La ejecución extrajudicial del compañero Ricardo Mejía Samaniego es por motivos políticos

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

Ciudad de México a 27 de septiembre de 2016

Al pueblo de México
A las organizaciones populares
A los compañeros de Izquierda Democrática Popular
A los medios de comunicación

La ejecución extrajudicial del compañero Ricardo Mejía Samaniego es por motivos políticos

La ejecución extrajudicial cometida contra el compañero Ricardo Mejía Samaniego, integrante de Izquierda Democrática Popular (IDP), es eminentemente por motivos políticos, representa un crimen de Estado, cuyo objetivo es intentar quebrantar la dignidad de luchadores sociales, activistas políticos, defensores de derechos humanos y pueblo en general.

En el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), condenamos enérgicamente la represión ejercida contra los compañeros de Izquierda Democrática Popular (IDP), orquestada por parte del Estado mexicano, cuyo saldo más nefasto es la ejecución extrajudicial del compañero y las amenazas que les hacen llegar a través de mensajes vía celular. Estas agresiones se enmarcan en la oleada represiva contra las organizaciones populares, que con la denuncia política y acciones de masas, desenmascaran al Estado mexicano como el único responsable del terrorismo de Estado.

El Estado mexicano fijó el objetivo en la humanidad del compañero, quien por su actividad y militancia política es asesinado de manera arbitraria. Lo privan del derecho a la vida, de su seno familiar, amigos y compañeros de lucha para impedir el avance de su organización, la cual, se ha caracterizado por ser independiente.

Los argumentos de fincar la responsabilidad de este artero crimen a un “asesino solitario” es una burda maniobra de garantizar la impunidad a los autores materiales de en el cometido de la ejecución extrajudicial. Las recientes amenazas vía mensajes de texto por teléfono celular es una evidencia más que esta oleada represiva tiene patente en las altas esferas de los cuerpos represivos que conducen en cadena de mando a las estructuras del Estado mexicano.

El actuar de los autores materiales de estos crímenes contra luchadores sociales y activistas políticos denota una total impunidad, porque resulta inverosímil que actúen con tanta facilidad y puedan “huir” con tal cinismo que para las autoridades es “imposible” dar con ellos. Sólo existe una forma de tipificar este hecho, impunidad y colusión del gobierno del Estado de México y el gobierno federal, porque el primero no puede eludir su responsabilidad, ya sea por omisión o comisión, como parte del Estado mexicano.

Brindamos la solidaridad, porque nos identifica nuestro origen de clase, y porque hemos sido víctimas de la política de terrorismo de Estado con el intento de ejecución extrajudicial de cinco de nuestros compañeros el 7 de noviembre del año 2015 y la desaparición forzada del compañero Fidencio Gómez Sántiz, el 5 de marzo de 2016. En estos momentos se devela una forma de actuar de los responsables materiales y el manto de la impunidad que cubren sus crímenes.

Existe una línea general que describe el actuar de los criminales de Estado, sus víctimas son del pueblo trabajador, muchos de ellos activistas políticos, que adoptan una posición política ante el baño de sangre que se ejecuta desde el gobierno federal, representado por Enrique Peña Nieto y los gobiernos estatales.

Desde el Estado y sus personeros han cerrado filas contra el avance del descontento popular, con crímenes de Estado y de lesa humanidad intentan impedir que el pueblo tome conciencia de su condición de explotado y oprimido. Los sectores organizados son las víctimas de estos crímenes, los ejecutan con tal saña para intentar mellar sus convicciones de lucha, sin embargo, somos estos sectores los que no nos doblegamos, que no cedemos ni un ápice en la lucha por las libertades políticas, aun y a pesar del terrorismo de Estado.

Definidas están las trincheras en el campo de la lucha popular, al Estado y política de represión no se le podrá hacer frente con acciones dispersas, se hace necesario articular la lucha de manera conjunta para exigir cese a la represión, alto a la política de terrorismo de Estado, presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos; libertad a los presos políticos; y juicio y castigo a los responsables.

Es momento de dar pasos concretos para coordinar las acciones políticas de masas en el plano nacional para arribar a la unidad de acción. Porque somos hermanos de clase y nos identifica el mismo dolor e indignación, que sean éstos trasformados en combatividad que nos permitan forjar la unidad popular.

Responsabilizamos a Enrique Peña Nieto, presidente de la República y a Eruviel Ávila gobernador del Estado de México de la integridad física y psicológica de los compañeros de Izquierda Democrática Popular; así como de todas las organizaciones populares que desarrollamos práctica política en pos de los derechos constitucionales y libertades políticas.

¡Juicio y castigo a los responsables de la ejecución extrajudicial del compañero Ricardo Mejía Samaniego!
¡Alto al terrorismo de Estado!
¡Alto a la militarización y paramilitarización del país!

¡Por la unidad, obrera, campesina y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation