Pronunciamiento político. A 46 años de la masacre contra el movimiento estudiantil-popular

, por  Ciudad de México , popularidad : 4%

10 de junio de 2017

El 10 de junio se cumplen 46 años de la masacre contra el movimiento estudiantil popular cometida por el destacamento paramilitar denominado “Los Halcones”, creado exprofeso a finales de la década del 60 para ubicar, perseguir, reprimir, detener-desaparecer, ejecutar extrajudicialmente o masacrar como es el caso, a miembros de organizaciones populares y/o estudiantiles críticos a los grupos de poder durante esa época.

Crimen de Estado cometido contra varios sectores del pueblo que pugnaban por demandas económicas, políticas y sociales que fueron reprimidas a sangre y fuego por las fuerzas represivas. Hecho histórico que se suma a los acontecimientos donde la violencia de Estado como política de gobierno se ejecuta contra el pueblo para garantizar la hegemonía de una clase minoritaria en el poder.

Este acontecimiento nos devela que la violencia de Estado es una práctica que sexenio tras sexenio la ejecuta contra el pueblo organizado, independientemente de quién esté en la silla presidencial es una política de gobierno que a 46 años de cometerlos no existe ningún militar, de la entonces Dirección Federal de Seguridad (DFS), político de oficio, funcionarios de la época que hayan sido enjuiciados por estos aberrantes hechos, lo que les garantiza total impunidad.

El acontecimiento represivo reconocido a la distancia como “El Halconazo” es una muestra clara de la política de terrorismo con la que se conduce el Estado mexicano contra las masas organizadas; política gubernamental que a la postre se práctica con nuevas características. Actualmente el paramilitarismo continúa como el ariete represivo mediante el cual se objetiva cientos de crímenes de lesa humanidad y de Estado.

Con represión y terrorismo de Estado los gobiernos antipopulares pretenden condenar al olvido un hecho deleznable, es un acontecimiento que demuestra la perversidad de los gobiernos en turno no solo contra las víctimas sino contra todo el pueblo, porque el objetivo es frenar el descontento popular con prácticas fascistas y métodos de contrainsurgencia.

Si bien en el sexenio en el que se ejecuta existió consigna de Estado contra toda forma organizativa del pueblo, esta esencia de violencia y represión se mantiene, porque ahora amplias masas populares vivimos el terrorismo de Estado que se expresa en los más de 300 mil víctimas de desaparición forzada y otros crímenes de lesa humanidad y de Estado.

El grupo paramilitar sobre quien recayó la autoría material de esta masacre fue conformado por destacamentos de fuerzas especiales y cadetes del ejército federal, en la actualidad, es esta misma instancia castrense la que nutre nuevos grupos paramilitares, ahora bajo el artilugio de grupos de la delincuencia organizada, que los estructura y da financiamiento.

El paramilitarismo como política represiva está mandatada desde los manuales de contrainsurgencia del imperialismo principalmente norteamericano, política de gobierno que se mantiene hasta nuestros días; la esencia se conserva es la guerra contra el pueblo. Estos planes represivos se objetivan a través de tratados entre el gobierno norteamericano y el de nuestro país tales como la Iniciativa Mérida hoy Plataforma México.

Periodos de mayor algidez de la lucha popular en que fueron cometidos crímenes de Estado y de lesa humanidad que incentivó el desarrollo de formas metodológicas para hacerles frente, entre ellas la creación de organismos pro-defensa de los derechos humanos, comités de familiares de detenidos-desaparecidos; organizaciones populares combativas e independientes algunas.

En la actualidad las víctimas de la violencia de Estado son miles que se expresan en las más de 300 mil detenidos-desaparecidos, presos por motivos políticos y de conciencia, más de 250 mi ejecutados extrajudicialmente, hechos que reflejan la continuidad de los crímenes de Estado cometidos contra el pueblo en distintos periodos históricos pero la esencia es la misma.

En este momento histórico el terrorismo de Estado priva en nuestro país, sus efectos nefastos se profundizan, pero aquellos que pensaron que estos crímenes solamente se ejecutaron en el siglo pasado con estos casos se demuestra o se evidencia que nunca dejaron de cometerse.

En el año de 2007 se detiene desaparece a los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya reivindicados por el PDPR-EPR; en julio las Hermanas Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, indígenas Triqui; a Francisco Paredes Ruiz en el estado de Michoacán y al Indígena Chatino Lauro Juárez en el estado de Oaxaca.

La respuesta del gobierno mexicano a los familiares de las víctimas es la omisión, indiferencia, dilación, burocratismo para que desistan de su lucha en la búsqueda de justicia, sin embargo, han encontrado cobijo y solidaridad de amplios sectores populares organizados y no organizados, así como de personalidades de amplia calidad humana y expertos en materia de los derechos humanos, que las conmina a continuar en esa loable exigencia.

La persistencia en la exigencia de nuestras demandas históricas y el haber enfrentado la violencia de Estado en carne propia desde hace varias décadas, es que nos hemos sumado a los comités de familiares las víctimas por justicia. En el contexto de denuncia nacional del cometido de crímenes de lesa humanidad como son la desaparición forzada y las ejecuciones extrajudiciales, desde hace 10 años, es que los miembros del FNLS hemos sido víctimas del intento de ejecución extrajudicial.

Compañeros del estado de Chiapas son víctimas de la política del terrorismo de Estado, lo más reciente es la ejecución extrajudicial compañero estudiante de 13 años Humberto Morales Sántiz y la detención-desaparición forzada del compañero Fidencio Gómez Sántiz el año pasado.

Cabe insistir que la persistencia en la lucha popular independiente, la coordinación, solidaridad y alianzas dan lugar a la unidad con diversos sectores populares sin importar el tiempo y sin pactar con los verdugos del pueblo, por lo tanto, la enseñanza política en momentos de agudización de la represión es caminar unidos como una sola fuerza en un solo torrente de lucha.

Nuestra experiencia como movimiento popular en México se suma a la que se desarrolló en otras latitudes de mundo; como la vasta experiencia de lucha de las madres de la Plaza de Mayo Línea Fundadora con quienes compartimos criterios de lucha, reiteramos que por muy fuerte que sea el enemigo cuando el pueblo se decide luchar contra esta política represiva del Estado, el pueblo lo asume con combatividad.

De los execrables crímenes de lesa humanidad y de Estado de ayer y hoy, ininterrumpidamente las masas populares movilizadas exigen juicio y castigo a los responsables. Los detenidos desaparecidos y las ejecuciones extrajudiciales del pasado y presente confirman el carácter continuo y transexenal de la política criminal de los gobiernos en turno.

Las causas son las mismas, luchar por mejores condiciones de vida, educación, salud, vivienda digna, respeto a los derechos humanos y constitucionales; demandas económicas, políticas y sociales históricas que, hoy por hoy, de acuerdo a las justificaciones leguleyas, al pueblo organizado y movilizado lo convierte en el más “buscado y temible criminal” que merece el peor de los tormentos, condenado a ser ejecutado extrajudicialmente o detenido-desaparecido. Esa es la consigna de Estado.

Resta a todos los sectores populares organizados o no, identificarse con sus hermanos de clase para que en unidad de idea y de acción pugnar por el juicio y castigo a los responsables materiales e intelectuales de los crímenes contra el pueblo de ayer y hoy. Los verdugos del pueblo se agazapan bajo el manto de impunidad del estado de derecho burgués, legitimarlos es ser cómplices de la continuidad del terrorismo de Estado y el baño de sangre que se ejerce contra el pueblo.

COMBATIVAMENTE

¡10 DE JUNIO NO SE OLVIDA! ¡ES DE LUCHA COMBATIVA!
¡PORQUE EL COLOR DE LA SANGRE JAMÁS SE OLVIDA!
¡LOS MASACRADOS SERAN VENGADOS!
¡PORQUE VIVOS SE LOS LLEVARON! ¡VIVOS LOS QUEREMOS!
¡LIBERTAD A TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS Y DE CONCIENCIA!

¡POR LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINO, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO
FNLS

Navegar por las