Pue/Méx. Propuesta de Universita​rios ante los miles de jóvenes excluidos de la BUAP

, popularidad : 11%

La privatización de la educación en México tiene más de dos décadas instaurada, profundizándose con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Siendo la BUAP la punta de lanza del modelo privatizador de la educación superior para Centro América; para ello, los diferentes sexenios de gobierno han impulsado la idea de que la educación universal, es decir la masificación de la educación, es sinónimo de “baja calidad y competitividad en el contexto de las tendencias internacionales educativas”, esto con la finalidad de encubrir la privatización de la educación.

Con el golpe de estado a la BUAP por parte de José Doger Corte y después continuado por su primo Enrique Doger Guerrero (ex-presidente municipal, después diputado local y próximo diputado federal) se impuso el Proyecto Fenix para redefinir el ingreso, permanencia y egreso de los estudiantes para legitimar la “acreditación”, así como la tecnificación de los planes y programas de estudio, aunado con la disminución a más del 50% de la matrícula estudiantil y el aumento en los costos de los créditos de las materias académicas a cursar, así como también la aplicación del examen College Board, examen de habilidades verbales y matemáticas (más NO de conocimientos), examen que incluye estudio socioeconómico del aspirante y además discriminatorio, como filtro para resolver necesidades empresariales.

Posteriormente con la llegada de Enrique Agüera Ibáñez como Rector de la BUAP, el modelo educativo se acopla a la tendencia internacional del “Capitalismo con Rostro Humano”, ahora bajo el nombre Modelo Universitario Minerva (MUM) que en sus fundamentos sólo parafrasea los derechos estipulados en nuestra Constitución, pero que en los hechos mantiene la tendencia privatizadora siguiendo las pautas del Estado mexicano y de los empresarios, para muestra los siguiente.

En el 2010 el total de jóvenes aspirantes a la educación media superior en Puebla era de 760, 751 y de aspirantes a educación superior: 636, 448, entre hombres y mujeres, según datos del Consejo Estatal de Población (Coespo), cifra que ha aumentado y sin embargo sólo 46 700 estudiantes son aspirantes a la BUAP, aunque sólo la mitad, según datos de la propia Universidad, entraran. Los demás serán reasignados por un lado a Universidades e Institutos técnicos públicos pero cuyas colegiaturas sobrepasan el salario mínimo y por otro lado otros cursaran sus carreras en Universidades particulares afiliadas a la BUAP y cuyos directivos están asociados a la administración central de la BUAP, situación que le valió un reportaje en Punto de Partida que conduce Denise Maerker.

A lo anterior le debemos sumar que instituciones como la BUAP tienen infraestructura para habilitarlas como aulas, mismas de las que puede dar cuenta la Comisión de Patrimonio del Consejo Universitario, de igual manera cuenta con un presupuesto de 4 mil 473 millones de pesos, superior en 1256 millones al de la propia capital poblana, y presumido mediáticamente con los famosos maratones de obras.

Es importante destacar que el propio gobierno del estado despilfarra el recurso del erario público en lugar de invertirlo en educación y cultura, y desarrollo científico y tecnológico. Tan sólo recordemos que en este año adquirió dos helicópteros Augusta de LUJO por más de 150 millones de pesos y el Congreso del estado aprobó escoltas vitalicias de 80 mil pesos MENSUALES.

A nivel federal el presupuesto en el 2011 para la “guerra contra la delincuencia” de Calderón fue de 64 mil 348 millones de pesos. De acuerdo con la Revista Contralínea: “En cinco años de “guerra” contra las drogas, el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa habrá gastado 255 mil 108 millones 280 mil pesos en acciones supuestamente destinadas a “garantizar” la seguridad y la soberanía nacionales. El monto significa el 247 por ciento del presupuesto total 2011 para la educación superior, de 103 mil 267 millones; o, el 533.91 por ciento del total de recursos federales destinados a promover la ciencia y la tecnología: 47 mil 781 millones.”

Es un hecho palpable de que en México existen las condiciones económicas, de infraestructura y académicas para satisfacer las demandas educativas de carácter público, sin embargo es el gobierno mexicano el que busca eximirse de su responsabilidad para garantizar el artículo 3, promoviendo la inversión privada de bancos e industrias por medio de fundaciones “filantrópicas” que encubren la evasión de impuestos.

La exigibilidad del artículo 3, así como la democratización de la educación en general y en particular de la BUAP se tiene que ir construyendo de la mano de los jóvenes aspirantes, universitarios, padres de familia y pueblo en general. Para ello la necesidad de generar alternativas organizativas capaces de lograr nuestras demandas más sentidas.

Por lo anterior, proponemos a los jóvenes excluidos de la educación media superior y superior en Puebla y en específico de la BUAP, así como a Universitarios y al pueblo en general a:

  • Solicitar al gobierno federal y estatal, y Congreso Federal y Estatal Educación Universal sustentados en el artículo 1, 3, 4, 5, 6, 8, 25, 26 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como también en los 22, 23, 25, 26, 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y los 2, 3, 6, 11, 12, 13, 14, 15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Culturales y Sociales, firmado y ratificado por el gobierno mexicano.
  • Solicitar por medio de un Amparo colectivo el derecho a la educación, para que no se impida el desempeño a una profesión y al trabajo licito por medio del examen College Board.
  • Solicitar al Rector y Consejo Universitario de la BUAP la cancelación del examen College Board y que sean los propios catedráticos de la Institución los que elaboren el examen diagnóstico de ingreso a la educación media superior y superior en Puebla.
  • Exigir al Rector y Consejo Universitario de la BUAP que no existan prácticas discriminatorias para todos los jóvenes que tomen clases de oyentes en la BUAP, así como también para que puedan ser evaluados de acuerdo a la calendarización de cada catedrático o unidad académica a efecto de demostrar que el examen College Board NO EVALUA CAPACIDADES, NI CONOCIMIENTOS CIENTÍFICOS Y HUMANISTAS. Y
  • Convocar a los Catedráticos universitarios jubilados a apoyar como docentes, así como al pueblo en general a habilitar espacios físicos para que sean utilizados como aulas acreditadas por la BUAP.

Fraternalmente

¡Por la Defensa del artículo 3!

¡No más excluidos de la BUAP y Universidades Públicas!

¡NO más pueblo sin la posibilidad de adquirir educación universitaria!

Por la Unidad Obrero, Campesina, Indígena y Popular

Unión por la Organización Estudiantil

Integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

UPOE-FNLS

Navegar por las