Participación de Noemia Calles Ríos en el Encuentro nacional contra la represión y por la libertad de los presos políticos

, par  Ciudad de México , popularité : 1%

Rio Florido, municipio de Ocosingo, Chiapas.

TESTIMONIO

Mi nombre es Noemia Calles Ríos, Lic. en Psicología por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), integrante del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) en el estado de Michoacán, lugar donde radico desde el año 2004 ; por la necesidad de continuar con mis estudios en una universidad pública decidí viajar al estado de Michoacán, al ser éste el estado más cercano de mi lugar de origen ; además, de seguir mis aspiraciones por superar la pobreza en la cual nos encontramos con mi familia, y que la Universidad Michoacana ofrecía un buen nivel académico, no dude en trasladarme a este lugar.

Al pueblo se le niega el derecho a la educación y a otros derechos básicos, yo formé parte de esa cifra de jóvenes que tenía un futuro incierto y, sobre todo, hijos de proletarios que no pueden pagar una universidad privada en la cual pudiera ingresar a la facultad de psicología. En el estado de Guerrero, lugar de donde soy originaria, se impulsan las universidades privadas que ofrecen distintas licenciaturas entre ellas, la de psicología y por mi condición económica no podía ingresar a tales espacios, si a duras penas teníamos para comer, mucho menos teníamos para continuar con nuestros estudios.

En el 2007 me integré a la Casa Comunal y del Estudiante Ricardo Flores Magón, perteneciente al FNLS, en la cual fui moradora durante mis estudios universitarios, una vez concluidos, me integre de tiempo completo a la organización, fui parte de la comisión de salud, en la que se exige el respeto al derecho a la salud para el pueblo trabajador, ya que es un derecho constitucional, humano y universal, que el Estado Mexicano debe garantizar como parte de su obligación de hacer cumplirla a cabalidad, sin embargo, nos tocó observar las injusticias en los hospitales públicos del estado de Michoacán.

En una de tantas ocasiones, nos tocó ir al hospital civil de la ciudad de Morelia, Michoacán. En esa ocasión nos dirigimos con el jefe de Nefrología, para solicitar que un compañero se le pudiese realizar la hemodiálisis en la clínica de esa especialidad del hospital civil, ya que afuera del hospital el cobro era muy elevado, y por ser campesinos no podían cubrir tal cantidad, ante esta petición el Doctor contestó. -No puedo hacer nada, ya no hay espacio, lo único que les ofrezco es un espacio en la clínica de la cual soy dueño, ahí con gusto los recibo o en todo caso, el señor se puede ir a morir a su casa- fue tanta la indignación que causo este comentario que se le hizo responsable de lo que le ocurriera al compañero y pedimos su nombre completo para hacer la denuncia.

Estas experiencias en los hospitales, hicieron que la indignación tomara fuerza para investigar sobre los pactos internacionales y regionales que México ha firmado y ratificado, y así denunciar con mayores fundamentos la violación al derecho a la salud.
Veía la angustia de campesinos, indígenas, obreros que tenían familiares en los hospitales y no tenían dinero para pagar la hospitalización, estudios de laboratorio y medicamentos que los pacientes necesitaban en su recuperación. Muchos de ellos se veían obligados a vender el poco patrimonio que tenían para pagar la cuenta del hospital y ni aun así les alcanzaba para saldar la deuda.

Mi pensamiento se fue clarificando ante la indolencia de los funcionarios públicos, al declarar en los medios de comunicación que en los hospitales había medicamentos y la atención estaba asegurada, en todos los hospitales la realidad era eminente : falta de medicamentos, material para curación, equipos de laboratorio inservibles, además de falta de personal médico.

Me sentía con el compromiso de continuar no sólo para exigir, sino también denunciar lo que acontecía en los hospitales públicos, porque no sólo la atención a la salud física es de mala calidad, sino también la salud mental es relegada del subsidio del gobierno federal y estatal. Al pueblo le exigen que deben alimentarse bien, vivir en condiciones saludables, cuando el pueblo no tiene nociones sobre los cuidados e higiene que debe mantener en su familia por la falta de educación que le es relegada.

Mientras estudiaba la licenciatura en psicología observaba la degradación humana que es responsabilidad del capitalismo. En las comunidades que visitaba me daba cuenta de los vicios que promueve el capitalismo : jóvenes alcoholizados, drogados, enajenados, jovencitas embarazadas ; en proceso de despersonalización, lo que muestra la falta de espacios culturales para que los jóvenes puedan desarrollar sus capacidades cognitivas e intereses personales en aras del desarrollo de una personalidad sana.

El trabajo con las comunidades campesinas e indígenas que realizamos en el FNLS, me dio la pauta para comprender que la ciencia debe estar al lado del pueblo trabajador, si nos alejamos de la práctica política y de la ciencia, podemos perdernos en las garras del oportunismo, reformismo y finalmente claudicar en la lucha.

Formo parte de la comisión de educación y culturización del FNLS en Michoacán, por lo que desarrollamos cursos de formación política e ideológica con los compañeros de las comunidades campesinas e indígenas, como una necesidad de detener el atraso cultural en el cual los distintos gobiernos mantienen a los trabajadores del campo y la ciudad. Por lo que en periodos vacacionales llevamos a cabo actividades que tienen ver con la educación política, así como actividades artísticas para niños, jóvenes y adultos, como son : canto, danza, poesía, teatro, etc., actividades que permite desarrollar la cultura proletaria para la transformación de la sociedad.

En el Frente Nacional de Lucha por el socialismo, impulsamos la organización independiente ; bajo principios políticos-organizativos que son una guía para nuestro actuar en la lucha del pueblo, por lo que el Estado Mexicano y sus diferentes instituciones han querido acabar con nuestro proyecto organizativo, de tal manera que hemos tenido compañeros que han querido ejecutar, otros han sido ejecutados extrajudicialmente, el compañero Fidencio en calidad de detenido desaparecido, y actualmente los compañeros Javier Gonzales Díaz, Armando Hernández Sánchez, Venturino Torres Escobar, Asunción Gómez Sánchez y Leobardo Reyes Meza son presos políticos por defender el derecho a la tierra y luchar por el socialismo en nuestro país.

Represión que me ha tocado denunciar en Michoacán, por medio de conferencias de prensa, en jornadas de lucha que realizamos, mítines políticos. Además, como principio de solidaridad impulsamos jornadas de lucha por la presentación con vida de los revolucionarios Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, detenidos desaparecidos el 25 de mayo de 2007.

En este sentido, el gobierno perredista de Silvano Aureoles Conejo, se ha ensañado contra nosotros, por ser una organización independiente de las estructuras del Estado, muestra su rostro antipopular al no dar solución a las demandas más sentidas del pueblo, represivo por imponer medidas coercitivas contra el movimiento popular independiente, en específico contra el FNLS ; es profascista por utilizar la violencia y anular los derechos colectivos que están por encima de los intereses particulares como es el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la organización, a la manifestación, entre otros.

En mi caso soy perseguida política, se me incrimina de robar 17 millones de pesos, de una camioneta de valores, en una actividad de difusión y denuncia que nuestros compañeros del FNLS realizaron en el estado de Michoacán el 23 de junio del 2019, acusación que es totalmente falsa porque :

  1. Nuestros compañeros no cometieron tal acto,
  2. En ese momento me encontraba fuera del estado de Michoacán realizando actividades de educación política y culturización aquí en el estado de Chiapas.

Por lo anterior responsabilizo al gobierno del estado de Michoacán, que lo representa el Ing. Silvano Aureoles conejo de mi integridad física y psicología, ante la persecución política de la que soy víctima. Asimismo, responsabilizo al ejecutivo federal encabezado por el Lic. Andrés Manuel López Obrador, por lo que me pueda suceder, ya que hasta la fecha no se ha pronunciado por los crímenes cometidos contra el pueblo y contra el FNLS.

A los organismos no gubernamentales, defensores de los derechos humanos nacionales e internacionales, les hago un llamado fraterno para que solidaricen y se pronuncien ante la posible detención injusta y arbitraria de mi persona por parte del gobierno de Michoacán.

A la comisión Nacional de Derechos Humanos, la exhorto para que atraiga mi caso, este al pendiente sobre mi situación de violación a los derechos humanos, asimismo realice un llamado al gobierno del Ing. Silvano Aureoles Conejo y exija un alto a la violencia contra el FNLS.

Atentamente
Noemia Calles Ríos, integrante del FNLS
Perseguida política por el gobierno de Michoacán


Chiapas, México 07 de agosto de 2020

Navigation