El FNLS condena la criminalización de la protesta popular contra nuestros compañeros en el estado de Chiapas

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 26 de mayo de 2016

A los medios de comunicación nacional y del extranjero
A los organismos defensores de los derechos humanos
A las organizaciones populares, democráticas e independientes
Al pueblo en general

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) condena enérgicamente el hostigamiento y amenazas de desalojo contra nuestros compañeros de las comunidades 2 de noviembre del municipio de Socoltenango, 20 de junio y 24 de septiembre del municipio de Venustiano Carranza por elementos de la policía del estado bajo las órdenes del gobernador de la entidad Rutilio Escandón. Política de gobierno que se enmarca en el desarrollo de la Jornada Nacional de Lucha. Perdón ¡Nunca!, Olvido ¡Jamás!, en diferentes estados donde tenemos presencia y arraigo.

La política represiva contra organizaciones populares como el FNLS empieza a caracterizar a gobiernos que en el discurso dicen ser del pueblo y para el pueblo, pero en los hechos se contradicen, al cometer violaciones a los derechos humanos como desalojos, amenazas y hostigamiento. Práctica que no se diferencia de gobiernos anteriores identificados ampliamente como antipopulares, represivos, profascistas y neoliberales.

El tiempo coloca las cosas en su lugar, en este caso se observa que aquellos que dijeron ser de izquierda son los más conservadores y reaccionarios al negar los derechos y libertades políticas, sobre todo cuando argumentan que ya no es necesario realizar manifestaciones por tener una administración diferente a las anteriores.

Mientras no se transforme la raíz que alimenta al régimen de explotación habrá miles de razones para luchar, los más de 94 millones de mexicanos son la expresión fehaciente de la iniquidad que genera el actual estado de cosas, las mismas que convocan a no cejar en la necesidad de la organización política del pueblo por cauces independientes.

Las amenazas por parte del gobierno estatal de Chiapas de desalojar a comunidades organizadas en un esfuerzo independiente denota la farsa que significa el cambio de siglas partidistas, la esencia que los identifica es su carácter de clase, los intereses económicos a los que representa, por ello, sólo quienes depositaron la confianza ciega pueden ofuscar su análisis.

La sentencia es puntual, gobierno que amenaza, reprime y hostiga es un gobierno que está al servicio de los grandes empresarios, de una clase minoritaria que exige el cometido de crímenes contra el pueblo en su ambición de amasar grandes fortunas. La retórica puede ser grandilocuente, impregnada de una serie de aforismos agradables a los oídos de algunos incautos, pero los hechos son los que hablan y definen la posición política a la que defienden.

A las comunidades se les hostiga de manera permanentemente con el objetivo de hacerlos desistir de la lucha independiente, para que dejen de luchar por la tierra y el socialismo, así como intentar cercenar solidaridad que brindan a los familiares de los detenidos desaparecidos.

La política de agresión no es nueva, esta situación priva desde los gobiernos emanados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y desde entonces la combatividad distingue nuestras actividades. Equivoca el gobierno estatal si considera que las amenazas lograrán amainar la decisión de nunca abandonar a un hermano de clase por muy adversas que sean las condiciones.

La razón asiste a las masas empobrecidas, ésta surge desde lo más profundo de la iniquidad que genera el capitalismo. Los gobiernos emanados de las instituciones que secundan y avalan la inmediatamente se hacen corresponsables de la precariedad de las masas en tanto no actúan en concordancia con la necesidad apremiante de mejorar las condiciones de vida del pueblo.

Las preguntas siguen sin respuesta ¿Esa es la transformación a la que se alude en cada acto público? ¿Está enterado el ejecutivo federal de la política que implementan los gobiernos emanados del partido político que los identifica?

Hacemos responsable al gobierno del estado de Chiapas, Rutilio Escandón, al ejecutivo federal y al gobierno municipal de Venustiano Carranza de cualquier acto de represión contra las comunidades y compañeros en el FNLS.

Invitamos a las organizaciones independientes a mantenerse atentas del desarrollo de los acontecimientos en el estado de Chiapas, a los organismos defensores de los derechos humanos solicitamos la acción de sus buenos oficios para detener al ofensiva gubernamental que pretende evitar que se desarrolle la jornada de lucha nacional Perdón ¡Nunca! Olvido ¡Jamás! Presentación con vida de todos los detenidos desaparecidos.

Fraternalmente
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las