La detención arbitraria del compañero Rodolfo García Gómez es un acto represivo que devela la esencia antipopular, proempresarial y profascista del gobierno de Manuel Velasco Coello

, por  Chiapas , popularidad : 3%

Chiapas, México a 27 de septiembre de 2017

A los medios de comunicación nacional y del extranjero
A los organismos defensores de los derechos humanos
A las organizaciones populares, democráticas e independientes
Al pueblo en general

La detención arbitraria de nuestro compañero es un acto represivo que comete el Estado mexicano a través del gobierno del estado de Chiapas; con el ardid de restitución de tierras el gobierno de Manuel Velasco Coello y la Fiscalía General del Estado arremetieron contra los compañeros del ejido Nuevo Guadalupe Victoria para realizar detenciones masivas, desalojarlos de sus tierras, lo cual implicó el riesgo de masacrar a nuestros compañeros.

Cuando el gobierno chiapaneco y la Fiscalía General del Estado arguyen con su expresión “cumplimiento del Estado de Derecho” lo que hace es refrendar su compromiso, ¡defender la sagrada propiedad privada al precio que sea! ¡defender los intereses empresariales a cambio de reprimir al pueblo! El estado de derecho es el embuste con el cual se comete cada acto de represión contra el descontento popular.

Por el acontecimiento represivo contra la humanidad de nuestros compañeros, “restituir tierras” significa despojo violento, negar el derecho a la posesión de la tierra; la legalidad burguesa es la garante para que sus esbirros represores activen sus armas de fuego, la cantidad de elementos policíaco-militares que asediaron a los compañeros, habla de la impunidad con la que éstos actuaron cobijados bajo el Estado policíaco-militar.

Categóricamente afirmamos que representa una falacia, el dicho que la versión oficial recurrió al sostener que se “privilegió el diálogo”, absurdo leguleyo que nutre el carácter demagógico de Velasco Coello, o es que, ¿alguna vez cuestionó a su subalterno, el ingeniero Marco Antonio Morales Liévano de la Dirección de Atención a Organizaciones Sociales respecto del caso de los compañeros?

Porque estamos seguros que el diálogo político no ocurre cuando, aproximadamente 200 elementos represores armados, ingresan a las tierras de nuestros compañeros, o cuando uno de sus agentes realizó disparos a matar hacía uno de nuestros compañeros cuando retornaba de su parcela la mañana del 24 de septiembre, ni hablar del actuar de la policía en la intentona de detener masivamente a nuestros compañeros con disparos a matar, sin importarles la presencia de mujeres, niños y ancianos.

El diálogo, entonces, es esencialmente demagógico; sí dialogo, pero con sus cómplices, los supuestos propietarios, porque éstos se encargaron en todo momento de colocar el dedo inquisidor para ejecutar las detenciones arbitrarias, complació a estos sujetos descompuestos y ambiciosos a tal grado que ellos se encargaron de alimentar a las fuerzas represivas apostados en parque central del ejido Guadalupe Victoria.

Despotrican que durante el acto represivo se vigiló “(…) en todo momento el respeto a los derechos humanos”, si es así, preguntamos a la Comisión de derechos humanos de la Subsecretaria de gobierno y derechos humanos, así como a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, ¿golpear al compañero en la patrulla; abordarlo al vehículo como a cualquier objeto; permitir que un supuesto propietario, Diógenes Moreno, agreda a nuestro compañero; que dos policías se mofen de nuestros compañeros al decir que uno perdió la apuesta cuando el objetivo era detener a 30?

¿En eso consiste proteger los derechos humanos? Se cometieron múltiples agresiones a los derechos humanos contra los compañeros, la vigilancia de la que hablan, fue la vigilancia para los supuestos propietarios y los intereses a los que sirve el Estado, a la oligarquía.

Cuando refieren que “cumplimentaron una orden de aprensión” es como la legalidad burguesa justifica la impunidad, porque jamás dirán que es un expediente incriminatorio, o que la detención de nuestro compañero es un indicativo de la criminalización de la pobreza, la protesta, la lucha por la tierra y su defensa, así como la lucha por el socialismo.

Una misiva tras otra, dieron cuenta puntual de nuestras exigencias y denuncias; a todas ellas, omisión, indolencia, hostigamiento, expedientes incriminatorios, impunidad y represión, son la respuesta, de ahí que, cuando la Fiscalía General de Chiapas expresa que nuestro compañero es el “probable responsable de homicidio calificado”, constituye una falacia, señalamiento que negamos rotundamente, y que en una misiva publicada el 22 de agosto de 2017 expusimos ampliamente este tema.

Se equivocan señores, la detención de nuestro compañero es la materialización del trabajo sucio del Estado, ejecutado mediante una campaña de señalamientos a través de aquellos que por ignorancia o consigna política se plegaron en denostar al FNLS.

De esa magnitud es el carácter represor del gobierno chiapaneco, la incursión policíaco-militar prueba fehacientemente el interés del Estado por diluir nuestro proyecto político, frenar la organización independiente del pueblo. Estamos ante una escalada represiva para sofocar el desarrollo de la toma de conciencia de clase del pueblo.

A tres días de la detención arbitraria de nuestro compañero exigimos su libertad inmediata e incondicional, respeto a la posesión de las tierras de nuestros compañeros, alto al hostigamiento policíaco-militar contra los compañeros de Nuevo Guadalupe Victoria, no más detenciones arbitrarias.

Una vez más reiteramos, no desistiremos de la lucha por la tierra y su defensa, por el socialismo. Mientras haya injusticias la organización popular y la resistencia popular con carácter combativa será una necesidad política de las masas trabajadores, porque vivimos en carne propia la represión, hostigamiento, la miseria, la pobreza…

Responsabilizamos de cualquier acto represivo:

Enrique Peña Nieto representante del poder ejecutivo, a Manuel Velasco Coello gobernado de Chiapas, Raciel López Salazar titular de la Fiscalía General del Estado, Fernando Ysaias Nájera Peña presidente municipal de Venustiano Carranza, a los supuestos propietarios, de la integridad físicas y psicológica de nuestros compañeros de Nuevo Guadalupe Victoria, como a todo miembro del FNLS.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navegar por las