Posicionamiento político ante los señalamientos hechos por los Residentes de Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital de pediatría Centro Médico Nacional Siglo XXI

, par  Ciudad de México , popularité : 1%

Ciudad de México a 22 de junio de 2020

A la opinión pública

Respecto a los señalamientos en los que se nos responsabiliza de encabezar los hechos ocurridos en el Hospital Rural IMSS Bienestar en el municipio de Venustiano Carranza, Chiapas ; la toma y quema del nosocomio, así como la agresión al personal médico ocurrida el 27 de mayo de 2020 expresamos enfáticamente que no tuvimos incidencia ni es nuestra responsabilidad, por lo que puntualizamos :

Los dichos de que el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) es el “grupo” que dirigió los actos contra el sector salud, parte, en el mejor de los casos, del desconocimiento de la lucha organizada del pueblo y se fundamenta en las expresiones que derivan de la política represiva del gobierno estatal.

El FNLS no es un “grupo”, somos una organización política de masas de carácter nacional independiente conformada por diversas organizaciones de diferentes sectores populares, como el estudiantil, campesino, obrero, magisterial y profesionistas, entre estos comprende a sociólogos, antropólogos sociales, historiadores, economistas, pedagogos, trabajadores de la educación, lingüistas, ingenieros agrónomos, contadores, trabajadores de la salud, filósofos, físico matemáticos, entre otros.

Deben de saber que quienes militamos en el FNLS no somos promotores de la ignorancia, mucho menos de la lucha fratricida entre trabajadores, nuestra razón de ser es luchar por mejorar las condiciones materiales de vida del pueblo en función de la solución de sus demandas y el respeto a sus derechos.

Reiteramos, no fuimos ni somos parte de los hechos citados, mucho menos alentamos ese tipo de acciones, dichos señalamientos constituyen una infamia para denostar a la organización política independiente y buscar anular la crítica que hemos hecho al gobierno de Chiapas y al federal por no garantizar el derecho al trabajo, a la educación y la salud al pueblo.

El fenómeno que se presenta en el municipio de Venustiano Carranza y que se reproduce en otros municipios del estado de Chiapas como Bochil, Las Margaritas, Motozintla y Las Rosas, al igual que en otros estados de la república responde y son producto de la política del gobierno y de las precarias condiciones de vida del pueblo. La explicación del fenómeno requiere de un análisis científico y no de especulaciones ingenuas e ilusas que reproducen los señalamientos del Estado que criminaliza al pueblo organizado de manera consciente para allanar el camino a la represión selectiva.

Lo ocurrido en esas localidades es propiciado por organismos corporativizados del régimen, y a su vez es producto de la desesperación de las masas por no tener garantizado su derecho a la salud y por la ignorancia producto de décadas de sometimiento que garantiza la explotación y la opresión capitalista.

No son hechos fortuitos o asilados, se observa con precisión que corresponden a la política del gobierno estatal, es resultado del oscurantismo que perpetúa el régimen y que en estos momentos encabeza el gobernador del estado de Chiapas. Cuyo objetivo es generar discordia, división, lucha fratricida y desconfianza entre trabajadores asalariados para justificar posteriormente la represión contra el pueblo y garantizar el interés empresarial.

El papel de los medios de comunicación al servicio del régimen es difundir y crear las condiciones para imponer la psicosis colectiva, de este modo se promueve la violencia irracional, actitudes producto del desconocimiento de la naturaleza de la pandemia, así se le priva al pueblo del conocimiento científico para enfrentar con conocimiento de causa el hecho viral.

La pandemia que enfrentamos en México es un problema de salud, que los políticos de oficio pervierten con medidas económicas, políticas y jurídicas para justificar medidas autoritarias que anulan los derechos del pueblo a la protesta, organización y petición. La realidad confirma que un problema de salud no puede ser resuelto con medidas policíaco militares, de las cuales los trabajadores de la salud también son víctimas.

Desde nuestro origen, el FNLS, se ha dedicado a la lucha por la defensa de los derechos y libertades políticas del pueblo, incluido el derecho universal y gratuito a la salud, y en este proceso la defensa de los derechos laborales y sindicales de los trabajadores de la salud. Para solucionar el problema de la falta de atención médica al pueblo exigimos la construcción de infraestructura para la atención médica, insumos médicos adecuados para el sector salud y la gratuidad en el servicio. Tal es la labor que como esfuerzo organizativo realizamos campañas de atención médica en nuestros pueblos bajo nuestros propios esfuerzos y con la solidaridad de profesionales de la salud, pero hay que señalar que responde a la incapacidad del gobierno por garantizar la salud a los más vulnerables.

La necesidad política a la que nos enfrentamos es la de unificar esfuerzos como parte del pueblo trabajador y no generar discordia y encono entre hermanos de clase. Por lo que debemos tener claridad en que somos explotados, jodidos, marginados, parias modernos, ya que somos asalariados, nos une esa condición, por tanto, nuestra política es clara, forjar la unidad entre trabajadores, eslabonar esfuerzos entre los pobres del campo y la ciudad no condenarlos al atraso político, cultural y tampoco renegar del conocimiento científico.

Los políticos del régimen se ensañan en insistir y mantener campañas de calumnia y difamación que generen las condiciones para ejercer mayor represión contra el pueblo organizado. No seamos parte de los planes contrainsurgentes del gobierno chiapaneco, ni nos prestemos a la justificación de la represión, desenmascaremos la actitud del Estado y su responsabilidad en las pésimas condiciones en las que se encuentra el sector salud y en promover el encono entre el pueblo.

Por tanto, tanto ustedes como trabajadores de la salud como nosotros somos parte del mismo pueblo, pueblo explotado y oprimido, y en esa misma condición somos víctimas de la política gubernamental que nos condena a vivir en la precariedad. Volvemos a insistir, no tenemos nada que ver con los sucesos que ustedes vivieron en el municipio de Venustiano Carranza.

En lugar de enfrentarnos entre asalariados y oprimidos, deberíamos de conjuntar esfuerzos para exigir el cumplimiento de nuestros derechos como pueblo. Esa es nuestra propuesta e invitación.

Atentamente
¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular !
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation