Testimonio de la compañera Patricia López Gómez y su esposo, por los actos represivos el pasado 30 de mayo de 2018

, por  Chiapas , popularidad : 5%

Testimonio de la compañera Patricia López Gómez y su esposo, por los actos represivos el pasado 30 de mayo de 2018

Somos integrantes de la Sociedad Cooperativa de Transporte Ricardo Flores Magón e integrantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS).

El día 30 de mayo realizaríamos actividades políticas de denuncia por la Semana Internacional del Detenido-Desparecido y exigir justicia, pero en esta fecha lo que dijo el gobierno mejor darle una paliza al FNLS, esa es la reflexión que tenemos como familia.

El gobierno utilizó la fuerza pública para frenar nuestras exigencias, el desalojo violento para nosotros como familia es un ejemplo de que el gobierno niega el acceso a la justicia, sólo reprime a los luchadores sociales, a los inconformes.
Ese día empezamos con la actividad de volanteo como las 9:10 de la mañana, después de 15 y 20 minutos arribaron los policías, lo que hicimos nosotros es avisar a nuestros compañeros, cuando los vimos llegar a los policías, le dijimos a los compañeros que nos vamos adelantando hacia atrás.

Pensamos que iban a mediar palabras y un desalojo pacífico, pero en cuanto se acercaron en el lugar empezaron a tirar piedras hacia los compañeros, comenzaron a gasearnos otros dispararon directo a los compañeros, continuaron los disparos de gas lacrimógeno, algunos tiraban piedras con los tiradores, ya había un herido, un compañero le hirieron la frente. Como pudimos tratamos defendernos, en ese momento actuaron más agresivos los policías tiraban el gas encima de nosotros, le hirieron la cabeza un compañero se llama Lisandro.

Testimonio de la compañera

Estuve presente en esa actividad con mi hija de 6 meses, casi se me moría, le llegó el gas directo en su cara y en ese momento se desmalló, ya no respiraba, mi hija ya se iba, ya estaba punto de morirse, pedí ayuda rápido con los compañeros, le bañaron con coca-cola porque no teníamos agua, no respiró como 4 o 5 minutos.

Después volvió a reaccionar y luego mientras yo buscaba mi salida con otros compañeros, en el transcurso de horas, 2 veces más se desmalló mi hija, después ya encontramos agua y los compañeros lo tuvieron que bañar todo el cuerpo, así fue como se tranquilizó, pero la veía delicada de salud, ya no jalaba mi pecho por más que la quería alimentar, observé que ya no parpadeaba sus ojitos, por momentos se ponía inmóvil.

Ese momento creí que se iba morir mi hija, yo ya no tenía comunicación con mi esposo, porque cada quien buscaba su salida, porque nos querían detener, tuve que dar vuelta hasta el predio Santiago y llegamos directo a la Clínica de Campo en San Cristóbal de Las Casas para pedir atención médica, pero no me atendieron y espere toda la tarde pero nunca atendieron a mi hija.

Llegué con una compañera y con unos compañeros. Ya el 01 de junio le llevé al hospital de las culturas, le sacaron radiografía, me decían los médicos que todo bien, pero dijeron que está dañado su pulmón por el gas que le llegó, ahora tiene tos, me dijeron que tienen un medicamento, pero me dieron la receta para mi hija.
Fuimos a pedir a la farmacia ahí del hospital pero dijeron que no tenían, después nos dijo, “(…) regresen más tarde”, fuimos de nuevo pero ya estaba cerrada, ahora sólo está tomando el medicamento por la tos y su pulmón; la tos dice el médico, es por el gas.

Testimonio del compañero:

Me iban a detener, me defendí como pude me desvié a un lado de la carretera, llegué a un rancho, ahí encontré otros compañeros y las personas que viven ahí, le pedimos agua para lavar la cara, luego fuimos a El Aguaje, cuando llegamos en ese lugar ya no había policías, pero nos encontramos con otros compañeros heridos, había compañeros fracturados en los pies, encontré ahí al compañero José Luis y la compañera Fabiola.

Lo que hice fue trasladarlos al Hospital de las Culturas, vine como comisionado, pedí viaje a los mismos compañeros que venían de Ocosingo, eran dos taxis y llevé los heridos a urgencias, atendieron inmediatamente al compañero Luis porque ya se encontraba grave, los que son golpes e inflamación tuvieron que esperar, no las querían atender, lo mismo que los compañeros son fracturados en sus pies. Lo atendieron rápido al compañero Luis porque tenía hemorragia.

Además no solo fuimos nosotros los gaseados, también las personas quienes se encontraban trabajando en su parcela, porque los policías ya no les importó a las personas; dispararon gas sobre las viviendas cercanas al lugar, alcancé a ver una señora pasajera de transporte del municipio de Teopisca, se desmayó a causa del gas, cuando los compañeros se dieron cuenta de esto, la sacaron y le pusieron agua en la cara, era una señora de la tercera edad.

Es importante que el pueblo tenga conocimiento sobre los hechos, también exigimos al gobierno un alto a la represión, que no siga con el hostigamiento y represión a los manifestantes, que no violente más los derechos humanos de mujeres, niños y hombres, porque tenemos derecho de expresarnos y un alto de terrorismo del Estado, es lo que exigimos.

No más represión, nosotros somos pueblo trabajador, si hubiera fallecido mi hija, el responsable es el gobierno, los empresarios y los policías; porque el gobierno no tiene derecho de privar la vida un ser humano, al contrario, se supone que lo debe proteger, pero con estos hechos sucede lo contrario.

Así como el FNLS, nos han asesinado compañeros, quiere decir que no hay respeto a la vida, estoy clara que el gobierno es el asesino porque son ellos que dictan la orden a sus fuerzas represivas, nos damos cuenta que no les importa grandes y pequeños, sino que ejecutan la represión para todos.

Vamos a seguir con la lucha, esta represión nos sirve para darnos cuenta para no quedarnos con las manos cruzadas, junto con otros compañeros, hay que organizarnos de manera independiente y no tengamos miedo. Exigimos atención médica a los compañeros heridos, se cubran los daños. De estos hechos el responsable es el Estado.

Navegar por las