Denuncia pública: Nueva agresión paramilitar en contra de El Carrizal y amenazas a comunidades organizadas en la región Cuxulja

, por  Chiapas , popularidad : 1%

Ocosingo, Chiapas a 30 de junio de 2020

A los organismos defensores de los derechos humanos

A los medios de comunicación

Al conjunto del movimiento popular

Al pueblo en general

Denuncia pública: Nueva agresión paramilitar en contra de El Carrizal y amenazas a comunidades organizadas en la región Cuxulja

Hechos:

El día 28 de junio, alrededor de las 6:30 de la tarde, el grupo paramilitar “Los Petules” avanzaron y realizaron disparos constantes hacia las cercanías de la comunidad El Carrizal, municipio de Ocosingo, miembros del FNLS. Hecho que generó un ambiente de inseguridad hacia nuestros compañeros al ser permanente la agresión paramilitar en su contra.

Las amenazas y agresión paramilitar en esta región incrementan en contra de pueblos y comunidades organizadas, entre ellas, Moises Gandi, Jet Ja, Sacrificio Esperanza… situación que pone en riesgo la vida de toda una población. Aunado a estos hechos, durante varios días, el grupo paramilitar llega en un acto de hostigamiento a bordo de una camioneta sobre la entrada de la comunidad de Rió Florido en el marco de las declaraciones de Rutilio Escandón Cadenas que criminalizan nuestra organización.

Este hecho devela que el accionar paramilitar es parte de un plan gubernamental que tiene de guía los planes contrainsurgentes, por tanto, la inmunidad que tienen “Los Petules” que les permite mantener el terror en la población es administrada por los gobiernos municipal y estatal, sin la venia de estas instancias no sería posible su despliegue en la región y municipios de Ocosingo y Altamirano.

A pesar de la infinidad de denuncias sobre las agresiones del grupo paramilitar “Los Petules” en contra de nuestros compañeros de la comunidad El Carrizal, miembros del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo, éstos permanecen en total impunidad. Para quienes exigimos justicia y defendemos nuestros derechos e integridad comunitaria, el gobierno lanza una sarta de señalamientos e infundios que criminalizan nuestra lucha justa y legítima e insta al pueblo no organizado actuar en contra de quienes nos organizamos con conocimiento de causa.

El gobierno municipal y estatal despliega sus recursos para mantener al asecho policíaco militar permanente a las comunidades organizadas en el FNLS, el caso de la comunidad El Carrizal, el Estado invierte en el paramilitarismo con la finalidad de doblegar la voluntad de lucha de nuestros compañeros y otras comunidades.

La agresión a otras comunidades organizadas es muestra de la política de gobierno que busca asestar golpes a la resistencia del pueblo pobre. En el pueblo que se organiza no existen delincuentes, existen hombres y mujeres víctimas de la explotación y opresión capitalista que en las comunidades se materializa en pobreza y miseria, en la hambruna, en la muerte por enfermedades curables y la violencia institucional.

La lógica gubernamental al criminalizar y justificar la represión o el cometido de crímenes contra integrantes del pueblo organizado es la lógica misma del poder político económico burgués, para ellos un pueblo organizado que desenmascara su carácter autoritario, antipopular, pro oligárquico, se vuelve el enemigo inmediato a someter con todos los mecanismos posibles que haga posible su exterminio.

Por ende, el incremento de la agresión paramilitar contra las comunidades aglutinadas en el FNLS y otras comunidades organizadas en esta región de Ocosingo y Altamirano es consecuencia de una política de gobierno que encuentra su respaldo y cobertura en el fortalecimiento policíaco militar y el control e imposición mediático de una opinión que sostiene que la organización popular es causa y mal congénito de las actuales condiciones de pobreza y miseria del pueblo.

La condición de miseria que actualmente vive el pueblo es producto de la continuidad de las políticas antipopulares y el carácter del régimen económico, la organización popular es consecuencia de la explotación y opresión aún y a pesar de un gobierno que se pinta de pueblo. Detrás de la verborrea oficial se esconde la rapacidad que instrumentan para mantener el sometimiento del pueblo trabajador del campo y la ciudad.

La permanente agresión en nuestra contra a través del paramilitarismo expresa el fortalecimiento de éste en el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas, el despliegue policíaco militar afianza su actuar porque de éste se cobertura para el cometido impune e inmune en su accionar.

La responsabilidad de la agresión paramilitar en contra del FNLS es de los gobiernos municipal y estatal, Jesús Oropeza y Rutilio Escandón Cadenas respectivamente, así como del gobierno federal por su silencio permanente a las violaciones a los derechos humanos en esta entidad.

Combativamente
¡Alto a la agresión paramilitar!
¡Alto a la criminalización al FNLS por el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas!
Frente Nacional de Lucha por el Socialismo

Navigation