Sobre la responsabilidad de Silvano Aureoles Conejo pesa el cometido de crímenes de lesa humanidad y de Estado

, por  Ciudad de México , popularidad : 3%

Ciudad de México a 25 de enero de 2018

A los medios de comunicación nacional y del extranjero
A los organismos defensores de los derechos humanos
A las organizaciones populares, democráticas e independientes
Al pueblo en general

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), expresa su más enérgica condena por los actos de represión contra los trabajadores de la educación en el estado de Michoacán, donde el resultado fue de varios detenidos de manera injusta; esta es la política gubernamental que identifica a un gobierno que se ufana de su distintivo de “izquierda”, pero que en los hechos se pliega servilmente a los designios empresariales y oligárquicos; este es el rostro del gobierno del estado que encabeza Silvano Aureoles Conejo, en esta entidad federativa del occidente mexicano.

Resulta meritorio de manera particular tomar como punto de partida el análisis de la política con la que un gobierno conduce sus actos más allá de los simples discursos, en este tenor, en el estado de Michoacán, de forma nominal gobierna un partido que en letra dice representar los intereses populares, pero que en la realidad concreta se observa con mucha más vehemencia la capilla empresarial a la que defienden.

Las condiciones de precariedad distingue a todas las masas trabajadoras, por lo tanto, los trabajadores de la educación agrupados en la CNTE no escapan a este fenómeno general. Paulatinamente los derechos conquistados por decenas de jornadas de lucha y a través de los años, hoy son seriamente amenazados por la implementación de la reforma educativa y con mucha más claridad es posible observar los fines oligárquicos por la que fue impuesta.

La lucha por la defensa de la educación pública y el derecho al trabajo transita por derroteros cada vez más complejos, porque de manera concreta el gremio magisterial se enfrenta al intento del Estado mexicano por implementar el paquete de reformas neoliberales, las cuales figuran como medidas legislativas donde está expresada de manera puntual el interés de la oligarquía nacional y del extranjero.

Lo acontecido en Michoacán contra los trabajadores de la educación y el movimiento popular, es el indicativo de la política gubernamental para imponer de facto la privatización de la educación; significa el zarpazo represivo con el cual se pretende ahogar todo destello de organización y protesta a través de la bota policíaca y militar.

Sobre la responsabilidad de Silvano Aureoles Conejo, como titular del ejecutivo estatal, pesa el cometido de crímenes de lesa humanidad y de Estado, durante su administración el cometido de actos del terrorismo de Estado es una constante.
Ejecuciones extrajudiciales en comunidades de la meseta purépecha, particularmente en aquellas donde se distingue la combatividad en las acciones políticas; desapariciones forzadas de periodistas, activistas, docentes y todo opositor, son algunas de las características que distinguen al actual periodo gubernamental.

La esencia oligárquica de las reformas neoliberales toma cada vez más cuerpo, resulta imposible ocultar el carácter proempresarial y prooligarca de cada una de ellas, por ende, quienes de manera obcecada se mantienen en la lógica de imponerlas a cualquier costo, habla de su condición de clase, de la posición política del lado del explotador a la que decidieron plegarse, de tal manera que es así como los empieza a identificar el pueblo trabajador.

Nuestra solidaridad incondicional a nuestros compañeros del magisterio democrático, el ritmo por el cual se desenvuelve la lucha nos define que la unidad de todo el pueblo no sólo es imprescindible, sino que es la única manera de oponer resistencia combativa ante la escalada de violencia que emana desde el Estado mexicano.

Quienes decidieron dar la espalda el pueblo trabajador y plegarse a los intereses de la oligarquía nacional y del extranjero, así se les debe identificar, por esta razón a Silvano Aureoles y toda su camarilla de politicastros los caracteriza su vocación represiva y profascista, son los responsables de la integridad física y psicológica de cada uno de los elementos del pueblo movilizados en defensa de la educación pública.

Cada oleada de represión incentiva la creatividad popular en las acciones políticas de masas, aún queda en el pueblo mucha madera de donde cortar para desarrollar los métodos de lucha que permitan salir abantes en cada escenario adverso; en consecuencia, ahí donde el terrorismo de Estado pretende quebrantar la dignidad y decisión de lucha, es donde con mayor fuerza debe brillar la cualidad trasformadora de las masas proletarias.

Fraternalmente

¡Alto al terrorismo de Estado!
¡Alto a la criminalización de la pobreza y protesta popular!

¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las