Intenciones represivas del gobierno chiapaneco en Venustiano Carranza

, por  Chiapas , popularidad : 2%

Chiapas, México. 17 de mayo de 2021

Al pueblo en general

Intenciones represivas del gobierno chiapaneco en Venustiano Carranza

El gobierno de Chiapas mantiene sus planes represivos, específicamente contra quienes luchan por la defensa del derecho a la tierra en el municipio de Venustiano Carranza, la prueba es la cerrazón política del ejecutivo estatal para dialogar y resolver los diferentes problemas agrarios que existen en la entidad, otro indicativo de lo dicho es que mantiene su política de paramilitarismo.

El despojo de tierras que tuvo lugar a inicios del sexenio de Rutilio Escandón Cadenas, hoy se repite con mayor crudeza en V. Carranza. En este municipio existen marcados intereses caciquiles y empresariales de la casta del gobernador y de otras familias de apellidos Orantes, Brito, Albores… Éstos al estar inmersos en las instituciones del Estado hacen uso de toda la fuerza represiva para imponer sus intereses.

A nombre de la 4T el gobierno de Chiapas impone el despojo de tierras, el paramilitarismo y la represión. No se nota ni la más mínima voluntad política para atender y resolver las demandas del pueblo, no es su interés ni prioridad resolver los problemas agrarios, su objetivo es intentar detener la lucha por la defensa de la tierra y toda crítica política al actual régimen de explotación y opresión.

Lo ocurrido a inicios del mes en Venustiano Carranza sucedió bajo esta lógica, por ello, la responsabilidad es única y exclusivamente del gobierno estatal, ahí se expresó con claridad el uso de la fuerza policiaca, militar y paramilitar para atentar contra la vida de comuneros y de integrantes de organizaciones populares.

El gobierno chiapaneco busca repetir esta situación al no generar las condiciones de diálogo que ayuden a resolver de forma definitiva el problema, el cual debe contemplar primeramente la desarticulación del grupo paramilitar Alianza San Bartolomé de los Llanos y la desmilitarización de la región, sin embargo, opta por proteger a los paramilitares y en mantener su política militarista y represiva.
En el discurso Escandón Cadenas dice “privilegiar el diálogo” pero en los hechos es lo contrario, la realidad es que su discurso sólo es simulación y demagogia, no existe diálogo ninguno, sólo amenazas de más represión.

Las intenciones reales del Estado es crear un ambiente propicio para el cometido de más crímenes de lesa humanidad, un ambiente de provocación y agresión para que en medio de todo ello lance su ofensiva represiva hacia comuneros y más específicamente hacia nuestra organización, su objetivo central es detener el avance de nuestra lucha por los derechos del pueblo, justicia y el socialismo.

El asesinato político de nuestros compañeros Efraín Espinosa Pérez y Mario Alberto Vázquez Aguilar en Venustiano Carranza el 4 de mayo, es expresión de la política criminal del gobierno chiapaneco y de la ofensiva represiva que mantiene hacia el FNLS; nuestros compañeros Efraín y Mario lucharon congruentemente por la defensa de las tierras, su asesinato es un crimen de Estado, del cual mantendremos la exigencia de justicia hasta que los culpables sean castigados.

En otras localidades del estado de igual manera se vive el hostigamiento policíaco, militar y paramilitar, lo que se traduce en un constante riesgo latente de que se cometan más violaciones a los derechos humanos contra nuestros compañeros y demás comunidades organizadas.

Ante las intenciones represivas del Estado, el pueblo tiene legítimo derecho a defenderse de la manera que mejor se procure la seguridad de la población. La denuncia y las acciones políticas de masas son legítimas y necesarias ante un gobierno intolerante, cerrado al diálogo, y totalmente represivo.

Por su parte el gobierno federal tiene corresponsabilidad en el ambiente de asesinatos, tortura y paramilitarismo contra comunidades indígenas y campesinas, por mantener un silencio y estar pasivo ante esta problemática. La pregunta que surge es si el ejecutivo federal mantendrá su respaldo a la política criminal de Rutilio Escandón Cadenas. Mientras tanto, no dudaremos en denunciar el carácter del gobierno morenista de Chiapas.

¡Alto al paramilitarismo en Chiapas!
¡Justicia para Efraín Espinosa Pérez y Mario Alberto Vázquez Aguilar asesinados por el grupo paramilitar Alianza San Bartolomé de los Llanos!

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation