En el Estado de México y Puebla se impulsan desde las estructuras del Estado acciones de saqueo en centros comerciales y franquicias, disfrazadas de protesta

, por  Puebla , popularidad : 3%

H. Puebla de Zaragoza a 9 de enero del 2017

A los medios de comunicación nacionales e internacionales
A los organismos defensores de derechos humanos
A las organizaciones populares independientes
Al pueblo mexicano

La ola de protestas a nivel nacional, por el arbitrario incremento a los precios de los hidrocarburos, se ha manifestado en acciones genuinas de protesta del pueblo tales como: marchas, tomas de caseta, clausura de instalaciones de PEMEX, recuperación de mercancías e hidrocarburos de empresas trasnacionales y nacionales de capital privado, ocupación de recintos gubernamentales.

Sin embargo, en el Estado de México y Puebla, existe la particularidad de que se impulsan desde las estructuras del Estado acciones de saqueo en centros comerciales y franquicias, disfrazadas de protesta, por medio de la participación de elementos policiacos uniformados y de civil, integrantes de organizaciones corporativas de probada filiación priista y la incorporación del lumpen para efectuar dichas acciones.

Una parte del pueblo descontento y despolitizado vio la posibilidad de recuperar una ínfima parte de la plusvalía, producto de la explotación de su fuerza de trabajo a manos del capitalista, consiguiendo artículos que difícilmente podrían adquirir con su mísero salario.

Desde los medios de comunicación, una vez más, la oligarquía exige la aplicación del estado de derecho que se traduce en la pretensión de ejecutar el estado de excepción que consiste en el control total de la población a manos del aparato policiaco-militar, suprimiendo garantías individuales. En ese sentido, el Estado, por diferentes medios, difunde rumores de ataques al pueblo por parte de “los saqueadores”, de esta forma se genera el caldo de cultivo perfecto para un enfrentamiento fratricida que busca en un primer momento soslayar su responsabilidad y después justificar su represiva intervención.

Acciones criminales que van a la par de la invención de un nuevo, omnipresente y omnipotente, enemigo interno, léase los “vándalos” y/o “saqueadores”, creando las condiciones que naturalicen, en el seno de las masas, las medidas pro fascistas del Estado policiaco-militar. Dichas medidas se caracterizan por ser inhumanas, y aun sin haber llegado al Estado de excepción, han traído nefastas consecuencias para el pueblo en lo general, y en lo particular se dirigen de manera especializada para los luchadores sociales, activistas y revolucionarios.

Es loable que el pueblo organizado y no organizado en una actitud digna y combativa nuevamente salga a las calles a pesar de que desde el Estado se ha impulsado una campaña represiva y de terror, realizando detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales y el intento por desvirtuar y deslegitimar las genuinas protestas populares; la respuesta del pueblo muestra que existe un aprendizaje por parte de las masas, de las aportaciones teóricas y prácticas que las organizaciones populares independientes han hecho; en conjunto, representa un avance cualitativo en la lucha de clases en nuestro país.

Frente a la arremetida del Estado en contra de los sectores populares, es necesaria la coordinación y alianza de todos los asalariados, oprimidos, desposeídos no sólo contra las arbitrarias medidas económicas sino por las demandas generales populares como es libertad de todos los presos políticos, la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos por motivos políticos y sociales; alto a los crímenes de lesa humanidad; alto a la militarización y a la paramilitarización; por la revocación de las leyes neoliberales.

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE

¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINO, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO
FNLS

Navegar por las