¡2 de octubre! Crimen que no prescribe, ¡que no se olvida!

, por  Chiapas , popularidad : 3%

México 2 de octubre de 2017

A los medios de comunicación
A las organizaciones populares, democráticas e independientes
A las víctimas del terrorismo de Estado
Al pueblo en general

Se cumplen 49 años de la masacre cometida contra estudiantes y otros sectores populares ocurrido en la Plaza de las Tres Culturas Tlatelolco en la Ciudad de México. Crimen cometido durante el sexenio de Gustavo Diaz Ordaz y ejecutada por los cuerpos policiacos, militares y paramilitares, que a la fecha se mantiene en completa impunidad.

A 49 años de impunidad, no existe juicio y castigo a ninguno de los responsables materiales como intelectuales, lo que en la actualidad significa que la impunidad es política de gobierno, es una de las causas que explica la actitud del gobierno y las instancias “procuradoras de justicia” hacia las víctimas para negar el derecho a la justica, la verdad y condenar nuestro derecho a la vida.

Los hechos del 2 de octubre a la fecha, significan en este momento histórico que es una práctica que no se detiene, un gobierno tras otro, por la clase a la que éstos obedecen, no desisten de intentar masacrar al pueblo, se congratulan cuando por fuerza de la naturaleza el pueblo perece, con simulación exhiben una imagen que oculta intereses mezquinos, su cinismo se desborda cuando lucran con la desesperación y las necesidades del pueblo.

En este momento de nuestra historia el 19 de septiembre 1985 y el 2 de octubre de 1968 son acontecimientos en los que el Estado muestra su esencia inhumana, indolente, represora y antipopular, que ayer como hoy, una vez más, es el pueblo solidario que constituye la antítesis de un Estado que lucra con las necesidades del pueblo, que descaradamente extiende su mano represora para callar el torrente de voces de protesta exigiendo el derecho a la vivienda, salud, alimentación, etc.
Con ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, tortura, detenciones arbitrarias los gobiernos antipopulares intentan detener la exigencia de justicia de amplias masas explotadas y oprimidas.

En la historia de lucha del pueblo y sus organizaciones es bañado de sangre con crímenes de Estado y de lesa humanidad, práctica que a la fecha se manifiesta en las fosas clandestinas, las ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y de los miles de víctimas que cayeron en las manos criminales en Veracruz, Michoacán, Chiapas, Chihuahua, Tamaulipas, Guerrero, etc., en los últimos tres sexenios.
En este contexto necesario es destacar los últimos acontecimientos represivos contra el pueblo chiapaneco y la indolencia del Estado respecto a las víctimas que hoy se encuentran en la incertidumbre a causa de los fenómenos naturales.

Mientras el pueblo da la solidaridad a sus hermanos de clase afectados por los fenómenos naturales, el gobierno militariza, mediatiza la solidaridad del pueblo, lucra con sus necesidades, por otro lado, del erario público con descaro se destina para reprimir. El Estado con la militarización entorpece las labores de rescate, la distribución de los apoyos que vienen del pueblo, éstos son acaparados por políticos de oficio por encima de la ingente necesidad de alimentos de las víctimas.

Con descaro, en medio de la tragedia que vive el pueblo, el Estado golpea con terrorismo de Estado, ahí donde el pueblo no descansa en tender la mano solidaria, por otro lado, el terror como política de gobierno no se detiene, mientras hay solidaridad se detiene desaparece, detienen extrajudicialmente, el gobierno reprime, es inhumano, antipopular, pro-oligarca y demagogo.

De esa magnitud es el racero de la doble moral del gobierno mexicano, mientras públicamente presenta una imagen “humana”, soterradamente al pueblo le niega el derecho a la vivienda, atentan contra el derecho a la vida, a la alimentación y a la salud del pueblo. Por el otro, destina del erario público en represión contra el pueblo organizado, que exige justica, pan, vivienda, salud…

En este escenario político, el pasado 24 de septiembre detienen de manera arbitraria y con violencia a nuestro compañero Rodolfo García Gómez en Nuevo Guadalupe Victoria, municipio de Venustiano Carranza, en un intento por despojar de manera violenta las tierras de nuestros compañeros, en una región que es asediada por policías y militares. Destaca en ésta el repunte descarado del paramilitarismo financiado por el gobierno y caciques locales.

Organicémonos de manera independiente, resistamos combativamente en la exigencia de nuestros derechos, hoy, estamos ante los efectos de una política antipopular y represiva del Estado, un gobierno déspota, tosco, indolente a nuestras exigencias, pero la unidad del pueblo permite luchar en mejores condiciones.

Por ello, este dos de octubre reivindicamos las demandas del proletariado y no olvidamos este crimen tan atroz ocurrido el 02 de octubre de 1968, la impunidad no es una opción, la justicia, verdad y castigo a los responsables debe ser nuestra exigencia, para este crimen y para todos los crímenes de lesa humanidad y de Estado en el país.

¡Libertad inmediata e incondicional de nuestro compañero Rodolfo García Gómez!
¡Juicio y castigo por la ejecución extrajudicial de nuestro compañero Humberto Morales Sántiz!
¡Presentación con vida de nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz!
¡Presentación con vida de Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya!
¡Alto al terrorismo de Estado!
¡Juicio y castigo a los responsables de los crímenes de Estado y de lesa humanidad!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las