La intempestiva llegada de la Guardia Nacional (GN) es para posesionar un cuartel militar con la intención de controlar territorio y población por medio de la militarización y la contrainsurgencia

, por  Huasteca , popularidad : 19%

Huasteca y Sierra Oriental, a 8 de septiembre de 2022

A la opinión pública:

La intempestiva llegada de la Guardia Nacional (GN) en el predio conocido como “Campo la Mata” municipio de Ixhuatlán de Madero, Veracruz, so pretexto, “combatir la violencia en ascenso en la región”, ¡Falso!, es para posesionar un cuartel militar con la intención de controlar territorio y población por medio de la militarización y la contrainsurgencia.

La “Violencia en ascenso” fue una escenificación con actos de exhibición en la cabecera municipal: ostentosas camionetas de personas con apariencia del narco de película; la alerta en redes de internet de secuestros de jóvenes y; la aparición de cadáveres, todo aconteció en el perímetro donde se instalará el cuartel militar de la GN.

Es el proceso de militarización de facto que implementaron priistas y panista en todo el territorio nacional y que el gobierno morenista está dando continuidad con desmedida intensidad. Mientras tanto, en la cámara de senadores, están en proceso por cumplirse los protocolos burocráticos para la incorporación oficial de la GN a la Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA).

En este mes de agosto, en plena “discusión” en la cámara alta sobre la incorporación formal de la GN a la SEDENA, el Ejecutivo federal anuncia la llegada de elementos de esta corporación a la cabecera municipal de Ixhuatlán de Madero, ubicada en la zona norte del estado de Veracruz. El Estado pretende justificar la militarización de esta parte de la geografía veracruzana con el pretexto de combatir la violencia que azota la región huasteca por supuesta petición de las víctimas y población en general.

A la vista el hecho se aprecia justificado y “necesario” para la población de esta región y que el gobierno de la 4t responde a las demandas de la sociedad con suma puntualidad; sin embargo, tiene objetivos muy precisos, el primero tiene que ver con la contrainsurgencia, política que en la actual administración continúa y, segundo, el establecimiento de cuarteles militares de la GN es el complemento para el control militar de territorio y población con fines contrainsurgentes.

La forma para justificar la llegada de la GN a este municipio huasteco es la misma que el gobierno del genocida Felipe Calderón Hinojosa utilizó para sacar a las calles a miles de elementos del ejército, quienes cometieron crímenes de lesa humanidad a diestra y siniestra contra el pueblo inerme.

En la huasteca alta veracruzana, entre la mayoría de la gente nos conocemos por años, se mantiene una relación de buena vecindad en base al trabajo, producción, comercio, cultura, de respeto y solidaridad hacia quienes luchamos de forma independiente y, de nuestra parte, correspondemos con reciprocidad al pueblo no organizado. Una relación sociopolítica establecida con naturalidad, truncada abruptamente por los cuerpos represivos al esparcir el miedo y la zozobra, es decir, ejercer el terrorismo de Estado entre el pueblo trabajador.

La “escalada de inseguridad” que se hizo sentir en días, con la aparición de cuerpos de personas muertas a orillas de los caminos, la inmediata respuesta oficial fue que obedecía a la presencia de grupos criminales. En las redes de internet comenzaron a circular alertas “ciudadanas” por presencia de presuntos secuestradores quienes se trasladaban en camionetas desconocidas en el municipio y en caminos vecinales.

Testigos afirmaron de ver a hombres armados caminar por los montes cercanos a la comunidad “Campo la Mata”, lo anterior generó incertidumbre y confusión entre la población despolitizada. Quienes si piden a gritos la presencia del aparato policíaco militar es la burguesía local; que fue motivo suficiente para que las instituciones gubernamentales a nivel federal y estatal maniobraran, posterior al escenario de terror creado para aprobar el arribo de la GN a Ixhuatlán de Madero, Ver.

“Violenta” realidad que apareció de un día a otro, la cual hace suponer que la Fuerza Civil y Secretaria de Seguridad Pública (SSP) encargadas de la “protección” de los ciudadanos del municipio y pueblos cercanos, no tuvo la capacidad de hacerle frente a tal encomienda, como tampoco fue suficiente la Policía Municipal (PM) que recorre a diario las calles y caminos de este municipio.

El montaje del incremento de violencia en la zona de Ixhutlán, sirvió como justificante para la aprobación de la construcción de las instalaciones militares de la GN en “Campo la Mata” que inicialmente se había contemplado ubicar en la comunidad de Pisaflores, una ruta colindante con la sierra norte de Puebla, pero consideraron que “no reunía las condiciones”; por cierto, en esa región, los índice de delitos del fuero común son altos.

El gobierno, sin definir a qué condiciones se refiere, en los hechos las impone con los acontecimientos generados en las cercanías de la comunidad “Campo la Mata”, es decir, los cuerpos tirados en caminos, los hombres armados y los supuestos secuestradores de jóvenes que fueron sembrados en una zona custodiada de forma preponderante por FC, SSP y policía municipal hoy, se establece la GN.

No obstante, a una parte de la población, hace suponer que es sólo un pretexto que sirve para continuar la militarización de la región que vive las mismas condiciones de pobreza y miseria, como otras regiones rurales del resto del país. Lo que se requiere es que el desarrollo y progreso se manifieste en las condiciones de vida y trabajo del pueblo; hablamos de salud, alimentación y vivienda, que sería un gasto económico menor que construir un cuartel militar y mantener sus operaciones policíaco militares contra el pueblo.

Un caso que contrasta con los hechos actuales que cobró relevancia estatal y nacional, fue la saña represiva con que fue ejercido el desalojo, en la presidencia municipal de Ixhuatlán de Madero, precisamente por la demanda de la localidad Campo la Mata y pueblos circunvecinos, por la construcción de un hospital público en el año de 2002. La respuesta inmediata fue la brutal represión en que fueron lesionados más de 30 manifestantes y encarcelados otros más.

El cinismo del gobierno estatal, encabezado por Miguel Alemán Velasco en ese periodo, se manifestó al declarar por ese hecho de desalojo violento, que no había otra que hacer más que los señalados por los cánones de la represión.

Construir hospitales y clínicas, escuelas públicas en todos los niveles; campos y canchas deportivas, gimnasios para las diferentes disciplinas; casas de cultura y recintos para el arte por toda la región, es la demanda generalizada del pueblo en lugar de policías y soldados. Precisan, para la población de la región, profesores, maestros, investigadores, artistas, médicos, enfermeras, profesionistas de todas las áreas de la tecnología, ciencias, artes y humanidades para el desarrollo económico y sociocultural.

Una vez más se demuestra que la pobreza, miseria, marginación y desempleo que vive la mayoría del país, y en específico las comunidades de la región huasteca, no es prioridad para la administración federal y estatal. A lo mucho distribuye paliativos, algunos de éstos son entregados por el ejército mexicano, lo único que devela es una práctica contrainsurgente, porque con ello tratan de inhibir aun pueblo que a diario es lacerado por los males del sistema y que al no ver resuelta sus necesidades está dispuesto a la lucha organizada.

Es la esencia de la contrainsurgencia, impedir por medio de la mediatización que el pueblo tome claridad política y consciencia de clase, es decir, negarle el derecho a entender su realidad de oprimido y explotado para mantenerlo sumiso, apático a la lucha y servil a los designios de la clase en el poder.

Una de las razones para la ubicación del nuevo cuartel militar de la GN es porque por carretera y terracería se encuentra a no más de 7 kilómetros (25 minutos en vehículo) y a pie cruzando por los ríos chiflón y vinazco, 5 km en 30 minutos, a nuestra comunidad organizada de Heberto Castillo y al grupo organizado de El Mirador, la tenaza militar represiva asentada y dirigida en contra nuestra.

Ante la militarización de diversas regiones del país y la implementación del terrorismo de Estado, reclama al pueblo organizado y no organizado la denuncia política y acciones políticas de masas. Ante los actos represivos y violaciones a los derechos humanos contra la clase trabajadora, la movilización y organización popular.

FRATERNAL Y COMBATIVAMENTE
¡ALTO A LA MILITARIZACIÓN Y CONTRAINSURGENCIA CONTRA EL PUEBLO Y SUS ORGANIZACIONES!
¡LA HUASTECA NO ES CUARTEL! ¡FUERA EJÉRTIDO DE ÉL!
¡NOTIFICACIÓN PRONTA Y EXPEDITA DE LA RESOLUCIÓN DEL 10 DE AGOSTO, FAVORABLE A LOS REVOLUCIONARIOS GABRIEL Y EDMUNDO!
¡PRESENTACIÓN CON VIDA DE NUESTRO COMPAÑERO FIDENCIO GÓMEZ SANTIS!
¡LIBERTAD INCONDICIONAL DE HIGINIO BUSTOS NAVARRO!
¡POR LA LIBERTAD OBRERO, CAMPESINA, INDÍGENA Y POPULAR!
FRENTE NACIONAL DE LUCHA OR EL SOCIALISMO
FNLS



Navigation