La contradicción: “una justicia más humana” pero “con mano firme”

, por  Ciudad de México , popularidad : 4%

Ciudad de México a 14 de febrero de 2020


A la opinión pública

El pasado 29 de enero el Fiscal General del Estado de Chiapas realizó una serie de declaraciones ante algunos medios de comunicación, entre ellas su afirmación y “compromiso de aplicar una justicia más humana” pero a su vez, “con mano firme”, entre una y otra alberga una contradicción, en una sociedad capitalista no existe una justicia humana, por el contrario, existe un estado de derecho que se aplica de manera violenta.

En Chiapas los políticos de oficio se esfuerzan sobremanera para cumplir al pie de la letra los designios imperialistas, apegarse al mandato del gobierno federal, este hecho describe con claridad el carácter funcional y dependiente del Estado mexicano a la dictadura del capital, para este fin, entre sus múltiples mecanismos recurre a la retórica y la violencia institucional.

Son esas las causales que explican el comportamiento no sólo del Fiscal sino también la del Gobernador y la del Secretario de Gobierno. Por tanto, mediante éste con discursos estilizados pretende ganarse la simpatía de pueblo para justificar la violencia de clase contra quienes ejercemos nuestro derecho a disentir.

Una evidencia de la obra demagógica de los políticos de oficio es la siguiente: “(…) el fiscal general ratificó su compromiso de procurar una justicia más humana y siempre al lado de la gente: No vamos a simular, vamos a actuar con mano firme, con la ley en la mano como lo ha dicho nuestro presidente: al margen de la ley nada, por encima de la ley, nadie”. En estas expresiones es revelador el cinismo, hipocresía de los quienes presiden la política interna de la entidad.

“Una justicia más humana”. No es posible una justicia más humana en una sociedad divida en clases sociales, porque ésta se sustenta en la propiedad privada, en las relaciones sociales de explotación y opresión, por esto, el estado de derecho al que refiere el Fiscal favorece en gran medida a los intereses de las grandes firmas oligarcas.

Sí la justicia en este momento histórico fuera humana nuestros compañeros Javier González Díaz, Armando Hernández Sánchez, Venturino Torres Escobar y Asunción Gómez Sánchez no estuvieran presos de manera ilegal e injusta, es más se violan gravemente derechos humanos y constitucionales al mantenerlos recluidos.

El Fiscal al asegurar el compromiso de ejercer la legalidad con rostro humano, incurre en una falacia, su retórica está provista de mentiras. Basta mencionar que nuestro compañero Javier fue víctima de tortura, es más, al interior del CERSS 5 fue hostigado a través de extorsiones por otros reos con la venía del director del penal, una y otra vez imponen la dilación al proceso jurídico para prologar la libertad del compañero. En esos hechos no hay nada humano, por el contrario, revela en este caso el carácter punitivo de la legalidad burguesa.

O qué decir de las masivas detenciones arbitrarias contra colonos, el recrudecimiento de los asesinatos dolosos, la persistencia del clamor de los desplazados, el despojo legal y violento de tierras contra familias de los trabajadores en el norte y centro de Chiapas, son algunas expresiones de cómo la legalidad no favorece a los pobres del campo y la ciudad, en cambio al empresario tiene a disposición el amparo del estado derecho para explotar, para amasar riqueza en detrimentos de la clase trabajadora.

“Siempre al lado de la gente”. De seguro refiere a los agentes vestidos de civil, quienes en apego a los lineamientos contrainsurgentes ejercen el control económico y político en la población para evitar brotes de descontento popular, de tal manera que sean éstos quienes identifiquen, en su lógica, la amenaza a los intereses empresariales, es decir, a las organizaciones independientes y solidarias.

Un político educado con los principios inhumanos de la burguesía únicamente puede estar al lado de la gente de manera simulada, porque son los entes chocarreros del régimen, exponen discursos benevolentes para ganarse la simpatía de los sectores populares, pero cuando éste recurre a las instancias procuradoras de justicia, se enfrentan a la dilación, al burocratismo y la impunidad.

“(…) No vamos a simular, vamos a actuar con mano firme”. En esta expresión habla en nombre de la terna oficial Gobernador, Secretario General y el propio fiscal, en esa exclamación optimista revela su vocación represora e inhumana, así se manifiesta la contradicción en su discurso, por tanto, no es posible la justicia humana cuando se ejerce la ley con mano firme, con violencia, entonces la ley que pregona el Fiscal es punitiva más no justa.

“(…) como lo ha dicho nuestro presidente: al margen de la ley nada, por encima de la ley, nadie”. Con esta sentencia, Jorge Luis Llaven Abarca revela un recurso más para justificar su actuar, empero, en esencia, alberga la máxima para aprobar el uso de la violencia institucional, no hay nada bondadoso en esa expresión.

Si el precepto dispone al margen de la ley nada, el Gobierno chiapaneco y sus subalternos deben responder por las graves violaciones a los derechos humanos cometidos en lo que va de este sexenio, está obligado a rectificar su incapacidad de dialogar y resolver la problemática sociopolítica en la entidad que con el amparo de la ley comete un conjunto de arbitrariedades contra defensores de derechos humanos y no garantizan el derecho a la vida del pueblo.

El aforismo plantea “(…) por encima de la ley nadie”, es un argumento leguleyo perverso dado que esconde que quienes la ejercen son de carne y hueso, por esto, los “procuradores de justicia” están en la cúspide de su propio estado derecho, entonces, pueden violar su propio marco jurídico con la investidura de la propia legalidad. Fenómeno sociológico que explica el autoritarismo de los políticos de oficio en la entidad.

Con esa premisa justifican la estigmatización, la criminalización contra quienes ejercemos nuestro derecho a disentir, en esa forma estrecha de razonar dejan al descubierto su vocación represora y su pérfida actitud condescendiente para endilgar a la delincuencia organizada la causa de la “violencia e inseguridad” cuando ésta es propiciada por el Estado mismo.

No hay nada de humano en el estado de derecho cuando dominan las relaciones sociales de explotación del hombre por el hombre y priva el interés del capital. Miente el Fiscal General del Estado chiapaneco, porque quien está por encima de la ley es el Estado burgués.

Pese al carácter punitivo del derecho burgués, los sectores populares, nos asiste la razón para luchar a través de la denuncia y acciones políticas de masas por nuestros derechos y libertades políticas estipulados en nuestra Carta Magna, dado que éstos son resultado de los esfuerzos organizativos de las masas trabajadoras de antaño y el único modo, es mediante la organización independiente y combativo.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation