40 aniversario luctuoso de nuestros compañeros Nicolás Anastasio, Nicolás Baltazar y Nicolás Tolentino

, por  Huasteca , popularidad : 1%

Huasteca y Sierra Oriental, 14 de Mayo de 2017

A LAS ORGANIZACIONES POLÍTICAS Y POPULARES
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS (ONGs)
A LAS PERSONALIDADES PROGRESISTAS, ESTUDIANTES Y PROFESIONISTAS HONESTOS
A NUESTROS HERMANOS OBREROS Y CAMPESINOS DEL PAÍS
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN LOCAL, NACIONAL E INTERNACIONAL
COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS

En el marco de la Jornada Nacional de Lucha: Las víctimas del terrorismo de Estado son del pueblo, no desistiremos ¡HASTA ENCONTRARLOS!; el FDOMEZ-FNLS conmemora el 40 aniversario luctuoso de nuestros compañeros Nicolás Anastasio, Nicolás Baltazar y Nicolás Tolentino; masacrados por pistoleros de las hordas caciquiles locales con la omisión, comisión y aquiescencia del Estado, en la comunidad de Huitzotlaco municipio de Atlapexco, Hidalgo, el 14 de Mayo de 1977.

Durante esos años éramos un movimiento popular incipiente en lucha espontánea por la recuperación y usufructo de nuestras tierras por la vía del hecho; derecho negado institucionalmente por décadas. Tierras que se encontraban acaparadas por los caciques terratenientes, resabios feudales que se negaban a desaparecer, pero, a través de la organización y unidad de la lucha popular con carácter insurreccional fueron combatidos tenazmente.

Osadía por nuestra dignidad y libertad que desde entonces el Estado y sus secuaces pretendieron escarmentarnos y aniquilarnos con ejecuciones extrajudiciales, masacres y desapariciones forzadas de cuyas órdenes, con discriminación y odio de clase, eran: “denles tierra, pero dos metros hacia abajo a los calzonudos, indios patarrajada”; éstas fueron concretadas con la ejecución de múltiples crímenes de lesa humanidad y de Estado contra el pueblo que nos hicieron identificar a nuestros enemigos de clase. Así, desde principios de la década del 70 emprendimos el escabroso sendero de lucha por la tierra, su defensa y por el socialismo.

Más de cuatro décadas en persistente lucha combativa por sacudirnos el yugo opresor y explotador que representa la clase en el poder. Tiempo en que hemos entendido y comprobado en carne propia que imponen su hegemonía a través del terror como política de gobierno y de Estado, pero también hemos adquirido experiencias aleccionadoras: que solo con las acciones políticas de masas del pueblo unido y organizado del campo y la ciudad hemos podido arrancar parte de nuestras demandas económicas, políticas y sociales, de ahí nuestra consigna ¡por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!

Nuestros logros:

  1. Como demanda de primer orden recuperamos la tierra, pero lo fundamental conquistamos nuestra dignidad, la vida y la libertad sojuzgadas desde tiempos inmemoriales por el poder caciquil-burgués. Tierra y libertad que ha costado sangre de miles de hermanos nuestros del campo y la ciudad; legítimos derechos que nunca han sido ni serán dotados por programas y políticas benevolentes el Estado.
  2. Exigimos y logramos reconocimiento oficial de los Nuevos Centros de Población que derivó en llegada de maestros y posteriormente la construcción de aulas para una parcial educación de nuestros niños, que a pesar de ello, hoy son un logro por esfuerzos propios y colectivos que hayan alcanzado un nivel cultural que a nuestros antecesores les fue negado. Derecho a la educación que nuevamente está siendo coartado y privatizado.
  3. Introducción de la energía eléctrica, entre otros servicios básicos aún limitados, en la mayoría nuestros pueblos y comunidades, por mencionar algunos. Beneficios para todo el pueblo organizado y no organizado. No pretendemos reproducir el discurso propio de merolicos políticos de oficio; solo para prueba a los incrédulos que se niegan a reconocer el fruto de quienes sin escatimar esfuerzos entregaron su vida y sangre por una noble causa, hombres, mujeres y niños que viven en la memoria colectiva y en la historia de lucha de nuestro pueblo.

Preciso es señalar que todo ello fue posterior a la represión que fuimos objeto en la década del 80 cuando el Estado pretendió apaciguarnos con métodos violentos, pero al no lograr su cometido implementó la guerra de baja intensidad para mediatizar el descontento a través de dádivas, corruptelas, programas asistenciales, obras de “relumbrón” y labor social del ejército y marina. Política perversa y demagoga que hasta hoy son utilizados contra todo el pueblo con fines contrainsurgentes.

Aclaramos que no es nuestra intención magnificar los hechos, solo explicar a nuestro pueblo las causas que nos dieron origen, los costos y nuestros logros durante el transcurso de más de 40 años de lucha, porque hay quienes desde una posición muy cómoda, por ignorancia política o dolo, calumnian, cuestionan y señalan con la clara intención de deslegitimar la lucha popular organizada.

Hoy recordamos a tres entrañables compañeros, hermanos de lucha y de clase, pero con la lucha cotidiana y persistente honramos a todos aquellos que han regado con su sangre las tierras que usufructuamos colectivamente; solo por necesidad e ignorancia política es que unos han mercantilizado la tierra, otros por desclasados se han aliado a los verdugos del pueblo y han traicionado los ideales libertarios por los que han ofrendado su vida todos los compañeros caídos.

Por ellos, por las futuras generaciones, por nuestras demandas económicas, políticas y sociales, por nuestras demandas históricas reafirmamos que, ¡por la liberación proletaria del campesino! ¡Venceremos! ¡Zapatismo y socialismo! ¡Hasta la victoria siempre! Porque hoy más que nunca es necesidad imprescindible la lucha por el socialismo como alternativa viable ante la barbarie capitalista.

Es erróneo y de claudicantes e inconsecuentes quienes afirman que nuestra lucha y nuestros muertos son cuestiones del pasado, de los cuales hay que despojarse y olvidarse como objeto que se utiliza y desecha, porque mientras necesitaron de la organización estuvieron en ella y después de cubrir su necesidad hoy reniegan y se desdicen mientras disfrutan cómodamente el fruto de la lucha del pueblo.

¡Porque el color de la sangre jamás se olvida! ¡Los masacrados serán vengados! ¡La tierra no se vende, con la lucha se defiende! No claudicaremos de nuestra lucha en tanto que no se entronicen las verdaderas demandas populares; no cejaremos de ella mientras al pueblo inerme se le masacra, ejecuta extrajudicialmente, detiene-desaparece y pretenden acallarlo a través del genocidio cometido por los transexenales gobiernos; no mientras el pueblo siga subyugado por la burguesía y la oligarquía a complacencia de los intereses imperialistas.

Con determinación y conciencia de clase sostenemos nuestras banderas de lucha independiente con estrategia, táctica y principios metodológicos claros y precisos desde nuestro origen y por las cuales persistimos hasta hoy. Desde Organización 14 de Mayo, por la masacre del 77, evolucionamos como OIPUH, FDOMEZ, MDI, FAC-MLN y como Frente Nacional de Lucha por el Socialismo constituidos desde hace 10 años.

Independiente en tanto que las centrales campesinas, partidos políticos electoreros y los de la “izquierda” oficial no representan los intereses del pueblo, solo se burlan y lucran de nuestras necesidades en todo momento y con mayor cinismo durante los procesos electorales.

Políticos de oficio que se “indignan” y condenan el desvío del erario público, tráfico de influencias, delincuencia organizada, narcotráfico y corrupción, pero ellos son producto y parte de ella, es la esencia de la política burguesa; es de la que se nutre y reproduce el modo de producción capitalista de cuyo fin es la concentración y centralización de capital en unos pocos oligarcas esquilmando a la clase de los proletarios hasta su último aliento.

Estos solo son exhibidos mediáticamente cuando convienen a ciertos intereses políticos y no se les castiga por los delitos cometidos, mucho menos por los crímenes de lesa humanidad. Al pueblo se le condena a la miseria, insalubridad y al analfabetismo; se criminaliza, masacra, ejecuta extrajudicialmente y detiene-desaparece por exigir sus legítimas demandas.

Ante la situación actual de crisis económica profunda la cual ha derivado en una crisis política del régimen, es innegable e impostergable la organización, unidad y lucha de todos los sectores populares, sin ella seguirán la desmedida expoliación y saqueo de los recursos del país y más crímenes contra el pueblo.

Por lo anterior, el FDOMEZ—FNLS, a 40 años de persistencia seguimos en pie de lucha y exigimos:

  1. Reconocimiento jurídico a la legítima posesión de la tierra.
  2. Cumplimiento de nuestras demandas económicas, políticas y sociales.
  3. ¡Juicio y castigo a los culpables de las masacres y ejecuciones extrajudiciales de nuestros compañeros, así como de todas las víctimas del genocidio transexenal!
  4. ¡Presentación con vida de nuestros compañeros, hermanos Natalio y Paulino Cerecedo, José Manuel Zaragoza, Telésforo Lara y Fidencio Gómez Sántiz; así como de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya; del Prof. Jesús Hernández Castellanos y de todos los detenidos-desaparecidos del país; y juicio y castigo a los autores materiales e intelectuales!
  5. ¡Libertad a todos los presos políticos del país y cancelación de los expedientes judiciales incriminatorios contra nuestros compañeros del FNLS!
  6. ¡Cese a los hostigamientos, ejecuciones extrajudiciales y alto a la desaparición forzada contra miembros del FNLS y el conjunto del movimiento popular!
  7. ¡Alto al terrorismo de Estado!

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE

¡ZAPATISMO Y SOCIALISMO! ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
¡14 DE MAYO! ¡NO SE OLVIDA! ¡ES DE LUCHA COMBATIVA!
¡VIVAN LOS COMPAÑEROS CAIDOS!
¡PRESENTACIÓN CON VIDA DE TODOS LOS DETENIDOS-DESAPARECIDOS DEL PAÍS Y JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES!

¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINA, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE DEMOCRÁTICO ORIENTAL DE MÉXICO “EMILIANO ZAPATA”
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO

FDOMEZ-FNLS

Navigation