Boletín informativo. El gobierno chiapaneco prepara una oleada represiva contra el pueblo organizado

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 1 de agosto de 2019

A la opinión pública

El gobierno chiapaneco con el aval del gobierno federal prepara una nueva oleada represiva contra el pueblo organizado, en específico contra el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), situación que es antecedida por una intensa campaña de linchamiento y calumnias para intentar justificar un posible baño de sangre de mujeres, ancianos, hombres y niños.

La información que es ampliamente difundida peca de un ligero sesgo de imparcialidad, porque no toma en cuenta que el FNLS no tenía ninguna necesidad de realizar acciones políticas de masas, nos encontrábamos en la realización de actividades educativas y culturales con el afán de combatir la ignorancia a la que nos conducen los gobiernos neoliberales de antaño y el presente.

El punto de origen es el asesinato de nuestro compañero Mario Moreno de la comunidad 20 de Junio en el municipio de Venustiano Carranza, crimen que tiene profundas motivaciones políticas. Este hecho se encuentra denunciado, sin embargo, no vemos avances satisfactorios en la investigación. Un mes después detienen ilegalmente al compañero Javier Gonzáles Díaz, detención a todas luces violatoria de un protocolo judicial, aunado a la desaparición forzada por más de 25 horas y presentado en el CERESS No. 5 con huellas claras de tortura.

La vida del compañero Javier se encontraba en la indefensión, sometido a merced de sus verdugos, ante un crimen de tal naturaleza no podíamos quedarnos en la pasividad ante la zozobra que impedía saber con exactitud sobre la integridad física y psicológica de nuestro compañero. Por ello es que optamos por ejercer el derecho a la protesta, salimos a puntos carreteros a denunciar el hecho y repartir la información de mano en mano de los conductores.

Es falso que se ponga una cuota para acceder el paso a los automovilistas, es un infundio que la carretera se encontraba cerrada. Pero la naturaleza del Estado no es dar solución, por el contrario, pretende cobrar cara la factura al pueblo la osadía de organizarse en la exigencia de sus derechos, es así que en el tramo carretero Ocosingo-Altamirano se comete otro crimen que afortunadamente no terminó en desgracia, cuyo resultado fueron dos compañeros heridos de bala por personas que se identificaron como agentes del Estado.

Algunos medios de comunicación no toman en cuenta las particularidades de cómo desencadenaron los hechos. No reparan en que nosotros no teníamos ninguna necesidad de interrumpir nuestras actividades agrícolas y políticas internas, nuestra continuidad y esfuerzos estaban encaminados a tareas de educación político cultural, pero el gobierno chiapaneco no pudo contener su naturaleza profascista y conduce a la organización a la realización de medidas metodológicas de protección de la colectividad.

Periodistas y portales de comunicación insisten en argumentar que los policías están “secuestrados”, lo que rechazamos totalmente, porque estos agentes policíacos intentaron accionar su arma de cargo contra el contingente donde se encontraban niños y jóvenes como parte de la solidaridad entre compañeros.

Insistimos, es faccioso usar terminología que criminaliza y pretende crear las condiciones de la represión. Las masas no son ingenuas, sabían que de no ejercer una respuesta oportuna hablaríamos del cometido de más crímenes. La organización cuidó en todo momento la integridad de los agentes de Estado, porque sabemos que la esencia del fenómeno es eminentemente político, no somos un aglomerado de resentidos sociales, tenemos principios políticos que conducen nuestra práctica política.

Quizá esperaban de nuestra parte pasividad, pero no debe confundirse prudencia con debilidad. Fuimos prudentes, dimos el tiempo y espacio necesario para que el gobierno del estado buscara una salida política a un fenómeno que él mismo generó, sin embargo, la respuesta fue una retahíla de descalificativos, vituperios y calumnias para justificar saciar su sed de sangre.

No pueden llamarse acciones violentas a la respuesta organizada de las masas, porque éstas no son producto de la catarsis, no surgen de la espontaneidad, tienen origen en la violencia que emana del Estado. Enfatizamos, antes de las acciones que nos vimos obligados a realizar nos encontrábamos en una cotidianidad pedagógica interna para el fortalecimiento de la cultura y la educación.

Erra en su análisis el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en el estado de Chiapas quien sostiene que el “FNLS es una célula beligerante”. ¿En qué sostiene sus dichos? ¿Bajo qué premisas fundamenta sus acusaciones? ¿En qué funda la supuesta beligerancia?

Nada más falso y ruin, porque de ninguna manera puede comparar ni siquiera aludir que existe la capacidad de las masas inermes de utilizar la violencia, porque ésta tiene patente en el Estado mexicano. Quiere que nos conduzcamos por los cauces institucionales, no obstante, la dependencia a su cargo quien actúa de forma omisa ante el nulo avance de las querellas interpuestas de la organización de crímenes cometidos en contra nuestra.

El gobierno federal que representa el Lic. Andrés Manuel López Obrador actúa de manera omisa, por decir lo menos, porque hasta el momento únicamente recibimos su silencio cómplice. Los canales de comunicación que dejó establecidos con nuestra organización en la reunión de trabajo que sostuvimos con el Lic. Alejandro Encinas Rodríguez simplemente están cortados, no hay contacto para dar solución a esta problemática, misma que anticipamos que amenaza con recrudecerse.

El resultado de esta ofensiva represiva es responsabilidad del gobierno federal y estatal, porque sencillamente es inadmisible que se muestren indolentes ante las justas exigencias que manifestamos en la mesa de trabajo con el Lic. Alejandro Encinas, el director de Estrategias para la Atención de los Derechos Humanos Félix Santana Ángeles y que el escenario político en el estado de Chiapas es el indicativo fiel de lo que en esa reunión denunciamos.

Acudimos a las redacciones de distintos medios de comunicación ante el cerco informativo que se da a la problemática que se desprende de la acción criminal de gobierno chiapaneco, para combatir la desinformación y el uso faccioso de elementos informativos que buscan generar las condiciones para justificar un posible baño de sangre contra las masas organizadas en el FNLS.

La exigencia es única, libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero Javier Gonzáles Díaz, libertad de todos los presos políticos en el estado de Chiapas, cese a la represión contra el conjunto del movimiento popular, cese a la criminalización de la pobreza y protesta popular.

Atentamente

Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navegar por las