Las amenazas del subsecretario de gobierno Lic. Ernesto Gutiérrez de ejercer la represión empiezan a hacer efectivas contra nuestra organización

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 09 de octubre de 2019

A la opinión pública

Las amenazas que esbozó el Lic. Ernesto Gutiérrez de dar rienda suelta a la represión contra nuestra organización empiezan a hacerse efectivas. Él en representación del gobierno de Chiapas en la mesa de trabajo entre el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), donde estuvo el Lic. David Fonseca delegado regional sureste de la Secretaría de Gobernación en representación del gobierno federal, espetó de forma cínica que su gobierno buscará responsabilizar a alguien del clima de sociopolítico en la entidad.

Es tanta la vocación represiva y profascista del gobierno chiapaneco que no hubo el empacho en sostener que no cejarán en la política de criminalizar a nuestra organización, en impulsar la integración de las carpetas de investigación para “responsabilizarnos” del clima crispado en la entidad por las políticas antipopulares que desarrolla Rutilio Escandón Cadenas.

La detención del compañero Armando Hernández Sánchez justo dos días después de levantar la mesa de trabajo y declarar un receso para valorar los acuerdos, significa que el gobierno de Chiapas no tiene la mínima voluntad de dialogar, con qué confianza puede una organización establecer acuerdos con políticos de oficio que utilizan el doble discurso, que por un lado dicen manifestar la disposición de diálogo, pero en los hechos busca incrementar la lista de violaciones a los derechos humanos.

No sorprende que ésta sea la misma actitud que asume con los demás esfuerzos organizativos en la entidad, desde que asumió el poder se dedica a generar el ambiente de estigmatización, que no escatima recursos y medios para masificar la versión oficial que se funda en mentiras, infundios y calumnias.

Las amenazas de desalojar a compañeros de las comunidades de 20 de junio, municipio de Venustiano Carranza, 2 de noviembre, municipio de Socoltenango, la colonia popular Ricardo Flores Magón en la capital Tuxtla Gutiérrez… entre otras acciones represivas que tiene en mente el gobierno chiapaneco constituyen la maniobra perversa para intentar desarticular todo proyecto organizativo en Chiapas, incluido en FNLS.

El Lic. Ernesto fue enfático, “alguien debe hacerse responsable” de lo que pasa en Chiapas, argumento que daba por entendido que ellos no asumen las consecuencias que resultan de su política represiva. No queda claro por qué quiere responsabilizar al pueblo de las decisiones represivas del gobierno, por qué niegan que el origen de esta situación crispada entre nuestro esfuerzo organizativo y el gobierno que él representa fue su proceder criminal en la detención arbitraria, desaparición forzada, tortura y actual prisión injusta de nuestro compañero Javier Gonzáles Díaz.

¿De qué se congratula el gobierno chiapaneco, de despojar de su tierra y hogares a más de 5 mil familias? ¿A qué estado de derecho se amparan? ¿Al que pone en primer orden el mezquino interés oligarca o empresarial? Miente el Lic. Ernesto cuando afirma que quienes son afectados por las recuperaciones de tierra son pequeños propietarios, a menos que para ellos sea pequeños productor quien posee más de 100 hectáreas de tierra.

Si las masas campesinas se ven forzadas a recuperar la tierra o a hacer efectivo el derecho a ella por la vía de los hechos no se puede catalogar como una irresponsabilidad, es una necesidad forzada por el hambre. La necesidad de tierra no es resuelta por las diferentes administraciones que pasan y se suceden unas a otras, por el contrario, utilizan esa investidura para acaparar terrenos fértiles, para acrecentar sus arcas mediante el despojo legal y violento.

Chiapas es una entidad muy lacerada por la pobreza y la miseria, las necesidades más elementales para vivir son en extremo sentidas en miles de familias campesinas e indígenas en la entidad. Por qué, insistimos, no se buscan las causas que generan la inconformidad, las razones que tienen las masas trabajadoras para ejercer en la vía de los hechos sus derechos a la posesión colectiva de la tierra.

El gobierno de Chiapas insiste en que debe atender a todos, que, así como nosotros exigimos el cumplimiento de nuestros derechos, así hay otros actores que se encuentran en la misma ruta. Esto puede ser real, sin embargo, los criterios para el análisis son muy claros, mientras que el pueblo lucha para no perecer de hambre o por enfermedades curables, el oligarca por sus mezquinos negocios. Hay una diferencia diametral, en unos está en juego la existencia misma, en otros el sucio interés mercantil.

Lo dijimos en esa mesa y lo reafirmamos aquí. El FNLS está dispuesto a dialogar, a establecer acuerdos que vayan encaminados a resolver las necesidades más sentidas de los pueblos organizados en torno nuestro y en conjunto de explotados y oprimidos. Pero no vemos seriedad en los compromisos asumidos por el gobierno chiapaneco, mientras quedamos en el entendido de dialogar el gobierno del estado desata la persecución contra nuestros compañeros.

En tales condiciones es imposible dialogar, simplemente es inadmisible llegar a acuerdos porque es claro que la autoridad gubernamental insiste en incriminar al pueblo, de criminalizar las formas que adopta para intentar garantizar su integridad ante el descomunal poder que posee las fuerzas policíaco militares en sus operativos de desalojos y represión. Circunstancias así únicamente indican que el gobierno quiere imponer su condición, busca aplastar todo el descontento con base en la represión y el cometido de crímenes de lesa humanidad.

Sobre nosotros se tiende un sin número de improperios, una plétora de infundios con el objetivo de estigmatizar nuestra lucha. Cada uno de ellos cae por su propio peso, porque quien puede negar que desde más de una década exigimos la presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos, de manera particular las de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya; de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz; del activista político Teodulfo Torres Soriano, Carlos René Román Salazar, Francisco Paredes Ruiz, Daniela y Virginia Ortiz Ramírez; los 43 normalistas de Ayotzinapa… y los más de 350 mil víctimas de este crimen atroz.

¿Dígannos qué tiene de criminal sumarse a esta justa demanda? ¿En qué momento el pueblo se convierte en criminal cuando no deja que sus seres queridos queden en el anonimato y abraza con el mismo calor humano a otros hijos del pueblo? No se equivoquen, el enemigo no está en el pueblo, sus organizaciones no somos quienes debemos pagar por décadas de abandono y oprobio.

¿Podemos caminar a partir de un buen entendimiento? Desde luego que sí, pero desconocemos la razón de por qué se insiste el gobierno en sostener que las organizaciones son violentas e intransigentes. Por qué ese sentir necio de reprimir y hacer más honda la herida causada por administraciones anteriores a las masas campesinas e indígenas.

No es el pueblo organizado quien quiere imponer sus condiciones, no son las masas trabajadoras quienes pretenden “retar” a la administración estatal. Es fundado el sentimiento de desconfianza hacia la palabra empeñada por los funcionarios de gobierno, no hay correspondencia con el compromiso de no ejercer la represión porque en los hechos buscan ampliar la cifra de presos políticos y continuar con la integración de las carpetas de investigación.

El partido MORENA está en posibilidades de llevar por un derrotero distinto la política institucional, tanto en algunas entidades y como en la federación tienen en sus manos parte de la esperanza que aún guardan algunos sectores del pueblo, quienes siguen embelesados por el discurso oficial, pero deben estar conscientes de que esto no será eterno si el discurso contrasta diametralmente con la realidad concreta.

El FNLS sigue en su disposición de continuar con el diálogo, éste fue roto y traicionado por el gobierno estatal de Chiapas ante la continuidad de los embates y la amenaza latente de ejecutar más desalojos y violaciones a los derechos humanos. Nuestro compañero Javier se mantiene preso con base en una carpeta amañada; Armando es detenido mediante “testimonios” dudosos de policías, ex policías y exfuncionarios; sometido a penas degradantes igual que a Javier. ¿Con qué seguridad y confianza podemos volvernos a sentar a dialogar?

No se equivoquen señores del gobierno, la movilización popular nunca será motivo de chantaje, la protesta es un derecho inalienable de las masas trabajadoras. Tales afirmaciones sí tienen mucho de conservador, de reaccionario y retrógrada, porque no asimila que la crítica de las masas se ejerce mediante un sistema de conceptos y principios políticos.

La represión contra el pueblo es un hecho en ciernes y ante ello las organizaciones no podemos guardar silencio. De cada injusticia haremos una razón para luchar, de cada derecho conculcado una bandera de lucha, por cada hijo del pueblo asesinado, detenido desaparecido, torturado o preso injustamente, será un aliciente más para continuar la lucha por la erradicación de injusticia y la superación cualitativa del régimen.

Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las