El FNLS condena la detención arbitraria de los compañeros de la OLEP por pegar carteles en el Estado de México

, por  Ciudad de México , popularidad : 2%

Ciudad de México a 31 de julio de 2020

A la opinión pública

El Frente Nacional de por el Socialismo (FNLS) condena de manera enérgica la detención arbitraria de los compañeros Marco Hassel Solis Monfil y Ulises Flores López de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), el día de hoy 31 de julio a las 18:00 horas por la policía municipal de Texcoco, Estado de México.

Carteles que pegan los compañeros de la OLEP para exigir la presentación con vida de los detenidos desaparecidos y libertad a los presos políticos

Los compañeros realizaban la pega de carteles en donde exigen la presentación con vida de los detenidos desaparecidos, en específico la de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, así como la libertad de los compañeros Javier González Díaz, Armando Hernández Sánchez, Asunción Gómez Sánchez, Venturino Torres Escobar y Leobardo Reyes Meza, todos integrantes del FNLS, presos políticos en los estados de Chiapas y Michoacán.

Los compañeros ejercían el derecho humano a la protesta, el cual, está contemplado en el artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que a la letra reza, “En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece”. Por tanto, un reglamento municipal no puede estar por encima de lo que establece nuestra Carta Magna, mucho menos ser violentado por decisiones intolerantes de funcionarios y políticos de oficio.

Es irónico que los compañeros sean detenidos en una administración municipal morenista, que en momento han manifestado respetar los derechos humanos; en los tiempos que gobernaban los priistas y panistas se pronunciaban contra esas prácticas, hoy son ellos lo que condicionan los derechos a libertad de expresión, manifestación de ideas y de organización.

A esta detención se suma la detención arbitraria de las compañeras Josahandi Mireya Orduña y Gisela Martínez, también de la OLEP por policías de la Ciudad de México el pasado 24 de julio de 2020. Su detención fue por las mismas circunstancias, impedir la pega de carteles. En ambos casos se argumentó que se cometía una falta administrativa, pero, en los hechos se observa una política de gobierno a seguir contra el conjunto del movimiento popular, en específico con aquel que opta por a vía independiente.

En ambas administraciones gobiernan, dos mujeres del partido político de Morena, Claudia Sheinbaum y Sandra Luz Falcón, las cuales, en todo momento han dicho representar al gobierno del “cambio y transformación” pero en los hechos actúan como en su momento lo hicieron gobiernos priistas, impedir el derecho a la manifestación y la protesta.

Los compañeros de la OLEP han denunciado en diversas ocasiones que el Bando municipal de Texcoco ha violado constantemente los derechos humanos porque restringe y condena la libertad de expresión, sin embargo, hoy fueron objeto de una injusticia con dicho marco legal, donde gracias a la denuncia política y a la solidaridad del pueblo lograron salir sin pagar la multa que les exigían.

Para los ojos de muchos, podría parecer una arbitrariedad más a lo acostumbrado por la policía, pero se trata de un actuar sistemático de los distintos gobiernos que ejercen contra las organizaciones populares independientes. Máxime cuando se trata de exigir la presentación con vida de los revolucionarios Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, así como la libertad de nuestros compañeros Javier, Armando, Asunción, Venturino y Leobardo, presos políticos del FNLS en el estado de Chiapas y Michoacán.

El derecho humano a la protesta y a la libre manifestación está por encima de cualquier reglamento local o bando municipal, por tanto, es obligación de las autoridades y funcionarios públicos respetarlo. Gobierno que reprime la protesta popular, no puede llamarse del cambio o de la transformación, pues utilizan las mismas prácticas que los gobiernos priístas y panistas.

Brindamos nuestra solidaridad a los compañeros de la OLEP y hacemos un llamado al pueblo en general a no desistir en la protesta a pesar de los intentos del gobierno por acallar nuestras voces. Si este nuevo gobierno está desenmascarando su rostro represivo, debemos denunciar cada hecho de injusticia cometido e incrementar las acciones políticas de masas, única vía que tiene el pueblo para hacerse escuchar.

Las recientes detenciones arbitrarias y hostigamiento constante durante nuestras actividades políticas no detendrán la lucha del pueblo por la libertad de los presos políticos y la presentación con vida de los detenidos desaparecidos.

Atentamente

¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!
¡Libertad inmediata e incondicional para Javier, Armando, Asunción, Venturino y Leobardo!
¡Por la unidad obrera, campesina, indígena y popular!

Frente Nacional de Lucha por el Socialismo
FNLS

Navigation