Las calumnias y señalamientos dolosos no soportan el juicio inescrutable de la práctica política de los luchadores por el socialismo

, por  Ciudad de México , popularidad : 12%

Ciudad de México a 28 de octubre de 2021

A las bases democráticas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación
A la opinión pública

Quienes conformamos el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), nos vemos en la necesidad de pronunciarnos ante los señalamientos tendenciosos esgrimidos por personajes que se sustentan como representantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

El día lunes 18 de octubre del presente año, en la sección de ESTADOS del diario de circulación nacional La jornada, el reportero Ernesto Martínez Elorriaga, corresponsal de este diario en Michoacán, suscribe una nota con información proporcionada por Gamaliel Guzmán, quien se ostenta como secretario general de la Sección XVIII. A través de esta entrevista, este personaje vierte una serie de declaraciones que aluden a nuestra organización con toda una plétora de infundios y calumnias que nos vemos en la necesidad de emitir nuestra opinión por enésima ocasión.

Las calumnias secundadas por el oportunismo no podrán minar la decisión de lucha de quienes conformamos este esfuerzo político organizativo de carácter nacional. Nuestra práctica política está evidenciada en las actividades de masas por la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, la libertad de los presos políticos y el cese a la represión contra el movimiento popular.

En la nota periodística en mención, brilla la insustancialidad y el dolo, brota en cada línea escrita el deseo de que colocar en el blanco de la represión a esfuerzos organizativos que desarrollamos práctica fuera de los marcos burocráticos gubernamentales. Información no verídica recibe el beneplácito de las columnas nacionales, pretenden colocar el dedo inquisidor sobre el sujeto político que desarrolla práctica política consciente.

El personaje que dice representar a los trabajadores de la educación en Michoacán no tiene pudor en llamar a la represión de la base movilizada, ansía que la bota represiva se cebe sobre las masas que asumen una actividad creativa y combativa, tal actitud ramplona es propia del sujeto desclasado que ya fijó su lugar del lado de los opresores.

Poder de Base es un esfuerzo organizativo al interior de la CNTE y en específico de la sección XVIII en el estado de Michoacán, son reconocidos por el FNLS como hermanos de clase, como una expresión que retoma las banderas de luchar por mejores condiciones de vida desde la movilización combativa e independiente. No son parte del FNLS como expresión organizativa, en nuestras filas participan trabajadores de la educación de forma personal y voluntaria, por tanto, es falso que sean parte orgánica de nuestra organización.

De nosotros reciben el respeto político como un sector que lucha por demandas específicas de su sector y en general, por la superación de este régimen oprobioso. Insistir que fuimos expulsados desde hace tiempo es una cantaleta trillada que fue echada por tierra por la misma práctica política, una burda mentira para ocultar la verdad, quienes fueron expulsados fue Gamaliel y su camarilla por corruptos.

Si lo que ellos llaman acciones radicales es no transitar por la ruta de la claudicación que desmoviliza y mella el filo combativo de las masas, denota su política conciliadora con los responsables de las condiciones deplorables del sistema educativo y de los trabajadores de la educación.

Las formas corporativas de organización toman mayor relieve en aquellos sujetos que se ostentan como la representación de una organización gremial histórica, mismos que conducen sus premisas metodológicas sobre la ruta de la claudicación. Es claro que algunos de quienes ahora se asumen como parte de la dirigencia magisterial dejaron de presentar combate político bajo la tesis de “innovar” en la táctica de lucha, se traduce en una política que condena a los trabajadores de la educación estar anclados en el furgón del oportunismo y el reformismo para cosechar prebendas individuales o de grupo.

Amagar con movilizaciones o acciones que tienen punto de partida en la especulación, es la maniobra para ocultar la actitud pusilánime y la renuncia de la defensa de los intereses populares. La lucha política a nivel declarativo es la manifestación del extravío político que viven quienes dicen llamarse “dirigentes sindicales”, es parte del naufragio de quien dejó de representar fuerza política organizativa para conducir a un destacamento de lucha de clase del proletariado a la claudicación.

Es verdad que los criminales de Estado siguen libres al amparo de la impunidad que les procura el régimen, éstos son responsables de desapariciones forzadas, tortura, prisión por motivos políticos y otras graves violaciones a los derechos humanos.
Éstos no se encuentran en las filas de las organizaciones populares, de tal manera que quien insiste en la versión maniquea vertida desde los corrillos de la institucionalidad burguesa, no es por ingenuidad, expresa que decidió asumir el papel de colaborador policíaco de forma consciente y no reconoce al conjunto de explotados como sus hermanos de clase.

Los golpeadores no están de lado de los trabajadores del campo y de la ciudad aglutinados en el FNLS, se les olvida a los señores que dicen ser representantes magisteriales que son ellos quienes convocaron a grupos porriles para “tomar” las instalaciones sindicales, que se amparan al cobijo de toletes, gases y escudos de grupos antimotines del gobierno estatal para realizar sus actividades que nadie asiste.

Si son los legítimos dirigentes gremiales, ¿cuál es la razón que deban ser solícitos a los deseos del gobernador estatal saliente y protegerse detrás de los cuerpos policíacos? ¿por qué tanto temor a las bases magisteriales que demandan rendición de cuentas? La respuesta es porque se convirtieron en apéndice las distintas administraciones estatales para dar la estocada al movimiento magisterial democrático.

La mentira y calumnia reciben el espacio de ocho columnas para ser impuesta como una verdad a fuerza de la repetición mediática, se difunde sin mucho trámite para generar una corriente de opinión que coloque en la diana de la represión a esfuerzos organizativos consecuentes. En tal actitud no hay ingenuidad política, hay plena conciencia o una nada despreciable retribución económica. En honor al rigor científico, invitamos al señor reportero a darnos un espacio para exponer nuestra posición política al respecto.

Las formas de existencia parasitaria se apoderan de los bajos instintos. Una cosa es luchar por las demandas pedagógicas, didácticas y sociales para reabrir adecuadamente las aulas después del fenómeno pandémico, pero otra muy distinta es ampararse en la lucha del pueblo para hacer gala de las formas de existencia de la burguesía apelmazada de frivolidad y trivialidades. No hay dignidad en la defensa que dicen hacer del derecho a la educación, porque hay testimonio de profesores consecuentes que colocaron como primer orden en derecho de los niños y ya iniciaron a abrir las aulas para clases presenciales.

En Michoacán se vive el influjo de una correlación desfavorable para las masas trabajadoras organizadas, el oportunismo se siente fortalecido por el remozamiento de las estructuras gubernamentales, sin embargo, las fuerzas políticas combativas no deben perder el horizonte político, no hay razón para errar el camino, de las formas institucionales de la democracia burguesa no emerge el representante de los intereses populares.

No es tiempo de asumir una actitud contemplativa, es momento de preparar políticamente la respuesta organizada que desenmascare al oportunismo como un apéndice de la clase que detenta el poder, ellos son la personificación el poder que oprime y explota al pueblo.

A los compañeros de las bases democráticas de la CNTE en todos los estados del país, los exhortamos a realizar un análisis profundo de la coyuntura que nos toca vivir, a ejercer la crítica y autocrítica sobre los resultados de una táctica de lucha, la práctica es el criterio de verdad para juzgar la validez o improcedente de una ruta metodológica de trabajo.

A los estudiantes normalistas y universitarios los conminamos a desarrollar un juicio crítico sobre la política gubernamental que declara una ofensiva a la educación pública, existe la pretensión de eliminar todo espacio que figure como el elemento organizador y de educación política del joven estudiante. Esa es la explicación de la estocada que se quiere dar a los albergues estudiantiles universitarios y de las normales rurales.

No callaremos ante la calumnia, no cejaremos nuestra denuncia para quitar el velo que encubre a los enemigos de las masas trabajadoras amparados en supuestas representaciones populares. Quienes desarrollamos la lucha política por la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, la libertad de los presos políticos y cese a la represión nos reconocemos en la acción combativa en las calles, aquí esperamos vernos con quienes siguen fieles a los principios fundacionales de la CNTE.

Fraternal y combativamente
Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation