Policías de Aureoles arrestan arbitrariamente a integrantes de FNLS; a las mujeres elementos nos llevaron a las celdas, nos quitaron el brasier y ya desnudas nos obligaron a hacer sentadillas: víctima

, por  Ciudad de México , popularidad : 26%

Por: Ricardo García Galindo

(12 de octubre del 2018 Revolución TRESPUNTOCERO).- Este jueves, el Frente Nacional de la Lucha por el Socialismo (FNLS), representado por Susana Aguilar Pintor; en compañía de representantes del Comité Cerezo y del Movimiento de Unificación, Lucha Triqui; se pronunciaron en contra de los arrestos arbitrarios a miembros del frente y el excesivo uso de violencia el pasado miércoles 10 de octubre por parte de elementos de la policía de Michoacán.

“La represión ejecutada contra nuestros compañeros en Michoacán se suma a la larga lista de agravios que el gobierno del estado, en complicidad con el gobierno federal, ejerce con total impunidad. El uso desmedido de la fuerza y la portación de armas de fuego son actividades que ponen al descubierto el verdadero rostro de la administración de Silvano Aureoles Conejo”, comentó Susana Aguilar.

Aclaró que, recientemente el gobernador del estado declaró que el FNLS es una organización extremista, radical y violenta, como justificación del uso irracional de la fuerza por parte de la policía. Agregó que el frente siempre ha actuado de manera pacífica y que solamente estaba realizando un evento de venta artesanal y un mitin en la plaza central, Melchor Ocampo, de Morelia, evento que se realiza desde hace 18 años.

Explicó que elementos de seguridad, vestidos de civiles, arremetieron contra sus compañeros y artesanos, cercando el lugar y agrediendo físicamente a todos los que se encontraban ahí, incluidos niños, personas de la tercera edad y dos mujeres embarazadas. Usando como justificación la “feria de los pueblos mágicos”.

“La composición del operativo deja claro que se trató de un plan guiado por los manuales de represión de la policía militar. Policías vestidos de civiles agredieron y detuvieron a nuestros compañeros en una franca violación a los derechos humanos.

La “feria de pueblos mágicos” fue el pretexto gubernamental para desatar la represión, sirvió como parapeto para que el gobernador del estado lanzara sendas calumnias. Nuestra palabra se suma a la de miles de víctimas” denunció.

Durante el atentado fueron arrestadas más de 60 personas, bajo los delitos de daños a la vía pública y resistencia de particulares, quienes fueron liberados, en su totalidad, el jueves por la madrugada. Posteriormente se asentaron la plaza Valladolid, que se encuentra a escasas dos cuadras del lugar de los hechos, para continuar la venta de artesanías y realizar actos de protesta por lo sucedido.

Al concluir la rueda de prensa, los representantes acabaron su pronunciamiento responsabilizando al titular de la Secretaria de Seguridad Pública del estado, quién se encontraba presente al momento de los arrestos; al gobernador Silvano Aureoles Conejo y a Enrique Peña Nieto, de la integridad física y psicológica de sus compañeros detenidos, en especial de las mujeres que se encontraban en periodo de gestación.

En entrevista para Revolución TRESPUNTOCERO Noemí Calles Ríos, relató:

“Yo estaba siendo parte del mitin, todo estaba tranquilo y llego la policía municipal, nos preguntaron qué estábamos haciendo, les dimos la información y nos dijeron que no había problema. Después de eso llego la policía estatal y nos encapsula, se ponen en a los extremos y quedamos en medio de ellos”.

Explicó que, mientras estaban rodeados llegó el subsecretario de seguridad, por lo que sus compañeros se acercaron a entablar un dialogo con él, con el propósito de hacer un acuerdo, pero fue imposible lograrlo.

“Nosotros siempre estamos en la mejor disposición para el diálogo, pero ellos ya venían con otra intención; traían armas, escudos, armas de gas y ya nos tenían rodeados; eran más de cien de cada lado y nosotros no más de cincuenta.

“Primero nos pidieron que quitáramos las mantas, y accedimos, nos dijeron que ya con eso, solo esperaban la orden y se retiraban. Parecía que ya estaba todo tranquilo y de la nada se nos vinieron encima”.

Noemí comentó que sufrió de abusos físicos por parte de la seguridad pública, que fue golpeada y subida a la fuerza a una patrulla, por dos elementos varones. Camino a la procuraduría, dijo que, tanto ella como otros compañeros que eran trasportados en la misma patrulla, fueron golpeados, especialmente un hombre al que estuvieron pisando durante todo el trayecto.

Al llegar a la procuraduría mencionó que los abusos no se detuvieron.

“Nunca nos dijeron bajo que delitos nos estaban arrestando y nos pidieron nuestros datos más de cuatro veces sin decirnos para que los querían. También llegaron unos doctores que nos decían que estaban ahí para revisarnos, pero querían que les firmáramos unos papeles sin que nos revisaran; tampoco nunca nos entregaron ningún papel que dijera nuestros derechos y menos nos dejaron hacer una llamada”.

Denunció que, al llegar al área de celdas de la procuraduría, a ella y al resto de las mujeres detenidas, les quitaron las agujetas, las ligas de cabello y el brasier; para luego pasarlas a un cuarto, desnudarlas y obligarlas a hacer sentadillas. También agregó que durante todo el proceso les preguntaron quién era el líder del grupo.

Noemí fue liberada durante la madrugada de este jueves.

Navegar por las