Héctor Sántiz López en la memoria del pueblo

, par  Chiapas , popularité : 1%

Chiapas, México. 29 de septiembre de 2020

A los medios de comunicación

A las organizaciones populares e independientes

Al pueblo en general

Héctor Sántiz López en la memoria del pueblo

Héctor Sántiz López vivió en el Ejido El Carrizal en el municipio de Ocosingo, Chiapas, comunidad integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), el día 29 de septiembre del año 2015 fue cobardemente asesinado por el grupo paramilitar “los petules” en un contexto de terrorismo de Estado que el gobierno en turno aplicó contra el pueblo organizado, exigimos castigo a los responsables materiales e intelectuales.

Reivindicamos esta fecha en un contexto político en Chiapas caracterizado por la violencia institucional expresado en el repunte y el sostenimiento de grupos paramilitares en diferentes regiones de la entidad, así como el aumento de la militarización, estos acontecimientos significan la continuidad de las violaciones a los derechos humanos.

El paramilitarismo tiene su génesis en el Estado, éste los adiestra, provee de armamento y protege, como ocurre con “los petules”, que actúa en la región de Ocosingo y Altamirano con la protección de los gobiernos municipal y estatal, esto se traduce en aplicar el estado de derecho para otorgarles impunidad.

La presencia de ese grupo paramilitar en dicha región no es casual, significa la implementación de los lineamientos contrainsurgentes, esto permite deducir los planes del régimen para hostigar a las comunidades organizadas a modo de justificar la represión y desarticular al pueblo organizado.

Bajo esta lógica se encuentra el Ejido El Carrizal, es una de las causales explicativas del asedio constante en el que se encuentra y que se expresa en los disparos que hacen en dirección al poblado, el incendio de bosque, destrozos de cultivos de maíz y fríjol, de ese modo abre el camino para que las fuerzas policiaco militares realicen patrullajes permanentes, no sólo en esa comunidad de los compañeros sino en Río Florido, San Agustín y Las Perlas.

Los Petules al actuar con el amparo de la legalidad, su actuar deriva en mantener las amenazas a la integridad física y psicológica de nuestros compañeros, un ambiente criminal en la región, por esa razón al estar cobijados con la connivencia gubernamental indica porque hasta la fecha y con un gobierno que dijo sería diferentes no hay justicia para nuestros compañeros privados de la vida.

Como el asesinato político de nuestro compañero Héctor Sántiz López y la ejecución extrajudicial de nuestro compañerito Humberto Morales Sántiz de 13 años de edad, y hay indicios de que participaron en la desaparición forzada del compañero Fidencio Gómez Sántiz, sin embargo, la criminalidad que los caracteriza pasa inadvertido por quienes presiden la política interna en la entidad, parece indicar que se les olvidó pacificar el país y por el contrario, dan rienda suelta al hostigamiento contra las organizaciones independientes.

A pesar de las denuncias formales en su contra, las instituciones de “justicia” no hacen más que desechar las pruebas para protegerlos, hecho que confirma la relación intrínseca paramilitares-Estado. La impunidad se reproduce como las mentiras manifestadas una y otra vez por el representante del ejecutivo estatal.

Como se observa los crímenes cometidos contra el FNLS tienen motivaciones eminentemente políticas. Lo anterior se traduce en que la crítica política de las masas no asienta bien a los oídos de los políticos de oficio en Chiapas, porque su prioridad es garantizar la ejecución de los planes económicos y políticos de los grandes empresarios, esto es a través de la violencia institucional.

Esta fecha significa mantener presente en la memoria del pueblo la combatividad, la firmeza política e ideológica de nuestro compañero Héctor Sántiz López en la lucha y la defensa por la tierra, así como por su determinación en la lucha por el socialismo en México.

Que las autoridades gubernamentales actúen con impunidad, omisión, dilación por el caso de nuestro compañero Héctor, significa cómo el gobierno estatal práctica la demagogia, porque ahí donde debe aplicar el estado de derecho, como el caso de los paramilitares los premia con protección, de esa manera evidencia la predominancia de la mentira cuando aduce “interés” por mantener la paz y el respeto a los derechos humanos.

Si a seis años de la muerte de nuestro compañero en el presente no hay visos de justicia, significa también, que asistimos a un gobierno antihumano, a quien no le importa el derecho a la vida de “sus gobernados” a excepción de los dueños del capital, porque a juzgar por el ambiente de violencia de Estado en la entidad y el país, sobre la humanidad de los pobres del campo y la ciudad recae sortear los efectos perniciosos de lo reaccionario del régimen.

Un hijo del pueblo sea éste, hombre o mujer, no merece por ningún motivo condenarle al olvido, mucho menos renunciar a la combatividad. Cada esfuerzo representa una pieza para hacer avanzar la rueda de la historia hasta desterrar de la vida de los desposeídos el desprecio, la explotación y la violencia de clase.

Cada hombre y mujer constituye en componente de enorme brazo proletario que forja el acero o como éste sujeta la herramienta para hacer posible la superación de la condición de oprobio en la que intenta someternos la avaricia de la clase dominante. Por esto, perdón ¡nunca ! olvido ¡jamás !

¡Libertad a los presos políticos del país !
¡Presentación con vida de los detenidos desaparecidos del país !
¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular !
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation