Análisis y opinión. Al gobierno de la CDMX no le interesan los detenidos desaparecidos

, por  Ciudad de México , popularidad : 5%

Ciudad de México a 25 de mayo de 2022

A la opinión pública

Al gobierno de la Ciudad de México (CDMX) no le interesa los casos de desaparición forzada en el país, el trato de elementos de la policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la misma entidad a los familiares de detenidos desaparecidos, a organizaciones populares y de derechos humanos que año con año realizamos actividades de protesta en el marco de la semana internacional de detenido desaparecido expresa indolencia y desprecio por la vida del pueblo que exige justicia.

En los hechos evidencian que están de acuerdo con el cometido de desapariciones forzadas, práctica política que lejos de disminuir incrementa, así lo testifican las recientes cifras que dieron a conocer funcionarios del gobierno federal, quienes señalan que son más de 100 mil las personas que se encuentran en esa condición deleznable.

La actitud de los cuerpos policíacos es responsabilidad del titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), Omar García Harfuch y de la jefa de gobierno la Dra. Claudia Sheinbaum, quienes son los responsables de mantener la “seguridad y el orden” en la CDMX, por tanto, no es fortuito que intenten impedir la realización del plantón, obedece a una política de gobierno.

Desde que anunciamos, la Jornada nacional de lucha por justicia, libertad, verdad, presentación y el derecho a la protesta, hemos sido hostigados por funcionarios de gobierno de la CDMX y elementos policíacos de la SSC, quienes nos han tomado fotografías, intentado impedir que expongamos nuestra propaganda, hasta lo absurdo, querernos llevar al juzgado de lo civil por pegar carteles con los rostros de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez, Edmundo Reyes Amaya y nuestro compañero Fidencio Gómez Sántiz, así como la del compañero Higinio Bustos Navarro, preso político en el estado de Veracruz.

Lo expuesto evidencia que en la CDMX la protesta se intenta condicionar, con ello violan este derecho e impiden la denuncia del pueblo organizado que exige la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, la libertad de los presos políticos, alto a la persecución política y alto a la criminalización de la protesta popular.

A tres años de la administración de Andrés Manuel López Obrador se han cometido 31 mil 400 desapariciones forzadas, cuya responsabilidad recae en el Ejecutivo federal por ser el encargado de garantizar la no repetición de estos crímenes de lesa humanidad y dar con el paradero de cada una de las víctimas de esta práctica aborrecible, aspectos que no se han cumplido en su gobierno.

La impunidad e indolencia es lo que ha imperado en las instituciones de esta administración, aunque los funcionarios señalen que la delincuencia organizada es la responsable de cometer las desapariciones, en los hechos es un argumento que elude su responsabilidad en el cometido de desapariciones forzadas e intenta justificar la violencia que emana del gobierno mexicano.

No castigar a los responsables materiales e intelectuales del cometido de crímenes de lesa humanidad indica que en México la impunidad es política de gobierno, una práctica que, según datos de la ONU, persiste en un 100 por ciento en el país, por tanto, no es casual que los perpetradores deambulen en los pasillos institucionales como si nada hubieran hecho.

Exigir la presentación con vida de los detenidos desaparecidos no es un delito, ni un acto que viole una norma institucional, las víctimas de este flagelo no pidieron estar en esa condición, mucho menos que sus familiares, amigos y compañeros de lucha salgan a las calles a protestar por simple gusto para exigir justicia; obedece a una necesidad política de escuchar su denuncia, que su voz no sea silenciada por las propias instituciones y algunos medios de comunicación que prefieren, ya sea por consigna o no, guardar silencio.

¿Cómo se le puede decir a un familiar que no ponga el rostro de su ser querido en una banqueta, pared o rostro para dar con su paradero?, ¿con qué cara le dicen al pueblo organizado que no haga un plantón con mantas, lonas, rostros de los detenidos desaparecidos en el centro de la ciudad porque se ve feo?, esas expresiones son indolentes e indignan, implícitamente revelan su carácter conservador y retrógrada, sólo en gobiernos autoritarios impiden que se dé a conocer el cometido de desapariciones forzadas.

Las desapariciones forzadas son graves y múltiples violaciones a los derechos humanos, se cometen, principalmente, en gobiernos autoritarios, cuya política de gobierno es el terrorismo de Estado, por tanto, aunque la administración actual diga que no son órdenes presidenciales aún persisten prácticas deleznables.

Desde hace 15 años hemos hecho jornadas de lucha para exigir la presentación con vida de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, detenidos desparecidos el 25 de mayo de 2007, quienes a la fecha permanecen en esa condición: no se ha hecho justicia ni se ha dado con su paradero, mucho menos enjuiciado a los perpetradores.

En ese tiempo han pasado tres administraciones una panista y priista, la actual morenista, las cuales, no han detenido el cometido de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y desplazamientos forzados, éstas tienen continuidad, por tanto, no depende de los buenos deseos erradicar esas graves violaciones a los derechos humanos, sino de modificar de raíz la estructura que alimenta esa política institucional.

El caso jurídicamente se encuentra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), no obstante, el máximo tribunal constitucional se niega a dictar sentencia, no quieren enjuiciar a los militares, marinos y diferentes cuerpos policíacos, los responsables de su desaparición forzada, el hecho evidencia que las instituciones cierran filas en torno a la impunidad.

No vamos a dejar de exigir la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, mientras no den con su paradero, enjuicien a los responsables y se conozca la verdad de los hechos razones sobran para salir a las calles a protestar, a exigir alto a las desapariciones forzadas en el país.

Atentamente
¡Por la unidad obrero, campesina, indígena y popular!
Comité Nacional “Voces” de Justicia y Libertad
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation