Matan y torturan a niño indígena de 13 años en Chiapas

, por  Ciudad de México , popularidad : 11%

Familiares y pobladores de la comunidad "El Carrizal" culpan a grupos paramilitares

MÉXICO – El 28 de febrero pasado, Humberto Morales Santiz, de 13 años, salió de la telesecundaria en la comunidad de El Carrizal, municipio de Ocosingo, Chiapas, fue a cortar leña para cocinar en casa y ya nunca más lo vieron con vida: ahí mismo alguien lo torturó y asesinó.

Su padre, un indígena tzeltal que viajó a la Ciudad de México para denunciar el caso, dijo que era un niño inocente que tuvo la mala suerte de que grupos paramilitares se ensañaran con él para darles una lección a él y a la organización a la que pertenece, el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS). “Ellos no respetan nada”, comentó.

El FNLS se autodefine define apartidista, impulsora del régimen socialista –como su nombre lo deja claro-, solidaria con presos políticos y totalmente en contra de las desapariciones forzadas por lo que abraza casos muy concretos de miembros del Ejercito Popular Revolucionario (EPR) pero no guerrilleros, dicen.

“No lo somos”, insistió Javier Perez, uno de los pobladores y activistas de El Carrizal que acompañó a Morales, sobre algunas acusaciones de funcionarios estatales.
Chiapas


Foto: Gardenia Mendoza

“No entendemos la saña de matar a nuestros niños salvo porque los paramilitares que paga el gobierno quiere desmantelar nuestra lucha”, dijo. “El paramilitarismo nunca se ha ido de Chiapas”.

En los últimos dos años, pobladores de El Carrizalha sido blanco de nueve ataques de los que tiene constancia el Ministerio Público; entre ellos, dos asesinatos (incluyendo la del adolescente Humberto Morales); una desaparición (la del ejidatario Fidencio Gómez); tres intentos de ejecuciones; un “encañonado” (amenazado con arma) y dos intimidaciones a hijas de pobladores.

“Que le bajen al activismo”,les dijeron afuera de la secundaria.

Las denuncias del FNLS ocurren en la región XII de la Selva Lacandona, considera como un foco rojo insurgente desde el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 1994 por la lucha de tierras y la búsqueda de independencia de los pueblos originarios a los que no les gusta el sistema de gobierno.

En esa época, resume Javier Perez, El Carrizal “recuperó” entre 300 y 400 hectáreas que tenía “acaparadas” un terrateniente.

Por todas estas razones, los pobladores concluyen que el Estado (los gobiernos municipal, estatal y federal) la trae con ellos.

Esto quiere decir, a su juicio, que los agrede, provoca, hostiga, asesina, ejecuta de manera extrajudicial y los desparece de manera forzada con apoyo de los paramilitares conocidos como “Los Petules” que pusieron campamentos cercanos.

El abogado de la organización, Damian Martínez, presentó como pruebas algunas transcripciones tomadas de un teléfono celular donde policías, civiles y hasta un periodista presuntamente rinden cuentas al gobierno estatal y al Centro de Información y Seguridad Nacional (Cisen) sobre las actividades y movimientos del FNLS.

“Además el ministerio público no recopila y omite presentar pruebas”, dijo.

El gobierno del estado no ha respondido a los señalamientos de las organizaciones civiles. En 2015, el secretario de Gobierno, Eduardo Ramírez, renunció después de varios señalamientos de organizar grupos paramiliatares.

Ver en línea : Matan y torturan a niño indígena de 13 años en Chiapas

Navegar por las