La vinculación a proceso de nuestro compañero Leobardo Reyes Meza es el signo inequívoco de la utilización del estado de derecho burgués para castigar la protesta popular

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 7 de julio de 2020

A la opinión pública

La detención arbitraria de nuestro compañero Leobardo Reyes Meza y su vinculación a proceso es el signo inequívoco de la utilización del derecho como una medida coercitiva para castigar la protesta popular. No hay imparcialidad en el ejercicio de las medidas jurídicas, porque éstas buscan satisfacer las exigencias de un reducido grupo de empresarios.

No queda duda que el derecho tiene sello y carácter de clase, cuando se trata de defender las garantías de los trabajadores es totalmente omiso, pero, cuando se trata de responder a la voracidad de políticos de oficio y cúpula empresarial busca todos los mecanismos jurisprudenciales para hacer de la cárcel una medida coercitiva que quebrante la voluntad de lucha del sujeto político.

No hay delito que perseguir contra nuestro compañero Leobardo, su detención arbitraria y la vinculación a proceso es por motivaciones políticas, por ser integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), ser profesor de educación indígena y pertenecer al magisterio democrático; la privación de su libertad es con el propósito de inhibir la participación política de las masas que luchan por mejorar sus condiciones de vida.

La creación de expedientes incriminatorios basados en falsos testimonios es una realidad que existe dentro de los procesos judiciales en nuestro país, la voz de los oprimidos no es escuchada, sólo cuenta el dicho de los empresarios, sin importar que sean hechos falseados, escenarios ficticios que buscan criminalizar la lucha de las masas trabajadoras.

El argumento del robo y la retención de personas para incriminar al compañero rayan en lo absurdo, porque son hechos que jamás sucedieron. Para sustentar tales infundios, toman de referencia las acciones de protesta que se realizó el 23 de julio del año pasado.

No hay lógica jurídica en los hechos que utiliza la Fiscalía para incriminar a nuestro compañero, cada argumento fue creado exprofeso para fabricar un culpable son por demás ruines, sin embargo, esto no logrará desarticular las acciones para ejercer la defensa jurídica y política de quien es inocente de los hechos que le imputan.

Resulta paradójico que sean los gobiernos que se ufanan de ser fieles representantes de la izquierda quienes ejercen mayores medidas represivas contra las masas organizadas. Sobre el gobierno de Silvano Aureoles Conejo pesan incontables violaciones a los derechos humanos ejecutadas contra comunidades indígenas y campesinas, estudiantes normalistas, profesores y organizaciones populares.

El gobierno de Michoacán se suma a otros, como el de Chiapas por su acendrada vocación represiva, su carácter proempresarial y afín a los intereses oligárquicos.
Son estas administraciones las que amplían la lista de víctimas de prisión por motivos políticos, detenidos desaparecidos y ejecutados extrajudicialmente.

Hoy quienes participaron en la construcción de partidos políticos que dijeron representarían los intereses de las comunidades campesinas e indígenas son perseguidos como en su momento lo hiciera el PRI cuyo saldo fue de más de 600 asesinados. El PRD tiene ya en su historial el cometido crímenes de lesa humanidad contra los normalistas de Ayotzinapa en Guerrero, la represión brutal del magisterio democrático en la CDMX en 2014 y la prisión política de luchadores sociales y normalistas en Michoacán.

Cuando el pueblo creyó en la posibilidad de resolver los problemas sociales por medio de la lucha electoral, los partidos políticos se desgastan en una lucha intestina que tiene por resultado el surgimiento de esperpentos políticos, no se puede entender de otra manera las alianzas del PRD con la ultraderecha que representa el PAN o la intención de alianza de MORENA con al PVEM, esto lo único que demuestra es que la alternativa está en la lucha independiente.

Nuestro compañero Leobardo es un preso político, en esa condición desarrollaremos la defensa ante medidas autoritarias propias de gobiernos autoritarios. La protesta es legítima cuando existen medidas profascistas que buscan cercenar la capacidad creativa del sujeto político. Con REPRESIÓN no hay TRANSFORMACIÓN.

Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular
¡Libertad a los presos políticos!
¡Presentación con vida de los detenidos desparecidos!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS


Navigation