La libertad de Venturino y Asunción nos da la razón: su encarcelamiento fue por consigna política

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

Ciudad de México a 4 de noviembre de 2021

A la opinión pública
A los familiares de presos políticos

La libertad de nuestros compañeros Venturino Torres Escobar y Asunción Gómez Sánchez es un botón de muestra de que en México se castiga a quien defiende los derechos y libertades políticas, a quien lucha contra la pobreza y miseria en el país, al que por su forma de pensar y disentir decide impulsar la lucha por mejores condiciones de vida y trabajo.

La libertad de los compañeros no se da por la buena voluntad de las autoridades, mucho menos por las buenas intenciones gubernamentales, sino por la coordinación de esfuerzos jurídicos, de derechos humanos y políticos; esfuerzos materializados en la denuncia, acciones políticas de masas, la documentación de derechos humanos, los recursos jurídicos y la solidaridad del pueblo que nunca dudó de la inocencia de nuestros compañeros.

Venturino y Asunción salen en libertad absolutoria, su caso se suma al del compañero Armando Hernández Sánchez, quien salió exonerado. En todo momento denunciamos que eran inocentes y que la fiscalía del estado de Chiapas les había fabricado los delitos que supuestamente les imputaban, les fabricaron carpetas de investigación a modo con la intención de mantenerlos el mayor tiempo posible tras las rejas.

En las diferentes fiscalías del país se elaboran carpetas de investigación a modo, se justifican las detenciones arbitrarias e ilegales, se elaboran procesos jurídicos tortuosos para generar desánimo en los familiares que exigen justicia y en los presos para que desistan de su lucha, eso se traduce en indolencia, dilación y desgaste. Prácticas institucionales que sexenio tras sexenio se cometen, independientemente de quien asuma la silla presidencial se realizan.

La administración actual mantiene en las instituciones de “justicia” y legislativas a los perpetradores de cientos de miles de crímenes de Estado y de lesa humanidad, sin recibir castigo alguno deambulan por los pasillos institucionales como si nada hubieran hecho; ejemplo de ello, es el caso de Jorge Luis Llaven Abarca, exfiscal de Chiapas, quien es denunciado por familiares de víctimas y organizaciones populares como torturador, mientras estuvo en la fiscalía, en la administración de Rutilio Escandón Cadenas, cometió de manera sistemática y generalizada graves violaciones a los derechos humanos contra el pueblo organizado y no organizado.

Hoy este agente de Estado está en Palacio Legislativo como diputado federal, ronda por esos pasillos institucionales como si nada hubiera hecho, sin recibir castigo alguno de los crímenes de Estado y lesa humanidad que cometió mientras estuvo en la fiscalía, pese a ello en lugar de castigarlo, es premiado con nuevos cargos en las estructuras de gobierno.

Llaven Abarca es gente de Estado, fue quien orquestó, junto con otros políticos de oficio, la ofensiva represiva contra el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) en el año 2019, fecha en la que detuvieron de manera ilegal al compañero Javier González Díaz, a quien desaparecieron de manera forzada por más de 25 horas, tiempo en el que fue brutalmente torturado. Los agentes policíacos que lo “interrogaban” le pedían nombres y datos de la organización con la intención de cometer más detenciones contra integrantes de la organización.

Posterior a esa grave violación a los derechos humanos cometen la siguiente detención arbitraria contra el compañero Armando Hernández Sánchez, a quien también torturaron y le pedían información sobre la organización, un mes después detienen injustamente a los compañeros Venturino Torres Escobar y asunción Gómez Sánchez. Detenciones ilegales y arbitrarias cometidas en el 2019, quien estaba como fiscal de la entidad chiapaneca era Jorge Luis Llaven Abarca, hoy diputado federal por Morena.

Los compañeros estuvieron poco más de dos años presos injustamente, el gobierno de Chiapas los mantuvo como rehenes políticos por defender el legítimo derecho a la posesión de la tierra, defender los derechos y libertades políticas y luchar por el socialismo en México.

Aunque desde Palacio Nacional se arengue que en México se respeta el derecho a disentir, con la detención de los compañeros y su salida del CERSS de manera incondicional demuestra todo lo contrario; la administración morenista de Rutilio Escandón Cadenas los encarceló por solidarizarse con los familiares de los detenidos desaparecidos, en específico de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez, Edmundo Reyes Amaya y la de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz, así como exigir alto a la represión contra el FNLS.

La libertad de los compañeros Armando, Venturino y Asunción nos da la razón, no había elementos para su detención y privación de la libertad por más de dos años; en los casos de los compañeros no existen elementos que justifiquen su injusta reclusión. Por eso señalamos que fueron detenidos de manera injusta por agentes policíacos y trasladados al CERSS No 14 El Amate, Chiapas, les violaron todo el protocolo jurídico-judicial y fueron tratados como “delincuentes”, sin serlo.

El sistema de justicia en México se aplica con doble rasero, a los políticos de oficio que cometen delitos de corrupción, pederastia o hacen uso indebido del erario público les permiten llevar el proceso en libertad, a ellos toda la garantía de la ley; mientras, a los luchadores sociales, activistas políticos, defensores de los derechos humanos, se les viola todo protocolo jurídico e inmediatamente les dan el trato de “delincuentes” sin comprobar la causa del delito.

Desde la fiscalía se violan los derechos constitucionales y humanos del pueblo trabajador, elaboran carpetas de investigación a modo para justificar las supuestas detenciones y consignar a quienes no tienen los medios políticos y económicos para hacer una defensa jurídica adecuada. Así es como las cárceles están llenas de personas inocentes, quienes sin deberla ni temerla, por el simple hecho de pasar por el lugar, coincidir con el nombre o llevar tal prenda de vestir están presos.

Si tres de nuestros compañeros salieron absueltos, no hay duda de que Javier González Díaz, Leobardo Reyes Meza e Higinio Bustos Navarro son inocentes, no hay titubeo en señalar que los delitos que les imputan son fabricados, son hechos a modo para mantenerlos el mayor tiempo posible tras las rejas.

Nos congratulamos la libertad de Armando, Venturino y Asunción no obstante, aún quedan tres compañeros presos injustamente, la lucha por su libertad continúa, no cesará hasta que todos queden en libertad, el tiempo que permanezcan en la cárcel es el mismo que utilizaremos para la denuncia y acciones políticas de masas.

Atentamente
¡Porque ser luchador social no es sinónimo de delincuente!
Comité de familiares de presos políticos
“Voces de libertad”

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation