Análisis y opinión. El gobierno michoacano reafirma su carácter represor y autoritario contra el pueblo

, par  Ciudad de México , popularité : 1%

Ciudad de México a 08 de noviembre de 2020

A la opinión pública

El gobierno michoacano luego de realizar una serie de declaraciones el pasado cuatro de octubre, en ellas reafirma su carácter represor y autoritario contra quienes emiten crítica política a través de acciones políticas de masas, emite juicios propios de un hombre del régimen en su intento por desdeñar, criminalizar la protesta popular ; así responde a las demandas más sentidas del movimiento magisterial y popular.

Como acertadamente expusiera el gobierno michoacano, el sector magisterial el día de su mensaje se cumplieron 33 días de bloqueo en las vías del tren, por este hecho económico y político desveló los intereses a los cuales se debe el “mandatario estatal”, colocar en primer orden el flujo de mercancías y en segundo término el estado de derecho sin precisar el cómo ni cuándo del cumplimiento a las demandas del magisterio constituye en demagogia y dilación, sobre todo, evidencia connivencia con los dueños del capital.

El Ejecutivo estatal se ampara en la legalidad burguesa para afilar el sable de la criminalización y señalamientos claramente dolosos para denostar los esfuerzos del movimiento magisterial y popular, simultáneamente a este fenómeno es deducible su intención por desbrozar el camino de la represión hacia quienes emiten crítica política.

Pasar por alto toda consideración política respecto a las causas del descontento popular sólo es obra de un gobierno autoritario. Toda actividad política de denuncia o exigencia de demandas concretas obedece a la falta de capacidad o voluntad política por atenderlas, sólo se intenta una vez que las voces combativas salen a la palestra pública.

El descontento popular es la antítesis de un régimen contrario a las necesidades de las masas trabajadoras, negar la atención a cada una de ellas explica cómo los gobiernos tienden a favorecer la lógica de mercando en vez de atender las exigencias populares, dicho lo anterior, toda expresión de protesta de los sectores populares es legítima en ellas expresa la creatividad de las masas oprimidas en la lucha por solución a sus demandas mas no represión.

El gobernador y su peculiar forma de abordar el fenómeno deriva en abuso de autoridad, porque advierte la judicialización por manifestar un conjunto de demandas a través del derecho a la expresión de ideas, de ese modo advierte la primacía del estado de derecho para proteger el flujo de mercancías, es decir, la facilidad con la cual se deduce el carácter represivo del Ejecutivo estatal.

Silvano Auoreoles Conejo al usar como argumento la pérdida de empleos, afectación a la economía del país, en efecto es indudable, empero constituye en una burda maniobra retórica porque centros de investigación en materia económica nacionales e internacionales explican con precisión los derroteros nada favorables a los cuales conduce a los trabajadores la crisis económica capitalista. El desempleo en Michoacán como en otras regiones del país no se debe a la falta del flujo de mercancías, sino a las contradicciones propias de la lógica capitalista.

En esencia trata de ocultar el mal humor de los dueños del capital, para esto, usa a los explotados para generar discordia, típica táctica del Estado de divide y vencerás para favorecer una posible salida violenta a un problema causado por el propio régimen, no es novedoso, sin embargo, deja la puerta abierta a la violencia institucional.

El concepto de derecho a disentir del gobernador michoacano es notable su rasgo opresor, porque al ampararse al estado de derecho considera que “(…) resolver una demanda individual o de grupo, no debe de resolverse cometiendo delitos.” Es decir, protestar para este político de oficio es un crimen, esa declaración alberga una premisa del actuar represivo del Ejecutivo estatal en la entidad, por la cantidad de violaciones graves cometidos contra el pueblo.

El pueblo tiene el legítimo derecho a protestar cuando sus demandas no son atendidas por quienes presiden las instancias gubernamentales por omisión, dilación e indolencia, son causales que motivan el actuar político del conjunto del movimiento popular, entonces, quienes violan la ley son quienes dicen defenderlas, de ahí que el pueblo organizado no atenta contra éstas, exige lo que por ley el Estado debe garantizar, sus derechos constitucionales.

Las palabras del señor gobernador respecto al movimiento magisterial y popular después de todo carecen de sustento, por sus declaraciones al parecer advierte a las masas movilizadas que los intereses empresariales están por encima de las demandas de los explotados, por esto, no escamita verborrea para señalar abiertamente al Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS).

Recordamos al pueblo que el FNLS no “desestabiliza” protesta ante cada injusticia cuyo origen son la explotación y opresión del régimen ; mucho menos nos “(…) disfrazamos con posturas ideológicas y la defensa de luchas sociales” nuestra práctica política es la prueba tangible de nuestra lucha, recurrimos a las acciones política de masas para ejercer nuestro derecho a la protesta en aras de exigir justicia y libertad a los presos políticos.

Somos marxistas, su esencia es la teoría y la práctica, es nuestra guía en el actuar político e ideológico, por esto, ante cada injusticia la crítica política de las masas es estrictamente necesaria e implica cuando es inevitable, recurrir a medidas no deseadas en aras de proteger la integridad física y psicológica de cada uno de nuestros integrantes cuando a todas luces vivimos bajo el asedio de la violencia institucional y los embustes oportunistas.

No hay disfraz ni defensa de luchas sociales, sino lucha popular independiente y combativa. Cada esfuerzo de las masas proletarias tiene el derecho inalienable de proteger sus intereses como su creatividad e iniciativa indique, por esto, somos respetuosos de toda forma de lucha, como la erigida por el sector democrático de la CNTE en Michoacán, empero, no dudaremos en denunciar todo intento por criminalizar, denostar la lucha del pueblo solidario y honesto con las causas justas.

El gobierno michoacano es represor y autoritario ; es fiel sirviente de los intereses empresariales ; usa de manera perversa el sentir del pueblo para generar discordia ; habla en nombre de los mexicanos para simular preocupación por la economía del país ; así actúa un hombre del régimen.

El FNLS desde estas líneas condena los señalamientos dolosos del gobernador hacia nuestra organización, por ende, será responsable de toda agresión física y psicológica contra cualquiera de nuestros compañeros, al gobierno federal por su omisión en la atención de las demandas del pueblo.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular !
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS


Navigation