierre de la Jornada nacional y la culminación de la semana internacional del detenido desaparecido, fue un ejemplo de combatividad y creatividad del pueblo, porque existe un gobierno represor cuyo diálogo se basa en la violencia a través de sus policías con toletes, gas lacrimógeno y escudos, contra el pueblo que consigna y lucha contra el terrorismo de Estado y el alto al cometido de crímenes de lesa humanidad.
  • Manifestamos nuestro reconocimiento a los hombres y mujeres del pueblo que sin dudar brindó la solidaridad a nuestros compañeros heridos de la represión el pasado 30 de mayo y durante el desarrollo del plantón en esta ciudad, a todos ellos nuestro saludo combativo y fraterno de parte del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo.

En ese contexto, convocamos al pueblo a organizarse de manera independiente y resistir con combatividad porque todos somos víctimas del terrorismo de Estado, y los efectos perniciosos de la represión y la política antipopular del gobierno los tenemos a la vista. No esperemos a ser víctimas para organizarnos y denunciar.

¡Alto al terrorismo de Estado!
¡Alto a la militarización y paramilitarización del país!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las