Los cuerpos policíacos y militares son los cuerpos represivos que defienden los intereses de oligarcas y empresarios

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 7 de septiembre de 2019

A la opinión pública

Los elementos policíacos y militares son los cuerpos represivos que defienden los intereses económico y político del oligarcas y empresarios, tanto del país como del extranjero, mas no los intereses del pueblo trabajador; sólo basta observar la actitud prepotente e indolente que asumen ante las masas organizados, en su cotidianidad policíaca destilan el odio a quien protesta, a quien defiende sus derechos y libertades políticas.

Quien trabaja en las distintas corporaciones policíacas y militares por muy honesto que sea el ambiente los descompone, los deshumaniza y desclasa al convertirlo en su contrario de lo que en esencia es, por eso ven al luchador social, activista político, defensor de los derechos humanos o revolucionario como su enemigo, al que hay que combatir.

Su prototipo de “delincuente”, “sospechoso” o “vándalo” es el que se organiza y lucha por una causa común; por eso la actitud que asumen en un mitin político, una marcha, un plantón informativo o actividades políticas de propaganda y denuncia. En cada una de ellas, se presentan, unos vestidos de civil, otros con uniforme empiezan a tomar fotografías a los rostros de los presentes, a las mantas o volantes les toman fotos, incluso piden uno para ver de qué se trata, en sus radios o celulares empiezan a mandar informes a sus mandos inmediatos.

Se acercan a los manifestantes y empiezan las preguntas constantes, quién viene al frente, quién es el líder del grupo, cuánto tiempo van a durar aquí, qué es lo que piden, cuántos son o van a venir más, cuando la actividad política se difunde con anticipación, preguntan, cuántas organizaciones van a venir porque en su invitación firman varias organizaciones, cuestionamientos que develan una política de gobierno: el hostigamiento y seguimiento al conjunto del movimiento popular.

En algunas ocasiones hemos revisado celulares de algunos de ellos, en los que tienen fotografías de distintas movilizaciones, desde quiénes van a participar, cuándo, dónde y a qué hora, es una evidencia de que donde constantemente investigan las actividades del conjunto del movimiento popular. Ejemplos de ellos sobran muchos, aquí señalaremos algunos casos de hostigamiento que tuvimos por elementos policíacos vestidos de civil y otros con uniforme durante el PLANTÓN INDEFINDO que tenemos instalados frente a Palacio Nacional.

El día lunes 2 de septiembre del presente año fuimos a una de las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional (IPN) a realizar un brigadeo informativo para dar a conocer nuestra lucha y demanda de libertad inmediata e incondicional del compañero Javier González Díaz a los estudiantes y académicos.

A las 11:00 horas llegamos a la Facultad de Economía, pasamos al plantel sin ninguna dificultad, pues no era la primera vez que asistíamos, visitamos el cubículo del CLESE, un colectivo de estudiantes muy solidarios con las causas de lucha del pueblo, no sin antes, la policía que estaba en la entrada de la institución inmediatamente reportó nuestra presencia a la policía que estaba a fuera de la institución.

Adentro del IPN acordamos con los jóvenes del CLESE pasar a los salones, uno de ellos nos acompañó al brigadeo en salones y otros nos quedamos afuera de institución para poner una mesa informativa, en la mesa se acercaron elementos de la policía, quienes de manera prepotente preguntaron, quién es tu líder, por qué están aquí, se le dio la información, al mismo tiempo empezamos a colocar la propaganda, pero, no conformes con la información que les dimos llegaron siete policías de la Policía Bancaría e Industrial (PBI), cerraron el acceso a la entrada de la institución y únicamente dejaron entrar a alumnos con credencial en mano.

Realizamos la mesa informativa y llegaron cuatro patrullas de la Policía Auxiliar, hicieron las mismas preguntas, qué hacen aquí, qué quieren, quién es tú líder, la directora del plantel salió a dialogar con las autoridades diciéndoles que el plantel era abierto al pueblo, porque incluso no dejaban pasar al baño a nuestras compañeras. El rato que duramos en la mesa informativa, los de PBI como la Policía Auxiliar no se retiraron hasta que nos retiramos. La actitud policíaca expresa el odio de la clase que detenta el poder, tal parece que los “delincuentes” son los que protestan.

El hostigamiento y la vigilancia, tanto de policías como de militares, a las organizaciones populares es contante, otro ejemplo de ello es el celular que revisamos de un agente vestido de civil, quien el día miércoles 4 de septiembre, a las 9:30 de la mañana un grupo de aproximadamente 30 elementos de la Policía Militar y agentes vestidos de civil, impidieron que colocaran sus lonas, quienes sutilmente patearon a hombres y mujeres e impidieron el derecho a la protesta. Les importa más una pared que la vida de las personas.

En ese lugar, uno de los agentes, de nombre Alfredo Santamaría Carvente, estaba en el lugar, quien con su celular tomaba fotografías y video de los hechos, a la vez que decía, no se junten con ellos (los del FNLS), son violentos, no se junten con ellos, por lo que se le acercaron para decirle por qué esas expresiones, le dijimos que nos mostrara las imágenes de su celular y observamos que tenía fotografías de algunos compañeros e informes enviados desde su celular su mando inmediato. Más tarde nos enteramos que es un trabajador del gobierno de la Ciudad de México.

Esos dos ejemplos expresan una política de gobierno: el hostigamiento e investigación a las organizaciones populares de carácter independiente, en este caso contra la nuestra, que desde hace tiempo realizan. Práctica que nos es nueva, en sexenios anteriores lo han hecho, hoy no es la excepción.

Los elementos policíacos y militares no son blancas palomitas, son parte de los cuerpos que reprimen al pueblo, son parte activa del aparato responsable de los cientos de miles de víctimas de la violencia oficial y el terrorismo de Estado. La violencia emana del gobierno, sea cual sea la sigla que lo lleve a la presidencia o a la gubernatura, ahí no se defiende al pueblo sino a la minoría que siempre ha tenido el beneficio y protección de las instituciones.

Atentamente

¡Libertad inmediata al compañero Javier González Díaz!
¡Presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos por el régimen!

¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS


Navegar por las