Tinta Socialista No. 137. Las fuerzas armadas son entrenadas para la contrainsurgencia

, par  Ciudad de México , popularité : 2%

Ciudad de México a 12 de noviembre de 2020

Descarga aquí Tinta Socialista No. 137

Ejército mexicano y MARINA son entrenados por elementos especializados en contrainsurgencia provenientes de países como Colombia, Guatemala, Francia e Israel, de donde se infiere la mano criminal del imperialismo, especialmente de los Estados Unidos por su larga trayectoria injerencista en América Latina y el mundo.
La historia de la contrainsurgencia en México es un fenómeno de larga data, es la historia de las violaciones graves a los derechos humanos contra el pueblo, la razón de ser de esa práctica deleznable es su intento por detener todo proceso emancipatorio de las masas explotadas y oprimidas.

La coyuntura actual está provista de múltiples fenómenos los cuales hacen de momento histórico un hecho necesario a desentrañar, el contenido esencial de éste es la persistencia de la crisis económica capitalista, esto implica en materia de seguridad, exigencias concretas de los dueños del capital a los políticos de oficio, proteger la propiedad privada lo cual implica contra quienes emitimos crítica política el orden de cosas burgués.

Lo anterior constituyen en premisas explicativas de la actitud del régimen actual, por ejemplo, quien preside el Poder Ejecutivo durante su campaña manifestó el regreso de los militares a sus cuarteles, empero, a más de un año de su gobierno, la realidad poco a poco desmiente su discurso, los lineamientos contrainsurgentes persisten en la presente coyuntura.

El desarrollo de los planes político-militares del gobierno federal indican con precisión las decisiones en materia de seguridad la inversión millonaria para las fuerzas armadas en un momento crucial de la vida económica y política del país, porque vivimos tiempos adversos marcada por las contradicciones de la lógica del mercado capitalista, las serias dificultades para la realización de millones de mercancías en el mundo y el aumento de las deudas en el mundo reflejan las divergencias naturales de las leyes de la reproducción del capital.

Por ejemplo, fuentes periodísticas señalan que las Fuerzas Especiales de la Marina evolucionan en la actualidad como unidad de élite de la Semar con el mismo argumento, combatir al crimen organizado, aunque de fondo es la pugna por el control de las relaciones económicas subterráneas del régimen generadoras también de ganancias, al mismo tiempo, detener todo el desarrollo de la conciencia proletaria en el conjunto del movimiento popular.

Dicha agrupación de las fuerzas represivas está agrupada en la Unidad de Operaciones Especiales (UNOPES), ésta se contempla en el Presupuesto de Egresos de la Federación de la Semar, el fondo supera sobremanera al asignado a la Unidad de Promoción y Protección de los Derechos Humanos de la Secretaría (UPPDH), por esto, la conclusión es concreta, en términos monetarios la militarización es prioridad por encima de los derechos humanos.

La prioridad del Estado mexicano en el hecho específico de seguridad, se refleja en la disposición de presupuesto, es decir, para la instancia de Derechos Humanos la federación destinó 42 millones 243 mil 631 pesos en contraste con la UNOPES éste recibió 601 millones, 203 mil 037 pesos durante el 2019, a decir de la investigación periodística es la cifra más alta, este es el precio de la contrainsurgencia que deriva en violaciones a los derechos humanos, hostigamiento, espionaje y seguimiento contra luchadores sociales.

Para el 2020 las cifras aún son cuantiosas. Para la UPPDH, fueron 31 millones 305 mil 768 pesos en comparación a las UNOPES 507 millones 935 mil 015 pesos. Parece indicar que la crisis económica y política no altera la funcionalidad de las fuerzas represivas para ejecutar los lineamientos contrainsurgentes. Así se materializa el carácter criminal del régimen oculto tras novedosos artificios de seguridad nacional.

El presupuesto de egresos para el 2021 contempla para la Unidad de Promoción y Protección de los Derechos Humanos la cantidad de 36 millones, 590 mil 074 pesos, en comparación a las UNOPES 454 millones 447 mil 434 pesos. Las cifras por sí solas explica lo cuantioso para el erario público sostener a las fuerzas policíaco militares cuando el pueblo exige demandas concretas en materia de justicia.

Los aspectos cuantitativos describen cómo el régimen fortalece al Estado policíaco militar para mantener la aplicación los lineamientos contrainsurgentes, de este modo, es un indicativo de cómo a través del fortalecimiento policíaco militar persistirán los crímenes de lesa humanidad.

Prueba del cometido de graves violaciones a los derechos humanos por la UNOPES es la registrada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a través de las recomendaciones 35VG/2020 y 36VG/2020 por los delitos de “desaparición forzada y supuestas ejecuciones extrajudiciales”, como se observa, el orden de cosas burgués crea las condiciones para asegurar la reproducción del capital, sin importante el precio que el pueblo deba pagar.

Esos destellos claros de violencia institucional tienen su fundamento también en la naturaleza del adiestramiento, en este interviene desde luego el imperialismo norteamericano, francés, canadiense, además, de elementos militares de países como Colombia y Guatemala, por esto se deduce que, se unen para preparar a quienes ejecutarán los lineamientos contrainsurgentes en México.

Recordemos la historia reciente del mundo, por ejemplo, los franceses fueron los pioneros en aplicas tácticas contrainsurgentes contra el pueblo argelino, en Guatemala destaca la formación de “(…) comando Kaibiles” quienes fueron responsables de centenares de crímenes contra el pueblo guatemalteco, por tanto, es fácil inferir que la lucha contra el narcotráfico es mero pretexto para que, paralelamente a este se atente contra el pueblo organizado.

De Colombia basta mencionar cómo los grupos paramilitares y el ejército atentan contra las fuerzas revolucionarias y el pueblo organizado, las víctimas son cuantiosas ; mientras las fuerzas israelitas con frecuencia atentan brutalmente contra el pueblo palestino, los antecedentes de los países quienes otorgan entrenamiento a las fuerzas especiales de la Marina y el Ejército mexicano no podemos esperar abrazos, sino la posibilidad de mantenerse el cometido de crímenes de lesa humanidad y de Estado contra el pueblo.

Al discurso de pacificación y de no represión fácilmente es destronada por las decisiones económicas y políticas tomadas respecto al fortalecimiento del estado policíaco-militar, de este fenómeno se infiere perpetuidad en la persecución política contra luchadores sociales, hostigamiento al conjunto del movimiento popular y el riesgo de más víctimas de graves violaciones a los derechos humanos y crímenes de Estado.

Dicho lo anterior, es fácil inferir la persistencia de la aplicación de los lineamientos contrainsurgentes en el país, empero, este fenómeno requiere la denuncia política, sólo así evidenciaremos cada acto de injusticia que se comete contra el pueblo inerme por las fuerzas policíaco-militares.

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS


Navigation