SITUACIÓN DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA EN MÉXICO

, par  Ciudad de México , popularité : 2%

Ciudad de México, a 24 de noviembre de 2020

A LA OPINIÓN PÚBLICA

La niñez es el periodo de la vida en el cual el ser humano inicia con la adquisición de habilidades sociales, cognitivas, afectivas que tienen que ver con la enseñanza y educación que se da desde los primeros años de vida. Este proceso de enseñanza aprendizaje, se inicia en la familia y se extiende en las instituciones educativas, lugares donde al mismo tiempo reproducen la ideología y valores imperantes del régimen que prevalece.

La familia es el núcleo de la sociedad, en la cual se establecen normas, valores y se forman conceptos del mundo que reproducen las relaciones sociales capitalistas, que con la dinámica familiar inconscientemente construyen al sujeto social que se requiere para mantener al sistema de explotación y opresión vigente.

Al ser la familia el núcleo de la sociedad, esta debe llevar acabo la función socializadora en cada uno de sus miembros, es decir, debe enseñar e introyectar los modelos de comportamiento de la sociedad a la que pertenece, por lo que en el capitalismo, se reproducen los modelos de comportamiento adecuados para las necesidades del capital, por ello en los adolescentes se puede observar que estos se comportan o se visten como tal o cual personaje de la farándula, sobretodo porque se encuentran en la construcción de su identidad personal así también en los niños se observa que imitan a personajes de alguna serie televisiva.

Los niños y adolescentes no son entes aislados, están inmersos en un contexto socioeconómico que se vive en nuestro país, en el que la crisis económica y la violencia de Estado los alcanza y son quienes padecen en mayor grado las consecuencias del capitalismo, por no tener las capacidades para enfrentar la situación que se vive en México, son presa fácil de la descomposición social que engendra el capitalismo. Sistema económico en el que la propiedad privada de los medios de producción genera principalmente : explotación económica y opresión política, aunado a ello la miseria, desigualdad, desempleo, enfermedades mentales … realidad que padece la clase trabajadora.

Al ser la clase trabajadora quien padece estas inhumanas condiciones de vida, los niños y los adolescentes, son víctimas de las mismas condiciones que impiden un desarrollo físico y psicológico integral, por lo que el desarrollo de una sana personalidad está en riesgo, así como su integridad.

Al tener un futuro incierto son arrojados a las filas del paramilitarismo, a los grupos de choque o a las bandas delictivas que tienen origen desde el Estado, para que estos realicen el trabajo sucio y se pueda justificar la militarización del país. Por su condición este sector de la población es más propenso a caer en las garras de la violencia de clase, ya sea como ejecutor material de esta o como víctima.

En México existen estadísticas que visibilizan la violación a los derechos humanos de los infantes, ya que no se garantiza el derecho a la educación para la niñez y la adolescencia. Muchos de ellos se ven obligados a abandonar la escuela, ponerse a trabajar para poder subsistir ; casos concretos en el país lo muestran los niños migrantes de la montaña de guerrero, que por la miseria que prevalece en esta región del país se ven forzados a salir de su comunidad, junto con su familia y trabajar largas jornadas de trabajo en el corte de algún fruto u hortalizas sin el reconocimiento de ninguna consideración por ser mano de trabajo infantil. En este tipo de trabajo se puede encontrar niños de 6 años a 14 años.

De la misma manera el derecho a la salud es una mercancía que se vende a quien posee el capital para cubrir el pago de este derecho, al sufrir alguna enfermedad mortal, la niñez no tiene asegurada la asistencia médica, así puede verse en peligro su existencia e incluso morir en condiciones precarias sin que los políticos de oficio realmente legislen para mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora, que se enfrenta a perder no solo la vida sino a su prole. Las políticas neoliberales lo dejan a merced de las enfermedades mortales como cáncer, insuficiencia renal, enfermedades derivadas de mala alimentación, producto de la miseria que se vive en todo el país.

Los diversos programas institucionales que prometen “ayudar” a los niños y adolescentes para que no sean víctimas de la delincuencia organizada y no cometan delitos, es solo un show mediático que pretende crear la idea del interés por parte de las instituciones de Estado en el futuro de niños y jóvenes, ya que es el mismo Estado quien dirige la violencia contra los hijos del pueblo trabajador.

En los reportajes televisivos podrán dar estadísticas o casos de niños que cometen delitos comunes producto de la descomposición social que genera el sistema capitalista, pero jamás se reconocerá la indolencia del representante del ejecutivo federal para frenar la ola de violencia que se vive en las comunidades más alejadas del país, en las que se deja morir a niños y jóvenes que viven en la miseria y más aún aquellos que son víctimas de la violencia de clase que se ceba contra las masas organizadas…

El caso de nuestro compañero Humberto Morales Santiz deja muestra clara, del actuar represivo e inhumano del Estado, que, en la defensa de los intereses de la oligarquía mexicana, el 28 de febrero de 2017 ejecutó de manera extrajudicial a través de un grupo paramilitar a nuestro compañerito Humberto, un niño de tan solo 13 años que, con todo dolo, se le quito la vida por vislumbrar en la organización popular independiente un futuro que lo llevaría a desarrollar cada una de sus capacidades, en beneficio de la comunidad de la que era parte.

A todas luces se deja al descubierto que la vida del pueblo no mejorara, mientras niños y jóvenes, hijos del pueblo trabajador sigan sin recibir educación científica, popular y de calidad, así como derecho a la salud, a la recreación, a la cultura, etc., la organización popular independiente tendrá razón de ser. Ante la situación de violencia institucional es necesario que desde el movimiento popular independiente se dé espacio para la reeducación de la niñez y la juventud que muestra a un Estado antipopular e indolente.

FRATERNALMENTE
LIC. EN PSICOLOGÍA NOEMIA CALLES RIOS
PERSEGUIDA POLÍTICA POR SER INTEGRANTE DEL FRENTE NACIONAL DE LUCHA POR EL SOCIALISMO FNLS

Navigation