Por nuestros presos políticos y de conciencia, por la ausencia física que representan los detenidos-desaparecidos, por las vidas segadas por las hordas mercenarias, exponemos a nuestro pueblo lo siguiente:

, por  Huasteca , popularidad : 2%

Huasteca y Sierra Oriental, septiembre 15 del 2016

A las organizaciones populares, democráticas e independientes
A los organismos defensores de los derechos humanos
A los medios de comunicación nacional e internacional
Al pueblo de México

Por nuestros presos políticos y de conciencia, por la ausencia física que representan los detenidos-desaparecidos, por las vidas segadas por las hordas mercenarias, exponemos a nuestro pueblo lo siguiente

Los sectores populares organizados en el FNLS conmemoramos el 206 aniversario del inicio de la guerrea de independencia y el 39 aniversario de la lucha por la tierra, su defensa y por el socialismo; memoria histórica de lucha y resistencia contra el yugo opresor y explotador de ayer y hoy en la que seguimos persistiendo por la consecución de nuestras demandas económicas, políticas y sociales postergadas por los gobiernos antipopulares burgueses, pro-fascistas, pro-oligarcas y pro-imperialistas.

Gestas de lucha popular combativa en las que han ofrendado la vida millones de mujeres y hombres que dignamente derramaron su sangre contra la conquista, por la independencia, libertad y justicia. Ejemplos de tenaz resistencia de los pueblos originarios encabezadas por Cuitláhuac y Cuauhtémoc contra las hordas mercenarias europeas; de la Guerra de Independencia dirigida por Hidalgo, Morelos, Vicente Guerrero, entre otros, que abolió más de tres siglos de esclavitud y coloniaje de la corona española.

Experiencias que ilustran el carácter indómito del pueblo al alcanzar cierto nivel de conciencia resultado de las condiciones de pobreza y miseria; opresión y explotación que laceran la vida de la mayoría del pueblo mexicano, se apresta decididamente a la lucha. “Más vale morir de pie que vivir para siempre de rodillas”.
Lucha de clases que marcan el desarrollo cualitativo de las distintas expresiones de lucha popular en las distintas etapas históricas que le ha tocado vivir y enfrentar nuestro pueblo. Momentos de auge y aparente calma, los marcados flujos y reflujos de las confrontaciones antagónicas que ilustran innegablemente de cada cual en defensa de sus intereses de clase hasta hoy.

En más de tres décadas se ha instaurado el régimen neoliberal para esquilmar al pueblo y sus recursos naturales a pesar de las constantes manifestaciones de protesta, en ciertos momentos en levantamientos insurreccionales, por legítimas demandas populares a los que el Estado ha respondido con la más cruenta represión.

Durante 5 sexenios y lo que va del periodo peñista han desangrado al pueblo en lucha. Masacres contra 17 campesinos en manifestación política en Aguas Blancas y 11 más en El Charco, Gro.; contra la insurrección zapatista, contra 45 indígenas en Acteal y El Bosque, Chiapas; represión contra la comunidad estudiantil del CGH de la UNAM; cruenta represión contra campesinos en defensa de la tierra en San Salvador Atenco, estado de México; contra el movimiento popular-magisterial en Oaxaca que una parte dio origen a la APPO; masacres en Tlatlaya estado de México; y, Tanhuato, Michoacán.

Suman alrededor de medio millón de desapariciones forzadas en la actualidad, entre los que se encuentran los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, reivindicados por el PDPR-EPR; de las hermanas indígenas Triquis Daniela y Virginia Ortiz Ramírez; el defensor de derechos humanos Francisco Paredes Ruiz, el indígena chatino Lauro Juárez, el profr. Carlos René Román Salazar, Daniel Gómez Caña, el luchador social Teodulfo Torres Soriano, los 43 normalistas y más recientemente nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz de Chiapas; de quienes se exige permanentemente a través de la lucha jurídica-política su presentación con vida así como de todos aquellos que se encuentran en esa aberrante situación.

Ejecuciones extrajudiciales selectivas como la del luchador social y dirigente de la lucha Triqui Heriberto Pazos Ortiz en Oaxaca; Maricela Escobedo y Josefina Reyes Salazar en Chihuahua; Rocío Mesino en Gro.; del luchador social Gumaro Amaro y Fermín Mariano Matías en Puebla; de la periodista Regina Martínez y el ecologista Noé Vázquez en Ver.; la abogada Digna Ochoa, del maestro Kuykendal, el fotoperiodista Rubén Espinoza y Nadia Vera en la Ciudad de México; Jorge Andrés Hernández Ramírez de la huasteca hidalguense; del compañero Héctor Sántiz López de Chiapas; la más reciente la de Ricardo Mejía Samaniego en los Reyes la Paz Edomex., el pasado 10 de septiembre que se suma a aproximadamente 200 mil en todo el país.

Crímenes de lesa humanidad y de Estado del pasado reciente que se han denunciado en su momento y por las que hemos desarrollado la lucha política-jurídica concretada en acciones políticas de masas de diversa índole por la que se ha logrado una resolución judicial del Noveno Tribunal Colegiado de Primer Circuito en Materia Penal del TSPJF en lo que respecta a la investigación y localización de los revolucionarios del PDPR-EPR Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, en lo que deberá derivar el juicio y castigo a los culpables.

Denuncia y exigencia legítima en la que se han sumado diversos sectores populares que deja claro en ese transcurso el carácter antipopular y pro-fascista del Estado mexicano que en vez de acatar dicha resolución emanada de su propio marco jurídico-constitucional, responde en nuestra contra con mayor ferocidad a través de intentos de ejecuciones extrajudiciales y de más desapariciones forzadas y hostigamiento en Oaxaca, Michoacán, Ciudad de México, Chiapas, Puebla, Hidalgo y Veracruz.

Acciones de terrorismo de Estado dirigidos contra nuestro FNLS y asociaciones de familiares de detenidos-desaparecidos como los ocurridos contra la joven estudiante de la UMSNH Rosa Hernández Reyes, que fue arrollada con toda premeditación y ventaja que la dejó con secuelas de por vida; del 7 de noviembre de 2015 en la Ciudad de México el intento de ejecución extrajudicial contra cinco compañeros nuestros donde tres de ellos resultaron heridos de bala y con secuelas graves en su humanidad, Jesús Hernández Reyes, Matías Flores Hernández y Rubicel Hernández García.

Agresiones directas contra los compañeros del ejido El Carrizal, Chiapas; concretamente del reciente ataque paramilitar que intentó tomar por asalto la comunidad, donde 15 sujetos se acercaron a 200 metros de distancia y accionaron distintas armas de grueso calibre de uso exclusivo del ejército, asesorados y dirigidos por el instrumento policiaco-militar el pasado 11 de agosto del año en curso.

Es preciso mencionar el desarrollo de la protesta magisterial-popular contra las leyes neoliberales en general y en lo particular contra la educativa-laboral punitiva, que por determinación de clase la oligarquía da la orden de no escuchar y ni responder favorablemente a las justas demandas populares, para únicamente responder con la violencia y terror de Estado que en esta ocasión nuevamente topó con la respuesta combativa del pueblo en Nochixtlán, Oaxaca.

A pesar de los hechos sangrientos, resulta aleccionador para todo el movimiento popular que pese a todo el armamento del instrumento policíaco-militar y paramilitar, la respuesta organizada y combativa del pueblo impidió que la protesta fuera ahogada en sangre conforme a lo habían fraguado por los grupos de poder oligarcas y todo el aparato del Estado.

Enfrentamos la feroz imposición de las leyes neoliberales a través del terrorismo de Estado por orden y complacencia de la oligarquía nacional, extranjera y del imperialismo. Violencia institucional que ha cobrado miles y miles de víctimas en vidas humanas, detenidos desaparecidos, presos por motivos políticos y sociales, desplazamientos y expatriaciones forzadas que expresan los intereses de clase de quienes detentan el poder en el país.

Por nuestros presos políticos y de conciencia, por la ausencia física que representan los detenidos-desaparecidos, por las vidas segadas por las hordas mercenarias, por el trabajo que dignifica al hombre como ser natural y genérico, por el régimen de propiedad social de la tierra y de todos los recursos naturales, por la vida y la libertad; exponemos a nuestro pueblo:

  1. Si el análisis histórico-social confirma la lucha de clases antagónica, indica precisamente la lucha irreconciliable entre las clases; la burguesía que detenta el poder que oprime y explota al proletariado y este que sólo posee su fuerza de trabajo y lucha por sobrevivir, pero que en él se erige la riqueza social que le es arrebatado, entonces queda de él darse cuenta de su condición y clase social para organizarse, unirse al resto del pueblo de su misma clase para luchar en defensa de sus propios intereses.
  2. Si en determinadas etapas de la lucha económica, política y social sus derechos son escamoteadas y en vez de una respuesta favorable a sus planteamientos topa con diversas formas de coacción del Estado a través de chantajes, dádivas, cooptación y demás intentos de soborno, acudir a denuncia inmediata para desenmascarar sus pretensiones es una necesidad para evidenciar la verdadera esencia del Estado mexicano.
    Señalar que no se cubren ni resuelven las necesidades mínimas del pueblo, ni es el precio mínimo de la dignidad humana, que es la prostitución política la que permite amasar grandes fortunas politicastros de toda ralea, a expensas del trabajo de la mayoría lo que hace que se actúe en la creencia que todos son de su condición; dar a conocer esta verdad a las masas populares, es elevar la conciencia política y dignificar al pueblo.
  3. Si a pesar, de estar organizados en torno a nuestras demandas de sector enfrentamos la misma política represiva del Estado burgués mexicano, nos indica que debemos unirnos y organizarnos diversos sectores populares para homogenizar nuestras concepciones político-ideológicos y definir nuestros principios y tareas políticas para la coordinación de esfuerzos en defensa de nuestros intereses comunes, es decir, marchar en torno a las coincidencias y discutir con madurez política nuestras divergencias y así poder luchar en mejores condiciones contra los embates represivos del Estado.
  4. Si a falta de conciencia política de una parte del pueblo no logró percibir los embates que implicarían en su contra las reformas neoliberales fraguadas en su momento y no actuó en consecuencia, hoy ya impuestas como leyes obligan ineludiblemente a los sectores populares a pasar de la protesta espontánea a la lucha organizada y combativa junto a todos nuestros hermanos de clase.
  5. Cierto es que sólo una parte de los sectores populares organizados han protestado, principalmente por la imposición de la ley educativa de carácter neoliberal impuesta a sangre y fuego; ¿que acaso, no afecta de la misma forma la ley fiscal, a los pequeños productores del sector campesino, al pequeño comerciante, a las pequeñas y medianas empresas?
    Ni qué decir a quienes con sus propios esfuerzos han logrado el auto-empleo en su tendejón, porque a ojos vistos, a los campesinos no se les permite expender sus productos en las plazas o tianguis, tal o cual changarro se ha cerrado y el otrora dueño ha quedado sin empleo, en consecuencia sin sustento diario, sólo por poner unos ejemplos.
  6. De la ley judicial ¿acaso existe alguien ─por su condición de clase─ en este país que directa y/o indirectamente no hayan sido violentados sus derechos humanos fundamentales, en que esté involucrado alguna autoridad inquisidora? Respecto a la “iniciativa” de ley en materia agraria que se supone está detenida, ¿Por qué entonces imponen mañosamente las instituciones, a través de diversos programas, la privatización total de las tierras ejidales sin el pleno consentimiento de todos los ejidatarios? ¿acaso no está amenazado el patrimonio social-familiar que significa la parcela de la que se obtiene el sustento diario para las familias pobres?
  7. Por lo anterior, como experiencia organizativa por varias décadas de lucha con antecedentes históricos en el MDI donde logramos incidir, sin protagonismos, en las diversas expresiones del movimiento popular en varias partes del país principalmente en la lucha independiente, hoy integrados en el FNLS, reiteramos por enésima ocasión que nuestros esfuerzos de lucha deben dirigirse hacia la unidad de todos los sectores populares en lucha anti-capitalista, anti-neoliberal y anti-imperialista. Pugnar por la transformación social, por una sociedad sin explotación del hombre por el hombre, por el socialismo como alternativa viable ante los embates del régimen neoliberal del capitalismo en su fase imperialista.

Si a nuestro pueblo organizado o no organizado, en lucha o no, se le persigue, encarcela injustamente, masacra, ejecuta extrajudicialmente, detiene-desaparece por su condición de clase, de luchador social, revolucionario, defensor de derechos humanos, del medio ambiente… Es imprescindible organización y unidad de todo el pueblo para la generalización de las acciones políticas de masas y actuar en con la combatividad y creatividad que la necesidad demande contra el terrorismo de Estado antes de ser masacrados.

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE

¡PRESENTACION CON VIDA DE TODOS LOS DETENIDOS-DESAPARECIDOS POR EL REGIMEN!
¡ESCLARECIMIENTO DE LAS EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES!
¡JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES!
¡LIBERTAD A TODOS LOS PRESOS POLITICOS Y DE CONSCIENCIA!
¡ALTO AL TERRORISMO DE ESTADO!
¡PRESENTACION CON VIDA DEL COMPAÑERO FIDENCIO GOMEZ SANTIZ!

¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO
FNLS

Navegar por las