Réplica a columnistas de los diarios, Cuarto Poder y Universal, con sus calumnias ponen el dedo inquisidor contra la organización para justificar la represión

, por  Chiapas , popularidad : 97%

Chiapas, México a 22 de junio de 2020

A los medios de comunicación
A las organizaciones populares
Al pueblo en general

En el ejercicio de nuestro derecho a réplica nos vemos en la necesidad de aclarar una serie de calumnias que vierten en sus notas contra nosotros, los cuales, nos vemos en la necesidad de aclarar cada uno de sus infundios. Diversos son los intentos del gobierno estatal de Chiapas y federal por detener la protesta popular y la crítica política; una de esas formas es recurrir a la calumnia y estigma a través de medios de comunicación que se prestan a esa labor con el objetivo de crear confusión en el pueblo e intentar aislar a las organizaciones populares de la solidaridad y cometer actos de represión selectiva.

Los periódicos Cuarto Poder y El Universal prestan sus páginas para este propósito, lamentable, porque en sus líneas vulgarizan la labor de informar, utilizan su “profesión” para señalar con dolo al pueblo que lucha por mejores condiciones de vida y exige justicia ante los crímenes de Estado y de lesa humanidad. En sus publicaciones abonan a la política represiva que aplica el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas en la entidad, misma que ha dejado decenas de víctimas mortales en la entidad.

Dos “columnistas” en particular son los que hacen esta labor, Carlos Cesar Núñez Martínez y Manuel Espino en los diarios Cuarto Poder y El Universal respectivamente, quienes con su tecla policíaca escriben “análisis profundos” sobre el contexto político, económico y social en la entidad chiapaneca. Mismos que al puro estilo de canibalismo periodístico intentan descifrar dicho acontecer.

Primero, el día 21 de junio en la sección de Portafolios Políticos del periódico Cuarto Poder, el “periodista” Carlos Cesar Núñez Martínez pública una columna de opinión bajo el título de “Mensaje a la delincuencia”, en esta hace eco a lo dicho por el gobierno chiapaneco hacia la comunidad de Rio Florido integrante del FNLS.

Puede leerse en dicha columna exactamente las mentiras, calumnias y señalamientos con las que el año pasado el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas quiso justificar la incursión policíaca militar, las detenciones arbitrarias y la represión en nuestras comunidades. Consecuencia de ello fueron las detenciones arbitrarias y tortura de los compañeros Javier González Díaz y Armando Hernández Sánchez, así como las posteriores detenciones ilegales de los compañeros Asunción Gómez Sánchez y Venturino Torres Escobar.

Presos políticos que a la fecha no les comprueban los delitos que les imputan ni siquiera pueden presentar a los testigos ni lugares de los señalados, es evidente que su detención es por consigna política y ustedes abonan a esas graves violaciones a los derechos humanos, porque con sus “letras” incitan a mantener e incrementar la violencia institucional.

Retomar viejas calumnias sólo puede significar un nuevo intento desesperado del gobierno chiapaneco por buscar la forma de desarticular la organización popular en las comunidades y detener la crítica política hacia su gobierno antipopular, por ello, busca calumniar al FNLS, con el apoyo de sus voceros enquistados en algunos medios de comunicación, como el señor Núñez Martínez. No es casualidad que dichos señalamientos aparezcan justo después de haber evidenciado la protección que brinda la autoridad y la Fiscalía al grupo paramilitar “los petules” en la región de Ocosingo.

El señor Núñez Martínez sabe dónde contactarnos, ubica dónde realizamos actividades de denuncia o realizamos conferencias de prensa, en consecuencia, si su interés es tener una opinión objetiva de la realidad y dejar de lado las calumnias, hecho que implicaría en desarrollo importante en su labor como columnista, haría lo posible por investigar con objetividad y veracidad los hechos y no plasmaría lo que los aparatos de inteligencia del Estado vierten contra nosotros.

Aclaramos que lo escrito respecto a “delincuentes tienen sometida a la gente buena de Río Florido” es una idea difundida desde la oficialidad, misma que raya en el oscurantismo político; pensar que una comunidad indígena no tiene conciencia para decidir formar parte de una organización y luchar contra la explotación capitalista es hacer eco de las concepciones postmodernistas donde victimizan al indígena.

Señor Núñez, son otros tiempos, las comunidades tienen años de experiencia en la lucha contra la opresión y explotación, estas son conscientes, no actúan bajo la lógica burguesa del acarreo y clientelismo. La idea de Rutilio Escandón Cadenas que usted reproduce sobre la organización en las comunidades es errónea y pretende estigmatizarla para reprimir, ¡no se preste a ese juego!

Segundo, el día de hoy 22 de junio el “periodista” Manuel Espinó autor de la nota titulada “seis carteles controlan el tráfico de drogas, secuestro y extorción en Chiapas” publicado por el periódico El Universal tiene el mismo objetivo, señalarnos y estigmatizar la organización independiente.

En un apartado llamado “Grupos y organizaciones subversivas” hace mención al FNLS de manera tergiversada, expone “Después le sigue el Ejército Popular Revolucionario (EPR) o Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS)…”.
Esa idea que tampoco es nueva es vertida desde los aparatos de inteligencia del Estado, a través de los medios de comunicación serviles al Estado o los voceros del gobierno; sin embargo, la pretensión es la misma, estigmatizar la organización popular e independiente y crear las condiciones para la represión.

A estas falsedades sólo hay que aclarar que el FNLS es una organización popular independiente, que lucha por los derechos y libertades políticas establecidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los estipulados en tratados y acuerdos internacionales en materia de derechos humanos, algunos de los cuales México firmó y ratificó, por tanto, no hay lugar a confusiones en cuanto a la forma de lucha que el pueblo desarrolle y es libre de elegir ante las condiciones de pobreza y miseria no resueltos por los gobiernos en nuestro país.

Somos una organización con principios políticos, los cuales, uno de ellos es el respeto político a todas las formas de lucha que el pueblo impulse y desarrolle, en ese sentido lamentamos decirle que no somos ni pertenecemos al EPR; así como hace señalamientos dolosos, haga su labor de investigación y no sólo divulgue los informes policíaco-militares, porque eso sí remitirá a la interrogante, ¿cuánto dinero recibió del gobierno chiapaneco para reproducir ese informe policíaco?

Es un secreto a voces que desde el inicio de la administración de Rutilio Escandón Cadenas destinó recursos económicos a los medios de comunicación que se prestan a descalificar y criminalizar a las organizaciones populares, entre ellas la nuestra. El hecho explica la intención de los políticos de oficio por crear confusión en el pueblo, así pretende crear una idea falsa del movimiento popular y con esto justificar un baño de sangre contra quienes nos organismos en el FNLS.

El FNLS lo forman, niños, mujeres, hombres, comunidades indígenas, profesionistas y todo aquel que ejerza su derecho a la protesta y movilización para lograr una vida digna. Somos parte del movimiento popular que tan amplio y diverso es en el país y abogamos por la unidad de todo el pueblo para lograr nuestras demandas.

Llegados a este punto, exigimos a los periodistas mencionados a que rectifiquen su información o serán corresponsables por cualquier agresión física y psicológica contra nuestros compañeros que militamos en el FNLS.

Combativamente
¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation