¡En México hay tortura ! El caso de Javier y Armando en Chiapas lo confirman

, par  Chiapas , popularité : 2%

Chiapas, México. 4 de septiembre de 2020

A los medios de comunicación
Al pueblo en general

¡En México hay tortura ! El caso de Javier y Armando en Chiapas lo confirman

"No hay tortura” se escuchó nuevamente en el discurso oficial hace unos días, mensaje que lleva implícito una contradicción, porque en la realidad existen casos documentados, denunciados y demostrables de tortura, Chiapas es un estado con un gran numero de casos entre ellos la de nuestros compañeros Javier González Díaz y Armando Hernández Sánchez.

El Comité Popular en Defensa de los Derechos Humanos (COPODDH) integrante de la Red Nacional en Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH) documentó la tortura cometida contra nuestros compañeros a través de sus testimonios y de los dictamines médicos que se encuentran dentro de la carpeta de investigación.
En un informe en octubre de 2019 el COPODDH presentó el método de tortura aplicado a nuestros compañeros, que es el siguiente :

“La tortura se da tanto en el proceso de detención como durante la reclusión.

Durante su detención :

- Detenidas por personas vestidas de civil.
- Estos conducen autos no identicados y no cuentan con una orden judicial ni informan de los motivos de la detención.
- La detención va acompañada de golpes, insultos y amenazas
- Son conducidas con los ojos vendados a sitios que desconocen, donde continúan las torturas, combinan : golpes con puños, pies y palos
- Introducción de la cabeza en botes de agua para intentar asfixiar
- Transcurrieron horas sin que se informara de su paradero, mismo tiempo que se tardó para que lo presentaran ante la autoridad ministerial o judicial.
- Fueron presentadas ante medios de comunicación como delincuentes, sin que exista sentencia condenatoria, lo que constituye en sí un trato degradante.

Después de su detención :

- En los CERSS son obligados a trabajos forzados
- Amenazados de muerte
- Extorsionados con pagar cantidades de 5 a 10 mil pesos
- Sometidos a golpes e insultos
- Baños de agua fría en la madrugada
- Amenazas de golpes y muerte por la movilización de sus familiares y organización quienes exigen su libertad.

La pregunta que tendría que responder el ejecutivo federal es qué significa entonces todo lo que les sucedió a nuestros compañeros, ¿desde su visión de derechos humanos no es tortura ?, ¿es aceptable en su administración los tratos crueles y degradantes ?

Negar la violencia institucional expresada en tortura, detenciones arbitrarias e injustas, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y demás violaciones a los derechos humanos sólo puede entenderse cómo un acto de demagogia y de impunidad, porque, protege a los perpetradores.

En este caso particular el gobierno federal con su discurso protege a quienes han desplegado el paramilitarismo y el cometido de crímenes de lesa humanidad en Chiapas, hablamos del grupo llamado “la triada represiva” Jorge Luis Llaven Abarca Fiscal General del Estado, Ismael Brito Mazariegos Secretario General de Gobierno y Rutilio Escandón Cadenas representante del ejecutivo estatal.

Estos políticos de oficio que dicen ser parte de la “cuarta transformación” han hablado a nombre del proyecto político del gobierno federal para lanzar una ofensiva represiva en contra del pueblo trabajador, hablamos de despojos de tierras, presos políticos, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, por ello, negar este escenario de represión es dar protección y anuencia al actuar represivo de la administración chiapaneca.

Está claro que investigar y responsabilizar a miembros de su propio partido no esta dentro de su concepción de congruencia y honestidad, sin embargo, al protegerlos la contradicción se hace presente y su proyecto político toma tintes de antipopular y represivo.

El problema de la violencia institucional en contra del pueblo no se combate con discursos, sino con acciones concretas como lo es el juicio y castigo a los responsables, tampoco se puede ocultar con demagogia, es un problema real inocultable.

El mensaje de “no hay tortura” del gobierno federal también quiso ser utilizado para limpiar la imagen de las fuerzas castrenses, otro intento fallido más, decenas, cientos de denuncias sobre violaciones a los derechos humanos existen y en la gran mayoría quienes participaron fueron las fuerzas castrenses.

Por ejemplo, en el estado de Tabasco elementos de la SecretarÍa de Marina fueron detenidos por agredieron una familia, ingresaron a un domicilio particular y robaron las pertenencias de la familia que la habita, ¿cómo se llama esto sino un acto violatorio a los derechos humanos ?

Los autores materiales e intelectuales están a la vista, la administración federal tiene la responsabilidad de frenar estos oprobios o maximizarlos, todo indica que opta por la segunda, por tanto, se perfila que hay responsabilidad por omisión a nivel federal de toda la represión, tortura, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales.

Mientras no haya una posición seria y responsable del gobierno federal ante la violencia institucional la movilización y las acciones políticas de masas son una necesidad para garantizar la integridad del pueblo organizado quien es hoy blanco de la represión.

¡Por la unidad obrero, campesino, indígena y popular !
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation