Desconocemos a qué se refiere este portal de internet al sostener que somos una “agrupación conocida por sus confrontaciones internas”

, por  Ciudad de México , popularidad : 1%

Ciudad de México a 9 de septiembre de 2019

A la opinión pública
A portal de internet Regeneración R

El portal de internet Regeneración R publica el día 5 de septiembre de presente una nota informativa donde falta enormemente a la verdad, sostiene una serie de vituperios con lo cual se suma a la campaña de linchamiento contra nuestra organización. Dejar pasar cada calumnia constituye una falta metodológica, por ello, aquí nuestra precisión ante tales infamias.

Desconocemos a qué se refiere este portal de internet al sostener que somos una “agrupación conocida por sus confrontaciones internas”, esta situación que se describe jamás ha sucedido al interior de nuestra organización, tal afirmación es una mentira de dimensiones descomunales.

Colocar la “inestabilidad interna” como un elemento de peso para determinar la metodología de una organización política de masas es propio de agentes oportunistas que no cuentan con la experiencia de vivir en una colectividad ni conocer de cerca una cotidianidad política, que se amparan desde la loable labor del periodismo para sumarse a la campaña de infundios que allanen el camino de la represión.

Miente al “informar” que “profesores han denunciado secuestros o retenciones”, ésta es una de las calumnias más infames que se vierten en nuestra contra. En ningún momento esta práctica se ha efectuado contra alguien. El respeto político hacia todos los esfuerzos organizativos es parte de nuestros principios organizativos, por ello, exigimos los elementos de prueba en los cuales sostienen tales vituperios.

Sus afirmaciones las basa en fuentes no fidedignas de quienes no revela más datos, como medio informativo debería tener más ética y profesionalismo al verter la información, porque así evidencia un periodismo totalmente plegado a los intereses gubernamentales que no tolera formas de lucha con metodología, pensamiento e ideología distinta a su línea editorial, por tanto, no podemos de hablar de que hacen periodismo libre y abierto.

A qué miembros de la “sociedad civil” se refiere este portal de la red, quienes supuestamente exigen “se haga público los ingresos y financiamientos”. En primer lugar, no tenemos a quién rendir cuentas porque la organización se sostiene a partir de la solidaridad popular y las comunidades organizadas en torno nuestro. Somos independientes económica, política e ideológicamente del Estado y de cualquier organismo gubernamental.

No recibimos dinero alguno del Estado, somos producto de la solidaridad, todos los que integramos la organización somos pueblo y cada uno sostiene de manera consciente nuestra lucha, en ese sentido, los señalamientos que hacen desde este medio de comunicación son dolosos, tienen toda la intención de criminalizar y descalificar nuestra lucha.

Una mentira sobre otra, la insistencia de los supuestos “graves conflictos al interior”. Ahora resulta que este portal conoce más del acontecer interno que nosotros mismos, porque en ningún momento hemos tenido una situación similar. No negamos que la organización popular presenta complejidades orgánicas, pero éstas nada tiene que ver con el “uso discrecional de los recursos”.

Exigimos a este portal el derecho a réplica, nada de lo que sostienen expresa la realidad. En cada línea que esgrime se nota el odio que expresa a la organización popular. Si de verdad tiene un compromiso para informar a la sociedad, a qué se debe que no los hemos visto recabar de viva voz los motivos de la denuncia política en el plantón que mantenemos en el primer cuadro de la ciudad como una acción política de masas.

Respecto a los sucesos que acontecieron en las inmediaciones de Palacio Nacional entre los normalistas de Escuela Bilingüe Jacinto Canek, el FNLS y elementos de la guardia de la fachada, este medio de “información” secunda totalmente las mentiras que desde en un primer momento ventilaron las cadenas monopólicas de comunicación.

Es tendencioso cuando dice que trasladamos la violencia a la Ciudad de México, porque de entrada señala que los “violentos” son las organizaciones independientes, implícitamente criminaliza nuestra lucha al señalar que somos, según su lógica, “vándalos”, “violentos” y todo vituperio que tenga en su vocabulario. La violencia emana del Estado, el pueblo organizado se protege las políticas represivas que ejecuta el gobierno mexicano.

Se equivocan señores de este medio de información, no es la forma de tratar estos asuntos, se entiende cuando esos comentarios que hacen vienen de las instituciones policíacas u órganos de inteligencia que se encargan de elaborar expedientes policíacos para justificar la criminalización de la protesta popular, también de aquellos medios de comunicación oficiosos que secundan estas versiones difamatorias.

Las difamaciones que hacen no son nuevas, son versión de los órganos de inteligencia, con eso coadyuvan a la elaboración de expedientes incriminatorios para criminalizar nuestra lucha y justificar la represión contra integrantes de nuestra organización, de ser así serán corresponsables de lo que se desprenda de ello.

Nuestra lucha no es nueva, hace 13 años conformamos el FNLS en el estado de Chiapas, distintas organizaciones populares le dimos nombre, no obstante, tenemos nuestra historia de lucha desde el siglo pasado cuando conformamos distintos esfuerzos organizativos, el Frente Nacional Democrático Popular (FNDP), la Coordinadora Nacional del Movimiento Democrático Independiente (CONAMODI), el Frente Amplio de Construcción del Movimiento de Liberación Nacional (FAC-MLN), de esa trayectoria de lucha surge la necesidad de conformar este proyecto político organizativo que lucha por el socialismo en México. Para muchos luchar por el socialismo en México es cosa de “atrasados”, “trasnochados” o retrógradas”, si es así ¿Por qué les preocupa tanto lo que hacemos?

Por defender nuestros derechos y libertades políticas se nos castiga, por nuestras formas de lucha que algunos consideran según su lógica “violentas o no pacíficas” se nos difama, por no ser “indios agachados” y no callarnos, nos ven como “cavernícolas, bárbaros o revoltosos”; nos ponen el dedo inquisidor por exigir JUSTICIA para los detenidos desaparecidos, por exigir que los autores materiales e intelectuales de los cientos de miles de crímenes de Estado y de lesa humanidad sean enjuiciados y castigados, ¿acaso eso es un delito para que nos condenen a la silla inquisidora de la difamación?

Se equivocan señores, por cada acto de difamación haremos uso del derecho a réplica, no tenemos nada que ocultar, nuestra lucha es justa y legítima, ante cada acto de descalificación miles de razones sobran para luchar. No lograrán callar nuestra denuncia, por más que tiendan el cerco mediático, nuestras demandas se harán escuchar.

Únicamente cuando el pueblo decide hacer frente a la represión, sólo cuando las organizaciones populares deciden no ser más quienes soporten en su humanidad los golpes, los insultos y la humillación, es cuando se les convierte en nota nacional para conducir a la opinión pública a la estigmatización.

Atentamente

¡Libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero Javier González Díaz!
¡Presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos!

¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las