Tsajal Ek´No. 19 - El ejercicio de la demagogia : “En Chiapas se respetan las leyes y el estado de derecho”

, par  Chiapas , popularité : 1%

Tsajal Ek´No. 19
Análisis y propuesta del FNLS en Chiapas
09 de septiembre de 2020

El ejercicio de la demagogia : “En Chiapas se respetan las leyes y el estado de derecho”

Sostener el orden de cosas definido por los intereses empresariales requiere necesariamente del Estado, de ahí que éste constituye en un mecanismo opresivo en toda sociedad capitalista, por esa razón los políticos de oficio quienes presiden las diversas instancias gubernamentales es común en su práctica política la demagogia, como es frecuente entre los integrantes del gabinete del gobierno chiapaneco.

La frase del secretario general de gobierno “En Chiapas se respetan las leyes y el estado de derecho” por los actos de protesta realizados ante palacio de gobierno describe por un lado un discurso trillado pero razonable en tanto defensor de los intereses del régimen dirigido contra el descontento popular en general, por el otro, permite el análisis de su comportamiento sociopolítico porque en éstos se encarna repetidamente un rasgo de la administración morenista en la entidad, su autoritarismo.

Si en Chiapas se respetarán las leyes el titular de la Secretaria General de Gobierno exigiera al Fiscal General de Estado su renuncia y castigo por la cantidad de violaciones a los derechos humanos cometidos contra luchadores sociales, por ser responsable de atentar a través de la violencia policíaca contra normalistas, de no garantizar el derecho a la vida en diversas comunidades asediadas por el paramilitarismo y las exigencias de justicia de las víctimas, en conclusión, violan una u otra vez su marco jurídico.

El concepto de respeto a la legalidad corresponde al estilo de la moral burguesa. Es ambivalente y cínico, porque en los hechos existen sobrados ejemplos de cómo las leyes favorecen a los empresarios y se somete al pueblo a golpe de violencia institucional cuando conviene silenciar el derecho a disentir o la crítica política de las masas.

La firmeza con la cual el Secretario general de gobierno expresó se respetan las leyes, la frase implica un mecanismo para hacer saber al pueblo descontento, que se aplicará toda medida punitiva para evitar amenazas a la propiedad privada, en esencia se traduce en un ejercicio del poder político para someter a los sectores movilizados en lucha, ya que entre sus declaraciones espetó que “el gobierno actuará siempre con firmeza”.

Respetar el estado de derecho y la ley es una tautología, aunque así los políticos de oficio reafirman su labor al servicio del régimen. El argumento redunda hacia la opinión pública cómo el monopolio de la violencia se ejercerá contra el pueblo organizado, éste es mediante la represión en sus múltiples formas.

Resulta inquietante para la curiosidad científica la expresión de Brito Mazariegos “No se gana nada con agresiones”. Si la lógica del lenguaje hablado contempla la agresión verbal se infiere entonces la frase actuar con firmeza es abiertamente agresiva, indica que el gobierno usará el sistema normativo y las fuerzas policíaco militares ante el hartazgo del pueblo por un gobierno sin voluntad política de resolver las demandas de las masas o a qué se refiere.

Inventar pruebas, crear carpetas de investigación, detener de manera arbitraria a luchadores sociales, negar salarios devengados al sector magisterial, guarda silencio por la criminalidad paramilitar, un Fiscal violador de derechos humanos son ejemplos de firmeza, pero en detrimento de los pobres del campo y la ciudad.

Cuando Mazariegos alude al gobierno en referencia a la decisión de éste de actuar sin mentiras es otra frase falaz. En una sociedad donde se gobierna en beneficio de los empresarios, la mentira es inherente en toda autoridad materializada en políticos de oficio, ya que la falsedad tiene su contrario en la verdad, ésta tiene su criterio fundamental en la práctica, entonces, el actuar de los funcionarios públicos no es congruente y mienten constantemente.

Constituye en una mentira cuando dicen que garantizan los derechos humanos, empero la ejecución extrajudicial del estudiante normalista, de los heridos de bala por paramilitares en el municipio de Aldama, etcétera destrona una vez más en discurso, el desarrollo del pueblo chiapaneco en palabras del gobierno estatal en los hechos significa beneficios para el capital, paliativos para los pobres del campo y la ciudad.

El encargado de la política interna de la entidad expresó con relación a las demandas del sector estudiantil y magisterial, ofrecerá lo que “(…) legítimamente se puede hacer.” Pero, ¿qué significa eso ? ¿Apegarse a lo establecido por el artículo constitucional respecto del derecho de petición ? ¿lo legítimo no es acaso que el gobierno resuelva las demandas del pueblo porque éste debería ser garante de la realización de los derechos humanos y constitucionales de sus gobernados ? La respuesta a cada interrogante redunda en la mentira.

Como se observa la simulación es un rasgo singular en los hombres del régimen, dicen respetar las leyes, aunque por la vía de los hechos atentan contra éstas constantemente, asumen el papel que establece el guion sin importarles su adulteración, al respecto, la frase del secretario con relación a los hechos ocurridos ante palacio de gobierno es otro botón de muestra, éste adujo “(…) No fue una manifestación legítima”.

¿Qué entienden los políticos de oficio por manifestación legítima ? ¿actuar con fundamento a los cánones normativos ? ¿sujetarse dócilmente al rancio burocratismo para soportar una larga espera para lograr únicamente fechas y fechas con promesas de carácter resolutivas o posibles solución ? La experiencia del pueblo nos enseña que un gobierno benefactor de la iniciativa privada miente cuando se trata de resolver dignamente las exigencias de los desposeídos.

Un improperio más de quien preside la política interna en Chiapas es al referirse que el gobierno no se someterá a ninguna acción de protesta. En esta imprecisión política reside un sofisma, el pueblo no somete, lucha por la solución de sus demandas ante un gobierno proempresarial, indolente, carente de voluntad política o de incapacidad política para resolverlas.

El pueblo recurre a su derecho a exigir sus demandas a través de las formas político organizativas producto de su creatividad, el único ente político capaz de someter es el Estado, porque éste tiene el monopolio de la violencia ; el Secretario general de gobierno se equivoca, no obstante, sus palabras esconden la libertad de las instituciones judiciales para criminalizar y judicializar el derecho a la protesta.

El discurso de los políticos de oficio es demagógico y su actitud autoritaria en la administración morenista en Chiapas, sin embargo, los pobres del campo y la ciudad tenemos razones suficientes para organizarnos a través de la lucha popular independiente, asimismo tenemos el derecho a denunciar todo acto que escamotee nuestros derechos y libertades políticas.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular !
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo


Navigation